Reforma de caja militar: retiro máximo será del entorno de $ 100.000

Astoristas advierten que el cambio es "tímido" y con efecto "limitado"
El Frente Amplio se fijó este lunes como objetivo aprobar antes de fin de año la reforma del Sistema de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas, conocida como la caja militar. La iniciativa aumenta la edad de retiro, los años de servicios necesarios para hacerlo y pone tope a las jubilaciones, y será acompañada de un impuesto a los uniformados con jubilación más alta, algo que el año pasado fue trancado por el Movimiento de Participación Popular (MPP).

El prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo, y el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, presentaron este lunes el texto ante legisladores de la coalición de izquierda. El coordinador de la bancada de senadores del Frente Amplio, Leonardo de León, afirmó tras el encuentro que buscarán aprobarlo este año.

El proyecto de ley establece que la causal de retiro voluntario será para los militares que tengan 60 años de edad y un mínimo de 30 años de servicio. Según informó La República, el texto propone un régimen de transición con distintos niveles de gradualidad para respetar "los derechos adquiridos" y contemplar "adecuadamente los derechos en curso de adquisición".

El nuevo régimen se aplicará de forma total solo para aquellos que llevan menos de 10 años en las Fuerzas Armadas.

El gobierno transmitió este lunes durante la reunión que el proyecto de ley que reforma la caja militar no afectará a los militares con más de 20 años de actividad por tener configurada causal jubilitoria. Además, establecerá una transición para quienes lleven entre 10 y 20 años de servicio (una gradualidad para cada año de servicio de esa franja), mientras que sí serán incluidos en los cambios los que tengan menos de 10 años de servicio.

La iniciativa también tomará en cuenta si se trata de casos de retiro voluntario u obligatorio.
El diputado del MPP Carlos Reutor dijo a El Observador que desde su punto de vista la forma en que se establece la gradualidad será uno de los principales focos de debate en la interna del oficialismo. "Es un proceso y tiene que ser gradual porque es de orden cuando hay derechos adquiridos", insistió.
La división en tres categorías generó disconformidad entre los astoristas. En diálogo con El Observador, el diputado de Asamblea Uruguay Alfredo Asti opinó que "es muy limitado el efecto en el tiempo" y que se trata de "un avance muy tímido con respecto a una mayor convergencia entre los sistemas jubilatorios".

"Ha sido demasiado limitado el cambio. Yo pensaba en un límite de transición más corto", sostuvo Asti. "Se demora mucho en que realmente haya cambios importantes", señaló.

Mientras en la actualidad el gobierno asegura que hay jubilaciones militares superiores a $ 200 mil, el proyecto de ley presentado por el Poder Ejecutivo también establece un retiro máximo de 28 Bases de Prestaciones y Jubilaciones, equivalente a $ 101.108.

El principal impulsor de la reforma es el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, que en reiteradas ocasiones señaló que la caja militar tiene déficit de al menos US$ 450 millones anuales. De León afirmó que están buscando una "equidad con las otras cajas del país".

"Lo más importante de esto es que se trata de la caja que no había tenido ninguna reforma hasta el momento. Lo que se busca es lograr lo mismo que se ha hecho con otros sectores", agregó el dirigente del sector del vicepresidente, Raúl Sendic.

En tanto, el diputado socialista Roberto Chiazzaro reconoció a El Observador que se trata de un proyecto "complejo". "La caja militar tiene un mecanismo engorroso donde se generan una serie de inequidades. Este es un momento de iniciar una reforma gradual. Hay normas constitucionales que impiden actuar de forma retroactiva y eso se va a respetar. Hay una serie de beneficios de los que no gozan otros ciudadanos y me parece justo que haya un ajuste", opinó.

El régimen actual configura la causal de retiro con 20 años de servicios y un mínimo de 38 años de edad. Además cobran como pasividad la totalidad de su sueldo, reciben aguinaldo y al morir buena parte de sus haberes es heredado por su familia.

Al mismo tiempo los militares pueden jubilarse con un grado mayor al que ostentan en el momento de su retiro, algo que también es eliminado en la iniciativa.

En conjunto a la reforma de la caja militar el gobierno también impulsa un impuesto durante 18 meses (se espera que la reforma rija desde 2019) para las pasividades mayores a $ 100 mil de quienes ya están retirados.

El MPP condicionó el año pasado su apoyo a esa iniciativa a que sea debatido en conjunto con la reforma integral. Así las cosas, el debate vuelve a abrirse ahora con la presentación del nuevo proyecto de ley.

Según De León, "se ajustan las fechas del impuesto, la entrada en vigencia, el período en que va a funcionar pero se va a estudiar en conjunto con la reforma de la caja. El impuesto sería por 18 meses".
Finalmente, el Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) reclamó la falta de apertura al debate en la preparación del proyecto pero todavía no tienen una posición tomada. "Hubiera sido bien positivo que hubiera sido un trabajo conjunto, cosa que no se dio", dijo a El Observador el diputado del sector, Carlos Coitiño.

Populares de la sección