Reforma laboral de Temer recibió fuertes críticas locales y de Brasil

El ministro Murro, exjerarca de Rousseff y sindicalista regional fustigaron los cambios
El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, reiteró la postura contraria del gobierno uruguayo a la reforma laboral aprobada en Brasil. Su posición fue acompañada por un representante brasileño de la Confederación Sindical de Trabajadores de las Américas y un exjerarca del gobierno de Dilma Rousseff.

La reforma laboral impulsada por el presidente Michel Temer y aprobada en julio por el Senado brasileño recibió fuertes críticas este lunes en el debate Reformas laborales en América Latina, que se desarrolló este lunes en el hotel Columbia organizado por la Fundación Friedrich Ebert en Uruguay (Fesur).

Previo a su disertación, Murro dejó en claro la posición uruguaya con respecto a los cambios que se plantean en Brasil. "Si una ley dice que se debe pagar 100 a un trabajador, pero un supuesto acuerdo entre ese trabajador y un empresario marca que se debe pagar 10, eso va a generar que Brasil compita deslealmente con las empresas y los trabajadores uruguayos", dijo el jerarca.

Uno de los puntos que incluye la reforma es que un acuerdo colectivo de trabajo tendrá prevalencia sobre la ley en algunos casos, como para pactar la jornada de trabajo, generar un banco de horas anual o el intervalo intrajornada. Y esa prevalencia es la que fustigó el jerarca, además de la aprobación de la normativa sin una previa negociación con las partes involucradas.

"Cuando hay determinados procesos de cambio en las normas laborales deben implementarse con los trabajadores y los empresarios; nada de esto se ha hecho en Brasil", afirmó Murro. Y luego reiteró que en el país no se debe tomar como ejemplo a la reforma de Temer. "Este gobierno del Frente Amplio de Uruguay no va a transitar este camino y esperamos que los demás partidos respeten las mejores tradiciones de (José) Batlle y Ordóñez, de (Lorenzo) Carnelli, de Wilson (Ferreira Aldunate) y que no se transiten estos caminos que van hacia la pérdida de derechos de trabajadores y que va a afectar sin duda la sostenibilidad de las empresas uruguayas", manifestó el ministro.

En su disertación, Rafael Freire, de la Confederación Sindical de Trabajadores de las Américas, expresó que "no hay ninguna duda que se vive una oleada neoliberal y reaccionaria", y allí marcó como ejemplos a la administración de Donald Trump en Estados Unidos y al gobierno "golpista" de Temer. Afirmó que ningún candidato a la presidencia en Brasil hubiera sido elegido si planteaba durante su campaña electoral una reforma laboral como la actual. Agregó que lo propuesto no tiene "nada que ver" con una modernización de las relaciones laborales. "¿Qué modernización es decir que una mujer embarazada puede trabajar en lugares insalubres?", mencionó, recordando uno de los artículos de la nueva norma brasileña.

A su turno, el exministro de Seguridad Social de Brasil durante la administración de Rousseff, Carlos Gabas, indicó que la reforma es una "tentativa de destrucción total de la protección social". Sostuvo que en la actualidad "la gente no es importante en Brasil" y añadió que "lo importante es el capital que financió el golpe", aludiendo al gobierno de Temer. También dijo que no es necesario "destruir" todo el sistema de protección social para garantizar sostenibilidad en el mercado laboral. l

Comentarios

Populares de la sección