Recién en 2044 las mujeres uruguayas ganarán lo mismo que los hombres

Organizaciones feministas y el PIT-CNT organizan hoy un paro parcial y una marcha en rechazo a la violencia doméstica y de las desigualdades de género
Cuando en 1909 el Partido Socialista de Estados Unidos decidió celebrar el Día de la Mujer, las militantes feministas que apoyaron la iniciativa pedían universalizar el derecho al voto (lo que en ese país ocurrió recién en 1920), y terminar con las desigualdades que imperaban en el mundo del trabajo. Hoy, más de cien años después, las mujeres votan pero su participación en política continúa siendo reducida y la brecha de ingresos con los hombres en varios sectores no pudo ser erradicada.

En este contexto, Uruguay ocupa un lugar incómodo. Según el Reporte Global de la Brecha de Género 2016 del Foro Económico Global, Uruguay se ubica en el puesto 91 de 144 países entre los más desiguales. En América Latina tienen una mejor posición Bolivia (que ocupa el puesto 23), Cuba (27), Costa Rica (32), Argentina (33), Colombia (39), Ecuador (40), México (66), Chile (70), Venezuela (74) y Brasil (79), y está apenas mejor ubicado que Paraguay (96) y Guatemala (105).

El ítem peor calificado es el de "igualdad salarial para un mismo trabajo" donde Uruguay quedó en la posición 112 de 144.

Según datos del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) del año 2015, las mujeres ganan en promedio 10% menos que los hombres, a pesar de que tienen mayor nivel educativo. Así, mientras que el 30% de las mujeres de más de 24 años tienen estudios universitarios o terciarios, solo el 18% de los varones del mismo rango etario alcanzan este nivel.

Mujeres marcha

El responsable del Sistema de Información de Inmujeres del Mides, Diego Pieri, dijo a El Observador que hay tres elementos que explican esta desigualdad: por un lado que los hombres suelen tener mayor experiencia laboral, ya que desertan antes del liceo, y se insertan más prematuramente al mundo del trabajo; por otro, que a la hora de designarse cargos de jerarquía "muchas veces las mujeres no son elegibles porque no pueden viajar ni quedarse hasta tarde en el trabajo, porque se dedican a cuidar a sus hijos".

El tercer punto tiene que ver con lo que la mayoría de las carreras mejor pagas están "masculinizadas", señaló Pieri.

La responsable de la oficina local de ONU Mujeres, Magdalena Furtado, llamó a este último punto la "pared de cristal". Furtado explicó que "las mujeres tienen una inserción laboral vinculada a ciertas áreas que en general son una extensión de tareas de cuidado, tradicionalmente asociadas a las mujeres" como magisterio o ciertos sectores de la salud; "mientras que las áreas más tecnológicas y con mayores componentes de innovación que son las mejor remuneradas, son desempeñadas por hombres".

A su vez, la brecha se alarga conforme aumentan los años de formación. Según los datos del Mides, mientras que los hombres con más de 16 años de educación cobran $ 100 por hora en promedio, las mujeres perciben $ 76. Pieri explicó que esto se debe en gran medida a la dificultad de las mujeres para acceder a cargos de dirección en las compañías.

Según datos de ONU Mujeres, en Uruguay apenas el 5,3% de las grandes empresas tienen a mujeres en cargos jerárquicos.

Menos acceso al trabajo

Mujer trabajo

Las mujeres también tienen más dificultades para acceder al mundo del trabajo. Según datos de febrero de 2017 del Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de empleo de las mujeres –las que tienen trabajo sobre el total en edad de trabajar– es de 49,4% mientras que la de los hombres es 68,7%. Además, la tasa de desempleo es de 9,02% para las mujeres y 6,5% para los hombres.

Pieri dijo que pese a estar prohibido, durante las entrevistas de trabajo las mujeres siguen recibiendo preguntas sobre maternidad, embarazo y cuidado de los niños, filtrando a aquellas que desean tener hijos o que declaren que ya los tienen, y que por ser menores requieren cuidados. "Tenemos que cambiar la cultura de los empleadores y lograr que las mujeres denuncien este tipo de acciones", señaló el responsable del Sistema de Información de Inmujeres.

