Reino Unido eleva nivel de alerta terrorista tras el atentado

Despliegan policías y militares en todo el país; responsable del ataque fue identificado
El atentado terrorista que el lunes volvió a horrorizar al Reino Unido, con la muerte de 22 personas, en su mayoría jóvenes y niños, y dejó heridas a otras 59, con la detonación de un explosivo casero en un estadio de Manchester, activó este martes todas las alarmas en ese país castigado por el terrorismo yihadista, al igual que otras naciones europeas en los últimos meses.

La preocupación por el atentado del lunes en el Reino Unido fue inmediata, al punto tal que el gobierno de la primera ministra Theresa May decidió elevar el nivel de alerta terrorista de "grave" a "crítico" ante eventualidad "inminente" de un nuevo ataque.

El gobierno también dispuso asignar militares al despliegue de seguridad para apoyar a la policía en todo el país, informó May.

"No podemos ignorar la posibilidad de que un grupo más amplio de individuos esté vinculado con el atentado de Manchester", acotó la primera ministra.

Un mayor nivel de alerta significa que un ataque se puede producir de manera "inminente", por ello miembros de las Fuerzas Armadas recorrerá n algunas zonas estratégicas y también vigilará otros eventos masivos, informó la primera ministra en su residencia de Downing Street.

May también explicó que el alerta fue implementado una vez que los responsables de la investigación del atentado en Manchester no consiguieran establecer si Salman Abedi, identificado como autor del ataque, actuó solo o con cómplices.
La decisión de elevar el nivel de alerta y desplegar militares en las calles del Reino Unido responde a un dispositivo de seguridad conocido como "Operación Templador", en el que participarán fuerzas especialmente entrenadas para atender este tipo de contingencias.

El analista en asuntos de gobierno Dominic Casciani señaló que en otras oportunidades los responsables de seguridad solo advertían de la amenaza que enfrentaba el Reino Unido pero se mantenían alejados de la advertencia. Pero esta vez "sienten que no tienen otra opción que decir que puede ser inminente", señaló el experto.

El ataque más grave


El ataque del lunes fue el más grave ocurrido en suelo británico desde julio de 2005, cuando una serie de atentados suicidas reivindicados por un grupo afín a la red Al Qaeda dejó 52 muertos, además de cuatro kamikazes, y 700 heridos en el metro y un autobús de Londres.

Hasta la tarde del martes solamente se había anunciado la identidad de dos víctimas: la niña de 8 años Saffie Rose Roussos y la adolescente Georgina Callander, de 18, ambas del vecino condado de Lancashire.

Sobre todo a través de las redes sociales, padres angustiados trataban de ubicar a sus hijos que asistieron al concierto del lunes.

Mientras tanto, el Estado Islámico aprovechó la coyuntura y reivindicó la autoría del atentado en el Manchester Arena, al final del recital de la cantante estadounidennse Ariana Grande, y al que había asistido un público eminentemente juvenil.

Y lo hizo, al igual que sucedió en otros ataques similares en otros países, aún aunque no estuviese confirmado que el responsable respondía directamente a alguna de sus estructuras.
En ese sentido, el EI ha buscado capitalizar en su favor el impacto provocado por este tipo de atentados, en un momento en que la organización se debilita y sufre los embates de las fuerzas aliadas, sobre todo en Siria e Irak.

Inglés hijo de libios fue autor del atentado

El presunto kamikaze que el lunes mató a 22 personas e hirió a 59 en un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande en el estadio Manchester Arena de la ciudad homónima (ubicada en el noroeste de Inglaterra), fue identificado como Salman Abedi, de 22 años, según afirmó este martes la policía británica.

El terrorista suicida utilizó un artefacto casero, conocido como "bomba lata", un simple recipiente que se llena de explosivos, se recubre de clavos, tuercas u otros objetos pequeños de metal y suele ser letal al ser activado a corta distancia entre la multitud.

"Puedo confirmar que el sospechoso de la atrocidad de la pasada noche fue identificado", dijo a la prensa Ian Hopkins, comandante de la policía de Manchester, sin ofrecer más detalles.

Según fuentes de Seguridad en Trípoli, Abedi nació en 1994 en Manchester y es el segundo hijo de una pareja libia de refugiados, Samia Tabal y Ramadan al Abeidi, que se trasladó al Reino Unido para escapar del régimen de Muamar Gadafi.

Los padres de Abedi emigraron primero a Londres antes de instalarse en el sur de Manchester, en el barrio de Fallowfield, donde llevan viviendo diez años. Tienen otros dos hijos. Hopkins también informó de la detención de un hombre de 23 años.

Reivindicación del EI

El atentado fue reivindicado por el Estado Islámico. El grupo terrorista dijo que "uno de los soldados del califato colocó bombas entre la muchedumbre" durante el concierto de Ariana Grande.

Víctimas

La explosión de una bomba casera en el Manchester Arena dejó 22 personas muertas y otras 59 heridas.

Responsable

El autor del atentado fue identificado este martes por las autoridades.

Alerta

Las autoridades elevaron el nivel de alerta terrorista de "grave" a "crítico".



Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección