Recrudecen las críticas contra Trump por decreto migratorio

Muestras de desaprobación se suceden en EEUU y en el mundo entero
Desde la Organización de Naciones Unidas (ONU) hasta la canciller alemana, Angela Merkel, el expresidente estadounidense Barack Obama, empresarios tecnológicos, políticos republicanos o una organización musulmana, entre otros.

Prácticamente no faltó nadie en el mundo en la lista de críticos a las medidas inmigratorias que el actual mandatario de Estados Unidos, el republicano Donald Trump, tomó el viernes para restringir e impedir la llegada a su país de ciudadanos de origen musulmán, con la intención de poner coto el terrorismo yihadista.

Las expresiones y muestras de desaprobación contra esta nueva medida del flamante presidente de la primera potencia mundfial se han multiplicado desde entonces a lo largo y ancho del planeta.

Ya durante el fin de semana se habían sucedido las manifestaciones y protestas para repudiar la política migratoria de Trump, que en este caso apunta a la comunidad musulmana.

El decreto firmado por Trump el viernes y que pone un dramático freno a la aceptación de refugiados y de ciudadanos provenientes de siete países musulmanes terminó por convertirse en un escándalo de alcance global que pareció poner al mandatario contra las cuerdas.

Redobló la apuesta

Este lunes, Trump intentó retomar la iniciativa, y fiel a su estilo lo hizo a través de la red Twitter.

En una larga serie de mensajes, Trump dijo que los manifestantes eran los culpables del caos registrado en los aeropuertos durante el fin de semana, que el mundo está lleno de "tipos malos" y que todo está marchando "bien y con muy pocos problemas".

De acuerdo con Trump, el secretario de Seguridad Interna, John Kelly, "dijo que todo está bien y con muy pocos problemas.

"Hagamos que Estados Unidos sea segurod de nuevo" dijo.

En otro mensaje, Trump añadió que la implementación de chequeos más estrictos antes de permitir la entrada a refugiados "fue parte importante de mi campaña. ¡Estudien el mundo!". "¡Hay muchos tipos malos por todos lados!", advirtió.

En su opinión,el caos en los aeropuertos fue provocado por un problema en las computadoras de (la aerolínea) Delta, manifestantes y las lágrimas del senador (Chuck) Schumer", expresó Trump, en referencia a un legislador que el sábado realizó un dramático llamado a cancelar esa nueva resolución atinente a la situación de los refugiados.

El decreto de Trump suspendió por 120 días el ingreso de nuevos refugiados (ese plazo es indefinido para refugiados provenientes de Siria) y por 90 días para ciudadanos de Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen.

Protestas

Pero ayer Trump continuó enfrentando masivas protestas tras la difusión del controvertido decreto.

De hecho, la oposición demócrata pareció galvanizarse en la búsqueda de mecanismos para lograr que la resolución no sea aplicada. Además, cuatro jueces federales emitieron fallos para impedir las deportaciones, mientras unas 300 personas fueron detenidas o impedidas de viajar.

Al mismo tiempo, abogados de distintas organizaciones defensoras de los derechos civiles advirtieron que la batalla legal hasta puede llegar a la Suprema Corte de Justicia, cuya integración se propone completar hoy el presidente, como forma también de desviar el centro de atención hacia un asunto menos traumático.

Hasta el senador John McCain, un peso pesado del Partido Republicano, dijo el domingo que el decreto y la nueva política estadounidense para refugiados está simplemente equivocada.

En Silicon Valley, cuna de empresas de tecnología, los responsables de Apple, Microsoft, Google, Facebook, Airbnb y Netflix coincidieron en que el bloqueo al ingreso al país de refugiados y ciudadanos de países de mayoría musulmana es "contrario a valores estadounidenses".

En tanto, mientras la Unión Europea dijo que se asegurará de que sus ciudadanos no sean víctimas del decreto, Merkel denunció el carácter anti musulmán del decreto antiinmigración de Trump.

Obama y la discriminación

El expresidente estadounidense Barack Obama apoyó las protestas en todo el país por la nueva política migratoria del gobierno de Donald Trump, y denunció la discriminación por razones religiosas, dijo su portavoz Kevin Lewis.

Obama "tiene una divergencia fundamental con la idea de discriminación contra personas a raíz de su fe o su religión", señaló Lewis en la red Twitter.

De acuerdo con Lewis, el expresidente se siente "conmovido por el nivel de compromiso que está teniendo lugar en todo el país", en una referencia a las protestas por las restricciones impuestas por el gobierno al ingreso de refugiados y ciudadanos de de siete países de mayoría musulmana.

Obama, señaló Lewis, considera que ver ciudadanos "ejerciendo su derecho constitucional de reunirse, organizarse y hacer que sus voces sean escuchadas es exactamente lo que esperamos ver cuando los valores de Estados Unidos están bajo ataque".

Esta es la primera manifestación pública, aunque indirecta, del expresidente Obama, quien el pasado 20 de enero entregó el mando a Trump y se retiró con su familia para un período de vacaciones privadas.

Trump provocó una enorme controversia y soliviantó a medio mundo con la orden ejecutiva que firmó el pasado viernes, como herramienta para luchar contra el terrorismo yihadista.

El decreto ley suspende el ingreso en Estados Unidos de todos los refugiados durante un período 120 días, así como la concesión durante 90 días de visados a siete países de mayoría musulmana con historial terrorista (Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán). El decreto estará vigente hasta que se establezcan nuevos mecanismos de vigilancia más estrictos.

Ayer lunes, la Organización de Cooperación Islámica, a la que están afiliados 57 países, fustigó el decreto anti inmigración, al considerar que alienta "el extremismo" y ·"el terrorismo".

Suprema Corte

El presidente Donald Trump decidió adelantar para hoy la designación de manera de completar la integración de la Suprema Corte, en medio de una áspera controversia dentro y fuera de EEUU por su nueva política sobre refugiados y ciudadanos musulmanes.

La máxima instancia judicial del país está bloqueada desde la muerte del juez conservador Antonin Scalia en febrero.

El expresidente demócrata Barack Obama propuso como sustituto al juez Merrick Garland, pero el Senado, controlado por el Partido Republicano, se negó a realizar audiencias de confirmación del cargo en un año electoral.


Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección