Recomendaciones cuando el trabajo implica comer fuera

La necesidad de almorzar fuera de casa durante la jornada laboral constituye una realidad de los tiempos modernos. Las recomendaciones dietéticas para estos casos son las siguientes
La dieta de cada uno siempre debe estar acorde con los criterios de alimentación equilibrada y ajustada a las necesidades individuales de acuerdo a edad, sexo, estado nutricional, actividad física, etc.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, es recomendable dedicar al menos unos 40 minutos para el almuerzo.

Se debe tratar de fijar una hora determinada para ir a comer y respetarla siempre en la medida de lo posible.

Intentar mantener la variedad de alimentos, en proporciones adecuadas, y en las porciones correctas.

Comer despacio, masticando lentamente. Esto favorece la digestión y permite percibir la sensación de saciedad en el momento correcto. Además, reduce la posibilidad de sufrir trastornos digestivos.

Siempre evitar distractores como prensa, TV, etc mientras se come.

A la hora de seleccionar los alimentos que compondrán el almuerzo se recomienda evitar salsas y alimentos excesivamente grasos y productos de repostería como rutina diaria.

La comida debe componerse principalmente de:

· Verduras: tanto como ingredientes del plato principal o como guarnición. Aportan vitaminas, minerales y fibra.

· Arroz, pasta, papas, legumbres: aportan principalmente hidratos de carbono.

· Carnes, pescados y huevos: es importante que sean cortes magros (pollo sin piel, bife de vacío, etc.). las más grasas deberán reservarse para ocasiones especiales. En el caso del pescado se recomiendan grasos ya que aportan un ácido graso esencial conocido como omega 3.

· Acompañamientos: a menudo los platos incluyen guarniciones como papas fritas, panceta, huevo frito, etc. En estos casos, la mejor opción es pedir que se sustituyan por ensalada, puré de calabaza o verduras al wok.

· Técnicas culinarias: procurar escoger métodos que utilicen menos grasas como plancha, horno, parrilla, etc.

· Café o infusión: según gusto y situación particular. Si se viven tiempos de estrés o ansiedad lo mejor será sustituirlos por opciones descafeinadas o infusiones no excitantes.

· Si no se puede ceder ante un deseo irresistible, se debe ser razonable y procurar que esto no sea vuelva una práctica diaria.

Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy
Fuente: www.trabajoyalimentacion.consumer.es