Rechazan apelación de Trump para mantener veto migratorio

Decreto firmado por el presidente quedó en suspenso tras resolución judicial

La justicia estadounidense se negó a restablecer el decreto anti inmigratorio que bloqueaba la entrada de ciudadanos de siete países musulmanes, tal como había resuelto el presidente Donald Trump hacía una semana.

El gobierno estadounidense trató de agotar todos los recursos legales para restaurar el decreto migratorio, que había sido bloqueado el viernes por la intervención de un tribunal judicial.

Mientras tanto, cientos de inmigrantes con visado de siete países musulmanes (Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Irán y Yemen) aprovecharon la suspensión temporal del decreto para viajar a Estados Unidos.

A pesar del intento de Trump de apelar la medida tomada por la justicia, la Corte de Apelaciones del Noveno Distrito, con sede en San Francisco (California), informó que se mantenía la suspención establecida la noche del viernes. Ese día, el juez federal James Robart bloqueó provisionalmente la medida que desde el 27 de enero impedía temporalmente la entrada a EEUU de refugiados y ciudadanos de esos países musulmanes.

El sábado de noche, el gobierno de Trump inició un proceso para apelar la decisión de Robart, que iba acompañado de una petición a la Corte de Apelaciones de que restaurara el veto migratorio que bloqueó el magistrado. Sin embargo, el tribunal rechazó ayer la petición y abrió de nuevo las puertas del país a inmigrantes y refugiados.

Expertos coincidieron en señalar que la batalla legal terminará en el Tribunal Supremo, que tendrá mayoría conservadora, con el reciente nombramiento de Neil Gorsuch.

El Senado debe validar la designación, pero se desconoce si eso sucederá antes de que el caso llegue a la máxima stancia judicial estadounidense.

No obstante, en la decisión judicial se solicitó que los estados de Washington y Minnesota, contrarios al veto migratorio, presentaran argumentos a favor de su posición antes de la medianoche del domingo y al gobierno de Trump que hiciera lo mismo hasta media tarde de hoy. Hasta el momento, el polémico decreto de Trump continúa en suspenso ymientras la situación no cambie, los inmigrantes podrán ingresar al país.

Puertas abiertas

Debido al rechazo de la apelación, los vuelos internacionales hacia Estados Unidos volvieron a aceptar a pasajeros de siete países musulmanes. La propuesta de Trump también suspendía durante 120 días el programa de acogida de refugiados y de forma indefinida para los sirios.

Las aerolíneas Lufthansa, Etihad, Emirates, Swiss, Qatar Airways y Air France cambiaron su procedimiento de la noche a la mañana.

"Aplicamos inmediatamente la decisión de la justicia" anunciada el viernes, aseguró un portavoz de Air France a la AFP.

Aquellos que estaban formalmente impedidos de ingresar al país hoy son admitidos en Estados Unidos.

A su vez, Peter Spiro, profesor de derecho en la Universidad de Filadelfia, aconsejó a los viajeros afectados.

"Vayan ya mismo a un aeropuerto y embarquen en el primer vuelo" hacia Estados Unidos porque la respuesta de la Casa Blanca puede llegar "muy, muy rápidamente", indicó.

Casa Blanca versus oposición

El Gobierno de Donald Trump seguirá intentando aplicar el decreto migratorio más allá de las críticas, que llegan incluso desde filas republicanas. Con este objetivo, el vicepresidente Mike Pence expresó su frustración en los medios durante la mañana del domingo. Según dijo en Fox News, la Casa Blanca "va a reaccionar muy rápidamente", con el fin de "tomar las medidas necesarias para proteger al país".

En contraposición, se siguen sumando voces críticas. Madelein Albright, secretaria de Estado durante el gobierno del demócrata Bill Clinton, opinó que "el texto no estaba fundamentado y (...) estaba basado en mentiras". Asimismo, Stephen Hadley, consejero de seguridad nacional en el gobierno republicano de George W. Bush dijo que "los argumentos (de la Casa Blanca) dejaban que desear; pretendían enviar un mensaje al país. Trump explicó que el decreto migratorio tiene como fin proteger al país de la amenaza terrorista. Sin embargo, la demanda presentada el lunes por el fiscal general de Estado de Washington, Bob Ferguson, consideró que la medida viola los derechos constitucionales de los inmigrantes, al tomar como blanco específicamente a los musulmanes.

En la justificación de los estados demandantes se agregó que es anticonstitucional porque discrimina a una religión –la musulmana- , algo que está prohibido en la Primera Enmienda de la Constitución. No obstante, el presidente se cuidó de no mencionar la religión musulmana en su orden ejecutiva y este factor le puede jugar a favor al mandatario en la batalla.


Fuente: El Observador y Agencias

Populares de la sección