Reacciones encontradas por la decisión de Obama de eliminar la política ''pies secos, pies mojados''

Muchos cubanos se beneficiaron pero otros la repudiaban por arbitraria y peligrosa

El jueves por la noche el gobierno de Barack Obama anunció el fin de la política ''pies secos, pies mojados'' introducida en 1995, que permitía a los cubanos que pisaban tierra estadounidense acceder a la residencia. Los balseros festejaban al llegar a tierras floridanas y los que venían por tierra solo tenían que anunciar que eran cubanos para cruzar la frontera con México. Esto se terminó.

En un "cafecito" de Miami, se arma temprano una tertulia sobre el fin de la política. Muchos cubanos se beneficiaron de ella, pero otros la repudiaban por arbitraria y peligrosa.

Obama "le está cuidando la vida a la gente, porque la gente se está tirando al mar", opinó Idania, detrás de la máquina del café, sin querer dar su apellido. Una clienta que no quiere ser identificada replica: "Qué va, esa decisión ha matado a la gente, esto va a ser fatal".

Pero Ramón Saúl Sánchez, director del Movimiento Democracia, una ONG que defiende legalmente a los cubanos en Miami, considera que la medida era esencialmente injusta por la arbitrariedad con que otorgaba los beneficios migratorios.

"Estamos a favor de la Ley de Ajuste Cubano, pero la ley de 'pies secos pies mojados' discriminaba a los cubanos basados en si estaban en tierra o si eran recogidos en el mar", criticó. "Y se han dado muchos casos de, por ejemplo, disidentes políticos, que los han recogido de altamar y los han repatriado a Cuba", añadió.

Obama ''nos jodió''

Decenas de migrantes cubanos irregulares se aglomeraron el jueves a la entrada de un albergue en Panamá para decidir sus próximos pasos a tomar en su ruta hacia Estados Unidos, tras la retirada de la política.

"Obama jodió a todos los cubanos", lamentó a la AFP Yadiel Cruz, un joven de 33 años que salió de Cuba el pasado 6 de diciembre.

Al igual que sus compatriotas, Cruz busca con ansiedad en alguno de los canales de televisión que hay en el albergue de la organización católica Cáritas mayor información sobre la nueva medida tomada por Obama.

"Yo sí para atrás no vuelvo", aseguró Cruz. Otros dialogan en el exterior de la casa, de dos pisos, que acoge en estos momentos a 36 mujeres, 18 hombres y tres niños.

"Sentimos tristeza porque todos venimos con un sueño que ha costado dolor, hambre y mucho trabajo para llegar aquí", manifestó a la AFP Lorena Peña, embarazada de cuatro meses y quien salió de Cuba con su esposo e hija de cuatro años.

De acuerdo a Peña, Obama "finalmente la cagó porque lo que hizo fue hacernos daño, entonces realmente no era tan bueno como se decía".

Huir no es la respuesta

Ernesto Rodríguez, un fotógrafo de 45 años, es una de las miles de personas que se benefició de la política. Hace siete años entró por tierra desde Ciudad Juárez a El Paso, en Texas, y de allí viajó a Miami.

"Lo que más me disgusta es qué pasa con todos los que emprendieron viaje hace uno o dos meses y no habían llegado aquí todavía", dijo.

Por tierra o por mar, la travesía es peligrosa. Se desconoce la cantidad de balseros que han muerto ahogados o comidos por tiburones en el estrecho de Florida, mientras el trayecto vía México supone el riesgo de secuestros y encuentros poco amistosos con los carteles locales de la droga.



Fuente: AFP

Populares de la sección