Rector de la ORT: los uruguayos "no estamos preparados" para la nueva era

Jorge Grünberg se refirió a los desafíos de competir en la sociedad del conocimiento
En la conferencia "Los desafíos de la tecnología", que organizó este jueves la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE), Pablo Brenner (CEO de Collokia), Fernando Brum (presidente de la ANII) y Jorge Grünberg (rector de la Universidad ORT), concluyeron que hay una infinidad de oportunidades que está generando en Uruguay el avance de la tecnología y también, una serie de desafíos cruciales.

Jorge Grünberg, rector de la Universidad ORT, afirmó que Uruguay está “ante una revolución industrial de enormes proporciones, la cual va a tener consecuencias sobre los empleos, los empresarios y sobre los países”, de acuerdo con la forma en que se posicionen ante ella.

El académico dijo estar “preocupado” porque -a su entender- Uruguay “no está preparado” para los desafíos de esta nueva era. “No estamos preparados para competir y prosperar en la sociedad del conocimiento”, subrayó. Grünberg entendió que en Uruguay se observan los cambios de la cuarta revolución industrial “como si estuvieran sucediendo en Saturno”, y no se percibe que esas situaciones ya traen consecuencias. Ante eso, reclamó: “Tenemos que hacer mucho más”.

El rector de la ORT dijo que los tres motores que están marcando esta época son un proceso muy rápido de automatización, la globalización y la digitalización. A la vez, afirmó que en esta cuarta revolución industrial la gran interrogante es dónde van los empleos, dado que muchos están siendo sustituidos por máquinas.

“Vemos que el capitalismo del siglo XXI se caracteriza por más ingreso y menos empleo, entonces nos preguntamos quiénes van a trabajar”, comentó Grünberg, para así explicar que el desarrollo humano “es una carrera entre la tecnología y la educación, y si la tecnología va delante de la educación, lo que ocurre es que crece el desempleo y la desigualdad”.

Regulación adaptada

El empresario Pablo Brenner, por su parte, advirtió que la regulación es uno de los mayores obstáculos al desarrollo tecnológico y propuso la creación de “zonas francas de regulación” para posicionar a Uruguay como país de avanzada y captación de tecnología.

A juicio de Brenner, en una fecha más o menos cercana a 2030, las computadoras –que en la actualidad tienen la capacidad “del cerebro de un mosquito”- tendrán la misma capacidad del cerebro humano. “En ese momento las computadoras van a poder hacer cosas que nosotros no (…). El 2030 podría llegar a ser en esa área un punto de inflexión”, reflexionó.

Se trata de “una gran oportunidad”, razonó el expositor, pero de inmediato advirtió que esto tiene como “principal limitante” a la regulación. De todos los cambios en proceso, “prácticamente el 80% están trabados por la regulación”, sostuvo. “Las startups no se mueven por beneficios impositivos. Eso es para empresas de la industria tradicional. (…) Al inicio, al menos, el tema es dónde pueden avanzar más rápido. Como país tenemos una oportunidad”, comentó Brenner.

Pensar en el usuario

El presidente de la ANII, Fernando Brum, comenzó con una advertencia clara: para pensar en 2030 “no tenemos mucho tiempo” en virtud de la velocidad de los cambios. “En Uruguay siempre dijimos que era un lugar bueno para esperar el fin del mundo porque iba a llegar 20 años después. Pero hoy ya no demora 20 años. Pokémon Go demoró 20 días en llegar a Uruguay”, remarcó.

“Lo que inunda a la sociedad” en la actualidad, comentó Brum, es que “todas las experiencias se digitalizan”. Eso cambia los mercados, las actividades y las formas de consumir, así como la producción de los bienes materiales, entre otros. A partir de estos cambios surgen, en opinión de Brum, “cuatro grandes desafíos” de la actualidad pero que tendrán impacto hacia 2030: en la regulación, en el mundo del trabajo, en la propiedad intelectual y en la atracción de talento.

Populares de la sección