Redpagos inauguró un jardín de infantes para los hijos de sus funcionarios

El centro educativo, que abrió sus puertas bajo el nombre Arazá, ofrece un descuento superior al 40% a los empleados y está habilitado para público general

Con el objetivo de brindar un espacio cercano y económico para los hijos y nietos de sus funcionarios, Redpagos abrió el centro educativo Arazá, un proyecto que nació como iniciativa de la empresa y se encuentra ubicado en el barrio Parque Batlle, sobre la calle Pedro Campbell 1427. Allí se brinda atención a niños desde los 45 días hasta los cinco años, en un horario que se extiende de lunes a viernes entre las 07:45 y las 18.45 horas.

El lugar, que además funciona como espacio educativo habilitado para otros niños, cuenta con un equipo de trabajo conformado por tres educadoras, una auxiliar pedagógica, personal de servicio, directora, psicóloga, psicomotricista y profesor de música.

Los niños tienen actividades en los rubros música, inglés, psicomotricidad, gimnasia, y natación entre otros.

Los empleados de Redpagos pueden acceder a este centro con beneficio de más del 40% para hijos y nietos, gracias al concepto de "corresponsabilidad" que se enmarca en el Plan de Cuidados que impulsa el gobierno. En este contexto Redpagos está suscribiendo también convenios para participar del programa de Becas de Inclusión Socioeducativas, que están dirigidas a niños de entre 45 días y dos años de edad, de hogares vulnerables, para el acceso a centros de cuidado y educación infantil de gestión privada en zonas donde escasea la oferta pública.