Referentes de las barras colaboran con la Policía para identificar atacantes de Santa Lucía

Las autoridades están atentas a posibles nuevos enfrentamientos
¿Por qué si había alerta nacional por posibles disturbios, no había vigilancia policial sobre la plaza de Santa Lucía el martes, cuando un grupo de hinchas de Nacional baleó a tres de Peñarol? Esa es la pregunta que deberá responder el jefe de Policía de Canelones, Gustavo Fernández. El director de la Policía Nacional, Mario Layera, le pidió al jerarca que presente un informe sobre las medidas preventivas adoptadas en esa localidad ese día.

Trece personas, algunas identificadas con camperas de Nacional, llegaron hasta la plaza para robar las banderas de los hinchas de Peñarol, encañoraron a una joven y balearon a otros tres hinchas. La Policía identificó a algunos hinchas que quedaron filmados por las cámaras de seguridad, pero aún no ha logrado detenerlos. Desde ayer, la Dirección General de Información e Inteligencia se sumó a la investigación que dirige la Jefatura de Canelones.

El jefe de la zona 4 de Canelones, Saúl Puentes, explicó a la prensa cuáles fueron las medidas que se tomaron. "Es impensable que acá pudiera pasar una cosa de esas. De todas maneras, no nos descuidamos. Teníamos patrulleros en la vuelta para evitar algún desmán", explicó Puentes.

El jefe de Policía de Canelones también se refirió al tema. "Se está trabajando en base a la información aportada por los referentes de las hinchadas, tanto de Peñarol como de Nacional, que están colaborando en la situación", explicó Fernández a la Unidad de Comunicación (Unicom) del Ministerio del Interior. "Se ha indagado a quienes estaban en el lugar apoyados en las imágenes recogidas por las cámaras de seguridad de los comercios locales y de otras que se han conseguido en la zona. Asimismo, la información aportada ha sido verificada y corroborada con otras áreas, también utilizando las redes sociales y otras comunicaciones", agregó el jerarca.

Fuentes policiales de Santa Lucía contaron a El Observador que había antecedentes de amenazas en redes sociales (sobre todo Facebook y su servicio de mensajería privada, Messenger) entre hinchas de ambos equipos. La hipótesis inicial de los investigadores es que ninguno de los que atacaron son de la zona, sino que viajaron especialmente a disparar a los de Peñarol. Se busca determinar si se trata de integrantes de la barra de Nacional. También se determinó que el motivo del ataque fue la venganza por robos de banderas. Fuentes policiales informaron a El Observador que los hinchas llegaron en tres autos hasta la plaza pero aún no se ha logrado identificar los vehículos.

Mientras la investigación avanza, las horas corren hacia los estadios, adonde volverán hoy y mañana los hinchas de Peñarol y Nacional. Si bien la Dirección Nacional de Policía no emitió una alerta, el jefe de Montevideo, Ricardo Pérez, informó a El Observador que ordenó a los agentes informar inmediatamente sobre hechos violentos vinculados al fútbol. Aunque Pérez no aludió especialmente al tema, otros jerarcas policiales advirtieron que la prioridad es encontrar a los delincuentes que llegaron a Santa Lucía y, al mismo tiempo, prevenir una escalada de violencia o represalias.

La reacción de los clubes

Peñarol jugará este sábado en Colonia contra Plaza, mientras que Nacional lo hará este domingo en Montevideo contra Villa Española. La Policía no prevé operativos especiales para esos partidos.
De todas maneras, agentes de la Guardia Republicana, de Inteligencia y de la Dirección General de Represión del Tráfico Ilícito de Drogas entablarán hoy controles en la ruta, a las afueras de Colonia.
En la previa de esos partidos, el presidente de Peñarol, Juan Pedro Damiani, y el plantel de Nacional se pronunciaron sobre el ataque en Santa Lucía.

Damiani visitó este viernes a dos hinchas que fueron baleados en esa localidad. "Lo fundamental es darle la fuerza a la familia, la contención y el apoyo institucional y personal", dijo al salir del Hospital Americano, en donde se encuentra internado uno de los jóvenes. El hincha está en terapia intensiva con lesiones en el esófago, parte del estómago y un sector del páncreas. Aunque el dirigente no pudo verlo, dijo que querían cantarle el "happy birthday" porque el viernes fue su cumpleaños. "Justamente hoy (por el viernes) Hernán cumple 20 años, o sea que es insólito que el día de su cumpleaños esté luchando por su vida y en terapia intensiva. Es una locura todo esto", sostuvo el presidente de Peñarol.

Con respecto a los festejos por el aniversario, Damiani opinó que son "una pavada" que surgió a raíz de la disputa por el decanato. "Yo tengo los mismos años de vida que de socio y no recuerdo que se festejaran antes los aniversarios", dijo el presidente. Además, sostuvo, es "una locura" que se tenga que exhortar a los hinchas a que festejen en paz, en clara referencia al comunicado que emitió Peñarol el miércoles, un día antes del aniversario.

A su vez, tanto el club Nacional como el plantel de futbolistas emitieron comunicados repudiando los hechos de violencia. "El amor al club no tiene absolutamente nada que ver con la violencia", recordaron.

Populares de la sección