Rajoy, embretado para conseguir alianzas y formar un gobierno

PSOE no quiere dar el brazo a torcer y unas terceras elecciones son posibles
La dificultad de Mariano Rajoy, candidato del Partido Popular (PP), de conseguir apoyos entre otros partidos para ser investido presidente del gobierno acerca la posibilidad de unas terceras elecciones en España en menos de un año.

Hasta ahora, todos los líderes políticos habían rechazado esta posibilidad, pero después de la reunión que mantuvo ayer Rajoy, presidente en funciones, con el líder socialista, Pedro Sánchez, y la insistencia en el "no" del PSOE, el jefe del Ejecutivo aseguró que esto llevaría a repetir los comicios.

"Con su 'no' se mantiene el bloqueo y eso nos lleva a elecciones", afirmó Rajoy, quien cree que "lo urgente" para España es "formar gobierno" tras siete meses en funciones. Pese a esta hipótesis, Rajoy advirtió que una tercera convocatoria electoral, tras la de diciembre de 2015 y la del pasado 26 de junio, "sería un disparate". Por eso, pidió a los socialistas que desbloqueen la situación, ya que "es mucho más" lo que les une que lo que les "divide".

El líder del PP aceptó la semana pasada el encargo del rey Felipe para intentar formar gobierno después de haber sido el ganador de las últimas elecciones con 137 diputados. Sin embargo, no tiene mayoría suficiente para ser elegido jefe del Ejecutivo por el Congreso, cámara que cuenta con 350 bancas, por lo que necesita el apoyo de otros partidos.

Rajoy insiste en ofrecer una gran coalición al PSOE o, en su defecto, pide que los socialistas se abstengan para facilitar la investidura. "El acuerdo programático que ofrezco es la condición previa para formar gobierno; el desacuerdo que el señor Sánchez ofrece es la condición previa para repetir las elecciones", sentenció Rajoy antes de subrayar que se niega a querer ver más cerca esos nuevos comicios.

Pero Sánchez repitió ayer que los socialistas, segundo grupo de la cámara con 85 diputados, votarán "no" a la reelección de Rajoy y pidió al candidato popular que negocie los apoyos que necesita con "las derechas", sus "aliados naturales".

Sánchez se refería a Ciudadanos (liberales), que cuenta con 32 diputados, aunque este partido insiste en que solo se abstendrá, lo que imposibilitaría la reelección de Rajoy. Aun con el apoyo de Ciudadanos, el PP sumaría 169 "sí" y le faltarían siete para alcanzar la mayoría. Pero los socialistas dirigen su mirada hacia los nacionalistas vascos, con cinco diputados y los catalanes, con ocho, al hablar de "las derechas".

Sin embargo, el desafío independentista que tiene planteado el Parlamento de Cataluña dificulta cualquier pacto con los llamados partidos constitucionalistas, tanto el PP como el PSOE y Ciudadanos, opuestos a cualquier consulta sobre una posible independencia de Cataluña.

En estas circunstancias, se mantiene la incertidumbre sobre el futuro político español y a ello se une que Rajoy no confirmó si irá al Congreso a someterse a la investidura al no contar con los apoyos necesarios.

En ese caso continuaría el gobierno interino actual en un momento en el que está pendiente la elaboración de los presupuestos para 2017 y la aprobación de medidas para cumplir con el objetivo de déficit marcado por Bruselas, que se sitúa en el 3,1% del PIB en 2017, lo que supondrá un recorte del gasto público.

A ello se une el desafío independentista en Cataluña, cuyo Parlamento regional aprobó la pasada semana iniciar la vía unilateral para la independencia de esa región del noreste de España, en contra de lo establecido por el Tribunal Constitucional español.

PP y PSOE, los dos grandes partidos españoles, depositan en el otro la responsabilidad de que no haya gobierno, pero el país vive con un ejecutivo en funciones desde el 20 de diciembre de 2015, algo inédito desde la restauración de la democracia en 1977.

Felipe González insiste en abrirle paso al PP

El expresidente del gobierno español Felipe González (1982-1996) instó al PSOE a "dejar formar gobierno, incluso si (Mariano) Rajoy no se lo merece. No se puede ir a terceras elecciones sin decirle a los responsables de los partidos 'son ustedes los que tienen que ir, no pueden decirle a la gente que se ha vuelto a equivocar a la hora de votar'", dijo en una entrevista publicada ayer por el diario argentino Clarín.

Para González, los partidos que "no pueden hacer una mayoría alternativa" deberían "votar en contra en la primera votación", y abstenerse en la segunda. "Si no es posible formar gobierno, hay que dejar formar gobierno y eso lleva a la abstención", explicó sobre su posición.

"Incluso si Rajoy no se lo merece, porque realmente no lo merece. No ha hecho nada por formar gobierno", agregó.

Fuente: EFE

Populares de la sección