Recrudecimiento de ataques a pocas horas del alto el fuego

Casi un centenar de grupos opositores acordaron acoplarse al cese de hostilidades que empieza este sábado
El gobierno de Siria y grupos rebeldes acordaron sumarse a un plan para detener las hostilidades a partir de hoy, dijo Rusia, pese al recrudecimiento de los combates en varios frentes del país. Algunos grupos en el conflicto buscaban ganar ventaja antes de que el acuerdo entre en vigencia.

Cerca de 100 facciones rebeldes aceptaron respetar el acuerdo ruso-estadounidense de alto el fuego, anunció el Alto Comité de Negociaciones, que aglutina a diversos grupos opositores, a pocas horas de la entrada en vigor de la tregua que empezaba a la medianoche de hoy.

Según el plan, que no ha sido firmado por ninguno de los bandos sirios y es menos vinculante que una tregua formal, el gobierno en Damasco y sus enemigos deben detener los ataques para permitir el envío de ayuda a los civiles y dar paso a conversaciones de paz.

El alto al fuego no aplica a grupos yihadistas como el Estado Islámico (EI) y el Frente al Nusra, y el gobierno sirio y sus aliados en Rusia sostienen que no detendrán los combates contra los grupos islamistas. Otros rebeldes considerados como moderados por Occidente dicen que temen que esta advertencia sea utilizada para justificar ataques en su contra.

Mientras se acercaba la medianoche en Siria, se reportaron intensos ataques contra áreas controladas por rebeldes cerca de Damasco, al tiempo que los enfrentamientos recrudecían en el oeste de Siria.

El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo ayer que recibió información de que todas las partes relevantes en la guerra siria estaban dispuestas a acatar el cese al fuego, según reportaron medios locales.

Una fuente cercana al proceso de paz sirio impulsado por Naciones Unidas en Ginebra dijo que una "vasta mayoría" de grupos armados elegibles indicó que accedería al plan. Se espera que más tarde en el día el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe una resolución en apoyo al pacto de cese al fuego, brindando una pausa para reanudar las conversaciones de paz.

"Las facciones del Ejército Sirio Libre (ESL) y de la oposición armada están de acuerdo en respetar la tregua, que durará dos semanas", indicó el comité en un comunicado obtenido por la AFP, que habla de "97 facciones rebeldes".

El comité precisa que se ha formado una comisión militar presidida por su coordinador general, Riad Hijab, para "el seguimiento y la coordinación" de la aplicación de la tregua.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una organización activista que realiza un seguimiento de la guerra, informó de al menos 26 incursiones aéreas y ataques de artillería contra la ciudad de Douma en Ghouta Oriental, bajo el control de los rebeldes. La zona se encuentra cerca de Damasco.

Rescatistas en el área dijeron que 5 personas perdieron la vida en Douma. El Observatorio también denunció ataques de artillería de las fuerzas del gobierno, junto con algunas incursiones aéreas, en las provincias de Hama y Homs.

En la provincia noroccidental de Latakia, donde el gobierno y sus aliados intentan recuperar territorio que cayó en manos de insurgentes, se reanudaron los enfrentamientos al amanecer entre los rebeldes y efectivos del Ejército.

Escepticismo

A nivel internacional se ven con escepticismo las posibilidades de poner fin a esta situación.

Turquía, otro actor importante en las negociaciones, está "seriamente preocupada" respecto a la viabilidad de la tregua por culpa de los continuos bombardeos rusos, declaró el viernes el portavoz de la presidencia turca, Ibrahim Kalin.

Incluso el siempre optimista secretario de Estado estadounidense, John Kerry, hace referencia a un "plan B" en caso de que fracase el diálogo.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió el jueves que "los próximos días serán cruciales, el mundo estará observando", e insistió en la responsabilidad de Moscú y Damasco en esta primera etapa para intentar poner fin al "caos" sirio.

Desde que empezó en 2011, la guerra en Siria ha dejado más de 270.000 muertos y ha obligado a la mitad de la población a huir de su casa.

Fuente: Agencias

Populares de la sección