Reinauguran la Delaguja, una sala con historia y lucha

Se suma a las salas independientes
La histórica sala de Río Negro 1180 reabrió sus puertas la semana pasada bajo el nombre Teatro Delaguja, constituyéndose como un nuevo espacio independiente para la música, la danza y el teatro.
Las instalaciones fueron las encargadas de albergar la primera obra teatral del dramaturgo Florencio Sánchez, Puertas adentro, en 1899, y también sirvieron como lugar de reunión y disertación de personalidades como Emilio Frugoni y Baltasar Brum.

Según consignó el diario La República, el espacio fue inaugurado en 1896 como el Centro Internacional de Estudios Sociales, como espacio de diálogo ideológico, para luego darle lugar a la Federación de Obreros Revolucionarios del Uruguay.

Hacia 1924, el Sindicato Único de la Aguja instaló allí su Ateneo Popular, donde funcionó una sala teatral en la que se desempeñó el Teatro del Pueblo y el grupo independiente La Máscara. Ahora, la reapertura surge de un acuerdo entre el SUA y la compañía La Fábrica de Ilusiones, continuando una orientación marcadamente obrera y alejada del perfil comercial.

Con una capacidad para 200 espectadores, la sala cuenta con una platea y una tertulia, bautizadas Teresa Acosta y Roy Berocay, respectivamente. Asimismo, incluye un pequeño museo en el que se exponen bocetos de vestuarios de la época, carteles y programas de obras, así como una galería de fotografías.

La sala ahora presenta la obra de teatro Íntimas los sábados y próximamente recibirá al Festival de la Asociación Internacional de Teatro para Niños y Jóvenes, que hará 15 obras durante todo el mes de mayo, y en vacaciones de julio habrá musicales para niños: Rapunzel, Dance2, El montecito, Aladín el musical y El jorobado de Notre Dame.

Populares de la sección