¿Quién es la nueva embajadora de EEUU en Uruguay?

Estuvo en Venezuela y Maduro la expulsó por creer que instigaba las marchas estudiantiles en su contra
Al celebrar por adelantado este jueves un nuevo aniversario del 4 de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos, el encargado de negocios Bradley Freden dijo que la nueva embajadora de su país llegará a Montevideo en los próximos días.

¿Quién es la nueva embajadora?

Su nombre es Kelly Keiderling, de 49 años. Es una funcionaria de carrera diplomática –lo que hace creer que por más que en enero próximo cambie el gobierno de EEUU permanecerá en Montevideo por al menos tres años– y es la primera vez que asume como embajadora.

Ya había estado a cargo de otra embajada, en Venezuela, pero como encargada de negocios ante la vacante en el cargo de embajador por las malas relaciones entre ambos países.

Y su salida de ese país tampoco fue amigable.

"Que recojan sus macundales", le dijo el presidente Nicolás Maduro por cadena de radio y televsión el 30 de setiembre de 2013 a tres diplomáticos de Estados Unidos cuando los expulsó del país acusándolos de conspirar contra Venezuela. Entre los declarados como personas no gratas estaba Keiderling.

"Se nos acusó de hechos bastante graves de sabotaje y conspiración... En forma clara y de manera correcta quiero decir que esas acusaciones no tienen fondo alguno".

En esos términos, Keiderling se refirió en la última conferencia de prensa que dio en Caracas, antes de tener que dejar el país expulsada por el gobierno de Nicolás Maduro. "Todas las acusaciones de que nosotros vamos a acabar con el mundo son falsas", afirmó.

El gobierno venezolano la acusó de reunirse con la oposición y de organizar incidentes para desestabilizar al país. Keiderling reconoció que se reunió con dirigentes y sindicalistas pero negó todo lo demás.

Los servicios de Inteligencia de Venezuela, dijo Maduro, la tienen filmada reunida con líderes opositores en distintos estados.

Maduro en setiembre de 2013 la expulsó a junto con otros dos diplomáticos de EEUU. Kelly Keiderling era en ese año la encargada de negocios de la embajada norteamericana en Caracas. Junto con ella tuvieron que dejar el país en 48 horas: Elizabeth Hoffman, secretaria adjunta de Asuntos Políticos; y David Moo, vicecónsul.

"Fuera de Venezuela, yankee go home. Ya basta de abusos contra la dignidad de una patria que quiere paz. Fuera de aquí. No vamos a permitir que venga un gobierno imperial a traer dinero y a ver cómo paran empresas básicas, cómo quitan la electricidad para apagar toda Venezuela", dijo Maduro desde el estado de Falcón, donde habló ante la brigada Atanasio Girardot.

Maduro afirmó que tiene pruebas de que esos funcionarios de EEUU intentaron sabotear la economía del país y al sector eléctrico.

Para Maduro, la agenda de los diplomáticos expulsados fue "descaradamente intervencionista" publicó en 2013 el diario madrileño El País.

El gobierno de Barack Obama rechazó esas acusaciones y respondió con la misma moneda: expulsó a tres diplomáticos venezolanos entre ellos al encargado de negocios en Washington, Calixto Ortega.

Ambos países habían retirado a sus embajadores en el año 2010.

Su currículum

Keiderling nació en Santo Domingo, República Dominicana, y por eso habla perfectamente español, con un tono del Caribe. También maneja otros idiomas como portugués, francés, ruso, y algo de italiano y rumano.

La funcionaria representa a EEUU como diplomática desde el año 1988.

Se crió en Latinoamérica y Portugal en una familia diplomática. Está casada con un diplomático de carrera de EEUU y tiene dos hijos.

Según una publicación de la embajada en sus redes sociales, le gusta mucho el deporte y va regularmente al gimnasio.

Embed

Hasta que el pasado 23 de junio prestó juramento como embajadora ante Uruguay, se desempeñaba como subsecretaria adjunta principal para Asuntos de Educación y Cultura del Departamento de Estado. Esa unidad es la encargada de diseñar los programas de intercambio para avanzar las políticas internacionales de EEUU, de acuerdo con un comunicado de la embajada.

Antes también estuvo en Cuba, como consejera para Asuntos Públicos.

En ese país estuvo destinada en la antigua sección de intereses estadounidenses, entre 2003 y 2005.

El diario oficialista cubano Granma publicó el 11 de octubre de 2013, poco después de que Venezuela la expulsara, que Keiderling era una agente de la CIA y que se lo reveló al doble agente cubano Raúl Capote.

En su carrera, entre 2000 y 2003, la funcionaria ayudó a gestionar la relación con Panamá, Centroamérica y el Caribe desde el Departamento de Estado.

El mismo cargo de consejera para Asuntos Públicos lo desempeñó en las embajadas ante Botsuana y Kirguistán. Fue ministra consejera en la embajada de Moldavia y también vivió un tiempo en República Dominicana, Etiopía y Zambia, donde ocupó diferentes posiciones diplomáticas representando a EEUU.

La polémica

Que su salida de Venezuela haya sido tan conflictiva no fue impedimento para que el gobierno uruguayo aceptara rápidamente el nombre propuesto en diciembre del 2015 por Barack Obama para la embajada en Montevideo.

"De acuerdo a nuestra tradición no nos corresponde evaluar una decisión puntual adoptada por otro gobierno", dijo el canciller Rodolfo Nin Novoa en enero de 2016 cuando El Observador lo consultó al respecto.

Sin embargo, desde el Frente Amplio sí hubo críticas en ese momento.

El diputado Oscar Groba (Espacio 609) dijo en enero a El Observador que estaba seguro de que era "un error político la decisión de mandar a Uruguay una funcionaria que fue expulsada de Venezuela". Seguramente fue "sin intencionalidad de Obama", acotó el legislador.

En su opinión, la elección de Keiderling "se enmarca en un proceso donde la derecha política viene avanzando, como ocurrió en Venezuela, Argentina y en Brasil, e incluso eso se nota en lo envalentonada que está la oposición en Uruguay".

Sin embargo su colega del Frente Amplio Pablo González (Lista 711) opinó que Estados Unidos "tiene todo su derecho en mandar a la embajadora que considere". Dijo que lo que pasó en Caracas con esa funcionaria "fue algo puntual" y recordó que las relaciones entre Uruguay y EEUU "son las mejores". González consideró que "no es bueno cuestionar a una funcionaria antes de que empiece a trabajar". El diputado pertenece al sector que orienta el vicepresidente de la República, Raúl Sendic.

Populares de la sección