¿Quiénes son los cuatro diputados que ponen en jaque al FA?

Pertenecen a varios sectores del Frente Amplio que rechazan la propuesta de hacer recortes a la educación

El Frente Amplio está en problemas porque no tiene los votos suficientes como para aprobar la Rendición de Cuentas y por lo tanto peligra su aplicación. Esto se debe a que en la Cámara de Diputados hay un grupo de disidientes que están en desacuerdo con la propuesta de realizar recortes a la educación.

Los legisladores pertenecen a varios sectores del partido: Gerardo Núñez del Partido Comunista (PCU), Darío Pérez y Sergio Mier de la Liga Federal, y Luis Puig del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP).

Luego de que el proyecto fuera aceptado en la comisión de Presupuesto y Hacienda, la bancada de diputados comenzó esta mañana a analizar el proyecto. El Frente Amplio comenzó una batalla interna para lograr obtener los votos necesarios para su aprobación.

Mientras que los cuatro diputados definirán una postura en común, el resto de los sectores intentarán convencerlos de que aprueben el proyecto.

El proyecto de la Rendición de Cuentas enviado por el Poder Ejecutivo postergaba gastos en educación pero en la mañana del sábado, la comisión de Presupuesto y Hacienda integrada de la Cámara de Diputados aprobó un aumento del gasto en $ 871 millones para la ANEP y la Universidad de la República. Estas partidas derivan de la reasignación de $ 540 millones dentro de la Rendición y el uso de $ 110 millones de un fondo de capacitación laboral del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop).

Sin embargo, los diputados disidentes consideran que el recorte sigue existiendo y que las partidas son insuficientes, por lo que se resisten a aprobar este artículo.

De todas maneras, la coordinadora de Diputados de la izquierda, Orquídea Minetti, reiteró ayer a El Observador que ningún sector había solicitado libertad de acción de forma oficial. Por su parte, el sábado el diputado Óscar Groba, del Espacio 609, aseguró a El Observador que si hay diferencias, lo más adecuado es establecer un mandato, algo que ya ha propuesto a los diputados de su fuerza política. Las fuentes consultadas informaron que algunos disidentes están dispuestos a no acatar el mandato.

La intención de alguno de los disidentes es que la negociación sobre las partidas que recibirá la educación no se agote en Diputados sino que puedan continuar en la Cámara de Senadores.

A las discrepancias internas de la bancada por este recorte y la reasignación de recursos se sumó en las últimas horas el enfrentamiento entre el gobierno y la bancada por la suspensión de la exoneración tributaria para las empresas que donan a las universidades privadas.

Se repite

La Liga Federal ya se había negado a votar artículos de la Rendición de Cuentas que dotaban a la Dirección Nacional de Casinos de "superpoderes que no se pueden consentir" por ser "altamente peligrosos", dijo Darío Pérez.

Los mismos diputados -tanto Pérez como Mier- durante la votación del Presupuesto habían sido catalogados de "rebeldes" por oponerse a la reducción del 50% de las vacantes de las Fuerzas Armadas.


Populares de la sección