Rebeldía de barrio

Luego de sufrir el cierre de un centenar de locales, las farmacias tradicionales afinan sus estrategias comerciales para competir con las grandes cadenas
Amenazadas por la expansión de las grandes cadenas empresariales, las farmacias de barrio buscan reconvertirse para dar la pelea y defender la posición de cercanía que históricamente han tenido.
Los empresarios del rubro están muy preocupados por la realidad del sector, pero aseguran que tienen la rebeldía necesaria para salir adelante y pasar al frente a la hora de lograr fidelizar a los clientes.
El vicepresidente del Centro de Farmacias del Uruguay, Alejandro Antalich, fue muy gráfico a la hora de diagnosticar la realidad del rubro: "Las farmacias de barrio están en cuidados intermedios. De no tomar medidas, pueden pasar a CTI", dijo a El Observador.

Los datos de los últimos cinco años ayudan a visualizar el fenómeno. En ese período, cerraron unas 100 farmacias, algo así como el 10% del total del país. "Es un número para preocuparse", reconoció Antalich.
Ante ese escenario, la agremiación de farmacias de barrio ya tiene delineada una estrategia para evitar que sigan bajando las cortinas esas pequeñas empresas, algunas de las cuales son familiares y han pasado de manos de generación en generación.

En ese sentido, tienen en mente moverse como los grandes grupos económicos, Farmashop o San Roque. Buscarán, por ejemplo, generar acuerdos con diversas instituciones para ofrecer más beneficios a los clientes. De hecho, ya han logrado concretar algunos convenios de ese estilo.
El Centro de Farmacias acordó con el banco BBVA un descuento del 30% los martes y sábados en todos los productos, tanto medicamentos como perfumería. Eso está vigente y es perfectamente asimilable a lo que pueden ofrecer las cadenas, apuntó Antalich. El interés de la gremial es concretar más acuerdos de este estilo.

Otra de las líneas trazadas es que las farmacias barriales se unan para comprar a mejores precios y en condiciones más favorables, funcionando como una especie de franquiciado.

Los comerciantes también tiene el intereses de ofrecer más servicios a los clientes, sacando provecho de la enorme red de locales que las farmacias de barrio tienen en muchos (y a veces alejados) rincones del país. "La farmacia comunitaria está en todos los barrios", dijo el vicepresidente del Centro de Farmacias, y enumeró como ejemplos al 40 Semanas, al Marconi o a Peñarol. Dijo que ese es un diferencial, debido a que están en zonas donde no suelen llegar las cadenas empresariales.

En los últimos años, las firmas como Farmashop o San Roque han multiplicado la cantidad de locales que tiene en Uruguay, fundamentalmente en Montevideo. De la mano de una extendida oferta de productos, algunos no convencionales para el rubro, como los libros, han sido una competencia cada vez más dura para las viejas farmacias de los barrios, algunas de las cuales tienen estantes prácticamente vacíos o pueden llegar a carecer de los productos más básicos.

Cien fueron las farmacias que bajaron la cortina en los últimos cinco años, de acuerdo a los datos de la gremial que las nuclea. Esa cifra, que preocupa a los empresarios, representa el 10% del total de farmacias.
El Centro de Farmacias tiene claro que el panorama es sombrío, teniendo en cuenta que algunos negocios no cierran sus puertas debido a lo costoso que es afrontar los despidos y los impuestos."A veces siguen funcionado a una rentabilidad mínima o capaz empatan", sostuvo Antalich al respecto. Aun así, él está convencido de que lograrán revertir la situación.

Otro rol

Más allá de que reconoció que es un negocio, el empresario destacó el rol social a través de la vocación de servicio que, según dijo, tienen las farmacias barriales. "Le guste a quien le guste, la farmacia comunitaria no puede desaparecer", sostuvo y mencionó como ejemplo el caso de Chile. Allí, de acuerdo al relato de Antalich, el 99% del mercado farmacéutico está dominado por cadenas empresariales.
"Se ponen de acuerdo con ponerle el precio al medicamento. Tienen una rentabilidad del 500%", aseguró. "Si cierran farmacias, hay gente que pierde nivel de acceso al medicamento", advirtió.

Crónica de un cierre en una esquina que sabe del negocio

La esquina de Islas Canarias y Mazangano, en el Prado, ha sido fiel testigo de las idas y venidas del negocio farmacéutico. En 1993, Ana Rodríguez abrió las puertas del local. Antes, allí había existido una farmacia, pero cerró debido a que estaba mal atendida. Cuando tomó la posta, todo iba bien, de la mano de un mejor servicio y de los clientes que atraía la feria que funcionaba dos veces por semana. Luego llegó la crisis de 2002 y, aunque muchas firmas del rubro bajaron la cortina, la farmacia Islas Canarias sobrevivió. Pero tiempo después la ecuación cambió y los números del negocio comenzaron a ser cada vez menos atractivos. La feria dejó de funcionar y a pocas cuadras abrió un Farmashop. Muchos de los clientes dejaron de comprar en la vieja farmacia de barrio y Rodríguez decidió venderla. No fue sencillo y, de hecho, debió bajar el monto pretendido. Los nuevos dueños enfrentaron los enormes desafíos de la competencia, pero perdieron la batalla. Menos de dos años después, la farmacia cerró. Hoy, allí funciona un instituto de inglés. "Antes la gente enloquecía por tener farmacia. Ahora vender una es como vender un taxi. Está difícil, salvo que te la compre una cadena", sostuvo Rodríguez.

Idas y vueltas de los decretos

Durante su período de gobierno, José Mujica recogió el guante respecto a la realidad del sector farmacéutico y firmó un decreto que establecía que los grupos económicos podían tener como máximo 15 farmacias. El espíritu era claramente protector de los pequeños negocios. Las firmas de capitales extranjeros recurrieron el decreto, por entender que había un cambio en las reglas de juego, algo mal visto por cualquier inversor. Luego, Tabaré Vázquez dejó sin efecto la regulación que había firmado Mujica. De todos modos, Vázquez también estableció limitaciones: las empresas no podrán tener "más del 10%" de los locales habilitados en el país.


Populares de la sección