¿Quiénes son los cinco barras de Peñarol procesados?

Cuatro actuaban en conjunto, mientras que otro lideraba otra facción de la barra

Cinco líderes de la barrabrava de Peñarol fueron procesados con prisión el sábado. Sergio Paolo López, alias "El Negro Paolo", y Erwin Parentini Flores, "Coco", ya estaban en prisión por homicidio y por delitos vinculados al narcotráfico, informó el juez Néstor Valetti en Desayunos Informales de canal 12. Las barras bravas son una organización "de crimen organizado", cuyo accionar "es el mismo con el que actúan los grupos dedicados al narcotráfico" y que "obviamente se comandaba desde la cárcel", agregó el magistrado.

"Coco" estaba preso por haber participado, como coautor, del homicidio de Renny Auditore Ferreira, otro referente de la barra que tocaba los bombos en la tribuna Ámsterdam.

"El Negro Paolo" y "Coco" formaban una "asociación para delinquir" junto a Walter Gastón Sánchez (el único procesado sin antecedentes penales) y Damián Techera Torres, que tiene antecedentes penales por un delito de disparo de arma de fuego, tráfico interno de armas y homicidio en calidad de coautor, informó canal 12. Este grupo de cuatro barras fue procesado además por el delito de extorsión, ya que presionaban a futbolistas, dirigentes y funcionarios de Peñarol para lograr beneficios económicos.

El quinto procesado es Santiago Peñaflor, alias "El Pistola", un barra que desafiaba el poder del otro grupo y que fue procesado por el delito de extorsión. "El Pistola", uno de los referentes más peligrosos, había sido detenido el domingo previo al clásico, pero recuperó la libertad al día siguiente. Finalmente, fue procesado junto a los demás referentes de la barrabrava el sábado. También tenía antecedentes penales.

El artículo 150 del Código Penal, referido a la asociación para delinquir, establece que "los que se asociaren para cometer uno o más delitos serán castigados, por el simple hecho de la asociación, con seis meses de prisión a cinco años de penitenciaría".

Por otra parte, el artículo 345 del Código Penal establece que "el que con violencias o amenazas, obligare a alguno a hacer, tolerar o dejar de hacer algo contra su propio derecho, para procurarse a sí mismo o para procurar a otro un provecho injusto, en daño del agredido o de un tercero, será castigado con cuatro a 10 años de penitenciaría". Se trata, por lo tanto, de un delito inexcarcelable.


Populares de la sección