Régimen sirio rechaza negociar presidente pero sigue el diálogo

Opositores aceptan continuar proceso de paz pero de manera informal
El régimen sirio está dispuesto a discutir la creación de un nuevo gobierno de unidad que salga de las conversaciones de paz de Ginebra, pero advierten que la permanencia del presidente Bashar al Asad es un límite infranqueable. La salida del mandatario es, al mismo tiempo, la principal exigencia del Alto Comité de Negociaciones (representante de la oposición siria) para la tercera ronda de negociaciones diplomáticas auspiciadas por la ONU en el marco de una tregua impulsada por Estados Unidos y Rusia.

El principal negociador del bando gubernamental en Ginebra, el embajador sirio ante la ONU, Bashar al Jafaari, ya había insistido en rondas de negociación previas en que discutir la transición política en Siria era prematuro.

"La única cuestión discutida aquí es un gobierno amplio de unidad", dijo Jafaari a AFP en una entrevista. "No es nuestra jurisdicción, no está en nuestras prerrogativas discutir el destino de Bashar al Asad", agregó.

Jafaari se pronunciaba un día después de que el órgano representante de la oposición siria suspendiera su participación formal en las negociaciones auspiciadas por la ONU en protesta por la escalada de violencia y las continuas restricciones al acceso de ayuda humanitaria.

Pero el ACN prometió permanecer en Ginebra y continuará reuniéndose informalmente con mediadores fuera del complejo de la ONU.

Pese al revés que supone el abandono de la oposición, el emisario de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, dijo a la prensa el lunes que la predisposición del gobierno para discutir la transición política en el país ha ido progresando.

Diálogo pero informal

Las conversaciones con la oposición tendrán lugar en el hotel en que se aloja su representación. La agencia AFP consignó que el comité opositor está dividido entre quienes quieren irse de Ginebra, principalmente los grupos armados, y los que no quieren romper el delicado proceso de paz iniciado en enero bajo los auspicios de la ONU.

El coordinador de la oposición, Riad Hijab, consideró "inaceptable" seguir con las conversaciones cuando el régimen de Damasco sigue "bombardeando y matando de hambre a los civiles" con su ofensiva en la región de Alepo (norte), y todo eso pese a la tregua en vigor desde el 27 de febrero.

En el terreno, la tregua parecía a punto de volar en pedazos este lunes después de que diez grupos rebeldes anunciaran una respuesta coordinada a las "violaciones" del cese el fuego por parte del régimen. En el terreno, la tregua parecía a punto de volar en pedazos este lunes después de que diez grupos rebeldes anunciaran una respuesta coordinada a las "violaciones" del cese el fuego por parte del régimen.

La ofensiva rebelde había comenzado en esta región el lunes por la mañana, según el propio Alush y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), que dispone de una gran red de fuentes por todo el país.

En conversación telefónica el lunes, el presidente ruso Vladimir Putin y el estadounidense Barack Obama, padrinos de las negociaciones de Ginebra, acordaron reforzar el cese del fuego en Siria y la ayuda humanitaria, indicó el Kremlin.

Desde El Cairo, en el marco de una visita oficial, el presidente francés François Hollande dijo que "hay que hacer todo lo necesario para que se pueda mantener la tregua" en Siria.

Por su parte, el régimen sirio acusó a Arabia Saudí, Turquía y Catar, todos ellos partidarios de la oposición, de tratar de boicotear las conversaciones de Ginebra.

ONU tiene confianza

De Mistura insistió en que las negociaciones continuarían, incluso si el aumento de la violencia en la ciudad de Alepo fragilizaba aún más el alto el fuego.

"De hecho, hay una mejora importante respecto a lo que solíamos tener: todo el mundo está de acuerdo en que el término 'transición política' es el punto (clave) de la agenda", aseguró de Mistura.

Añadió que, pese a las enormes diferencias que existen entre lo que cada bando entiende por "transición política", no hay "dudas sobre la necesidad de abordar la cuestión".

Sin embargo, las perspectivas de un avance en el asunto crucial de la situación de Al Asad son difusas.

La oposición rechaza la idea de que Asad permanezca con un cargo simbólico en un gobierno transitorio que incluiría tres vicepresidentes elegidos por el ACN. Además el regimen sirio también se oponía a esa propuesta.

(Basado en AFP).

Populares de la sección