Quién es el comediante uruguayo que está triunfando en Madrid

Facundo Díaz vivió hasta los ocho años en Salinas y desde entonces está en España, donde conoció la fama
Por Fernanda Kosak, especial para El Observador desde Madrid

Facundo Díaz es un humorista político que despedaza a Mariano Rajoy en sus monólogos, llena teatros en Madrid y –salvo cuando habla con otros uruguayos– pronuncia las ces y las zetas con fuerza. Desde fuera se diría que es un español a toda regla, pero Díaz nació en Uruguay en 1993 y vivió hasta los ocho años en Salinas, es de Peñarol y admirador de Darwin Desbocatti. Como en 2001 la crisis asomaba en el Río de la Plata, y su familia paterna era descendiente de gallegos, ese año emigró con su familia a Barcelona.

Quince años después es un verdadero éxito mediático. Las entradas para ver su programa en vivo se agotan a velocidad de luz y hay que comprarlas con meses de anticipación. Tiene casi 100 mil seguidores en Twitter y sus videos en YouTube cuentan las visitas de a miles. Es irreverente, ácido, y ser blanco de sus chistes es el terror de los políticos españoles.

No te metas en política es un programa online que se realiza en un teatro en vivo conducido por el propio Díaz y por su coestrella Miguel Maldonado, quienes, curiosamente, son compañeros de apartamento "para poder escribir cuando se les dé la gana". El formato del programa es tipo late night show y se graba en el Teatro del Barrio en Madrid. Los conductores reciben invitados, realizan monólogos, analizan noticias desde la perspectiva del humor y hacen sketchs cómicos. Una estructura que podría asemejarse a la del programa estadounidense Saturday Night Live.

El show pertenece al diario de línea progresista Público, pero según Díaz, el programa es más que eso; es lisa y llanamente de izquierda. "No intentamos ocultar lo que somos y hacemos humor desde ahí. La objetividad no existe, el humor se tiene que hacer desde algún lugar. Nosotros lo hacemos desde ese", afirmó.

Díaz se diferencia de muchos comediantes que ponen la comedia ante todo porque reconoce la intención política de lo que hace. Es muy crítico de los medios españoles y se jacta de hacer algo independiente porque nunca le "bajaron línea". Además, cree que el nivel de análisis político español es bajísimo. "Te dicen 'Pablo Iglesias y Donald Trump: ambos respiran ¿coincidencia? No lo creo'". Con su programa no solo busca hacer reír sino también luchar activamente contra esos males.

Desvincularse de Podemos

facu diaz 2

Recién salido de una escuela de guion (no fue a la universidad) empezó trabajando con el programa La Tuerka, haciendo una sección de humor "incluso más famosa que el formato de ahora", pero como pertenecía a Pablo Iglesias, líder del partido de izquierda Podemos, decidió desvincularse y probar por otro rumbo. "Perdí la batalla de explicar que yo no tenía nada que ver con Podemos así que preferí irme", contó. Entonces se juntó con Miguel Maldonado y comenzaron a producir No te metas en política, donde hoy continúan.

En España es militante acérrimo del Partido Comunista (parte de Izquierda Unida), pero no está "tan al tanto" de la política uruguaya. "Sí me emocionó cuando ganó Tabaré (Vázquez) la primera vez, o cuando ganó (José) Mujica, porque vi a mi madre verlo en directo con lágrimas en los ojos. Mis padres siempre fueron del Frente y hasta militaron en dictadura", recordó.

Embed

"Es increíble que con los pocos que somos (los uruguayos) estamos en todos lados y siempre alguno destaca en su área", opina Díaz. Se refirió a Leo Masliah, que estuvo en Club de la Comedia, al que calificó como "el mejor programa de comedia español", a Suárez, quien "ya ha hecho todo por la patria", y a Darwin Desbocatti, que "es un genio".

"¡Si le habré copiado chistes a Darwin!", dijo entre risas. "Incluso se lo mostré a un amigo comediante y le robó un chiste entero textual. Pasa que es genial y acá nadie lo conoce", agregó.
A Uruguay solo volvió una vez desde que se fue, y no lo hizo más veces por lo costoso del pasaje.
Díaz fue noticia a nivel nacional en España hace un tiempo porque le hicieron una denuncia que llegó a un tribunal. Fue a raíz de un sketch en el que anunciaba la disolución del Partido Popular, del presidente Mariano Rajoy, tapado con una capucha que imitaba a los comunicados de ETA.

Primero lo imputaron por "humillar a las víctimas del terrorismo", pero luego la causa fue archivada, después de una declaración de cinco minutos por parte de Díaz en la que el juez entendió que era solo un chiste inofensivo.

De todas formas, el escándalo mediático se había desencadenado, algo que fue capitalizado por el comediante para material humorístico.
Tanto en su momento como hoy, a Díaz le hace mucha gracia el asunto: "Llegué incluso a salir en La República (de Uruguay), creo. Fue lo que más me hizo ilusión, le dije a mi madre '¡Mirá mamá! ¡Salí en la prensa uruguaya!'", dijo.

En sus programas le toca entrevistar personajes y analizar las noticias con humor. Para ello lee una cantidad descomunal de prensa, aunque insiste en que, a pesar de que su trabajo tenga mucho que ver con periodismo, él no es periodista.

"Igual me encantaría hacerle una entrevista o un documental sobre Mujica", aseguró. "Pero me da un poco de vergüenza ¿Qué podría preguntarle que no le hayan preguntado ya?".

Populares de la sección