Las mujeres trabajan menos horas que los hombres. Por esta razón perciben 30% menos salario a pesar de que les pagan 10% menos por hora.

En tanto, el 15% las mujeres no tiene ningún tipo de ingreso, ni salario ni ayudas sociales, por lo que depende de sus parejas. Esa cifra es menor en hombres, y alcanza a apenas el 6%, según datos de Inmujeres.

Cambiar la cultura

Según Pieri, al ritmo actual la desigualdad en Uruguay no será eliminada sino hasta 2044.
La investigadora del Departamento de Economía de Facultad de Ciencias Sociales, Marisa Bucheli, dijo a El Observador que llevará tiempo terminar con la desigualdad entre hombres y mujeres porque sus causas son fundamentalmente culturales.

Sobre las brecha salariales, Bucheli dijo que las mujeres "suelen demandar ambientes que permitan combinar familia y trabajo", lo cual contrasta con la realidad de los cargos jerárquicos. Esto puede generar que los hombres no las consideren para esos puestos, pero también que sean las propias mujeres las que los rechacen.

2044 es el año en que se terminará la disparidad salarial entre hombres y mujeres al ritmo en que esta se reduce actualmente, según Inmujeres del Mides.

Esta combinación entre tiempo para la familia versus trabajo tiene un impacto en la cantidad de horas que trabajan las mujeres, que tiende a ser menor que los hombres. Por eso, ganan 30% menos de salario mensual, a pesar de que se les pagan 10% menos por hora trabajada.

En relación al nivel de ocupación, Bucheli señaló que "en la familias más tradicionales" si un hombre y una mujer se quedan sin trabajo, es más probable que el hombre agarre cualquier trabajo, e incluso haga changas, mientras que la mujer prefiera quedarse en la casa cuidando a los hijos para ahorrarse el costo de mandarlos a una guardería o con una niñera. De esa forma el hombre figura como ocupado, mientras que la mujer engrosa la lista de desocupadas.

Cuanto mayor es el nivel educativo más grande es la brecha que separa el salario entre hombres y mujeres, según datos del Ministerio de Desarrollo Social.

Esos estereotipos también tienen un impacto en la profesión que elegirán hombres y mujeres, lo cual a su vez tendrá efecto en el ingreso. "En la Facultad de Ciencias Sociales vemos más mujeres estudiando asistencia social y hombres estudiando ciencias políticas", indicó.

Un paro contra la violencia

Mujeres de negro

Bajo la consigna "SiParamosLasMujeresParamosElMundo" la organización argentina Ni Una Menos, convocó para hoy a un paro internacional al que suscribieron gremios de casi 30 países, incluido el PIT-CNT. La central sindical convocó a un paro parcial contra la violencia de género, pese a contar con mujeres en su órgano directivo que no tienen derecho a voto (solo tienen voz). La marcha, que fue convocada junto a organizaciones sociales, comenzará a las 18 horas en Plaza Libertad y terminará en la explanada de la Universidad de la República.

En los primeros dos meses de 2017 se registraron siete muertes de mujeres a manos de sus parejas o exparejas, según la Coordinadora de feminismos que organiza la marcha. Para la integrante de ese colectivo Marcela Dabbadie, hay una responsabilidad del Estado en estas muertes, sobre todo por la "ineficacia de la ley contra la violencia doméstica" (ley Nº 17.514).

Las organizaciones feministas exigen en el marco del paro de hoy: un presupuesto para combatir la violencia de género que garantice la atención, prevención y el acceso a la justicia a las víctima; una ley integral contra la violencia de género; servicios legales de aborto seguro en todo el país; mayor formación en el Poder Judicial para que no revictimice a las mujeres; políticas para eliminar la brecha salarial, y participación paritaria en ámbitos de decisión.


Populares de la sección

Acerca del autor