Relación entre Uruguay y EEUU tendrá continuidad gane quien gana en las elecciones, opinó alta jerarca del Departamento de Estado

La Subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, Mari Carmen Aponte, dijo que la relación entre Uruguay y Estados Unidos tendrá continuidad gane quien gane en la elección presidencial de su país. Entrevistada por un grupo de medios uruguayos, entre ellos El Observador, la diplomática resaltó el papel de Uruguay como "punta de lanza" para darle refugio a exreclusos de Guantánamo.

¿Cómo es el estado de las relaciones entre Uruguay y Estados Unidos al término de la segunda administración del presidente Obama?

Es una relación muy buena. Tiene buenos lazos comerciales, buenos lazos de amistad e intercambio cultural. Cuando el presidente Obama entró a la Presidencia hace casi ocho años su visión para los países de Latinoamérica era que fueran relaciones de iguales, de partnership y de responsabilidad compartida, donde cada parte asumiera su rol y responsabilidad. En Uruguay eso se ha hecho y por eso la relación es muy buena. Estamos muy agradecidos por el gesto tan maravillosamente humanitario de Uruguay de aceptar personas que estaban en Guantánamo y de ayudar al presidente Obama de cumplir su promesa de cerrar Guantánamo o de llegar hasta donde más se pudiera.


¿Qué valoración se hizo desde Washington sobre el proceso de llegada y adaptación de los exreclusos de Guantánamo?

Nosotros valoramos el gesto de este país. Tenemos una gran esperanza de que otros países también puedan inspirarse y replicar este gesto. El Uruguay también ha dejado ver su generosidad con otros refugiados que han llegado de otros continentes. Eso también ayuda a inspirar. Siempre habrá algo para mejorar, siempre habrá algo que se pueda hacer mejor. Pero de eso aprendemos. Al igual que en otros países que también han sido generosos, hubo una serie de percances o de retos que se han desarrollado sobre el camino. Eso no nos debe parar. Nos puede servir de lección de cómo hacer las cosas mejor. Es bien importante que ustedes hayan sido punta de lanza en esa área.


¿Todavía se está a tiempo de negociar un Tratado de Libre Comercio con Uruguay?

La tendencia de estos acuerdos es mayormente regional en estos momentos. Por eso es que los Estados Unidos está en los procesos del TPP (Trans-Pacific Partnership), procesos que aún no han terminado. En Estados Unidos todavía tenemos muchísimo trabajo que hacer. Pero una vez terminado yo tengo la gran fe y la gran esperanza de que esto se termine. Entonces se abre a otros países. Y ahí puedo ver que Uruguay, si en ese momento tiene interés, pues también podemos trabajar con el país para hacerlo parte.


¿Esto se ha conversado con el gobierno uruguayo?

Sí, hoy (por ayer) me reuní con el canciller y fue una reunión muy buena. Hablamos someramente del TPP, de cómo iba el proceso internamente en Estados Unidos y asumo yo que a su debido momento podemos hablar. Pero no hay tratado todavía entonces no fue una conversación concreta. Una de las cosas que hablamos con el canciller fue los esfuerzos de los pequeños negocios que Uruguay tiene interés en hacer y que nosotros tenemos muchísimas experiencia. Habrá una serie de intercambios para que Uruguay conozca mejor los modelos que usamos en Estados Unidos. Dos o tres personas del gobierno irán a San Antonio para explorar estos centros de incubación de pequeños negocios.

¿Cómo se imagina las relaciones con Latinoamérica si el Partido Republicano ganas las próximas elecciones?

Lo que le puedo decir sobre las elecciones es que se viene de un descontento del pueblo que quiere oír soluciones que no son las tradicionales y que se pueden reducir a una frase corta. Lo que pasa con eso es que no es muy realista. Y vamos a entrar ahora a una fase en las elecciones que van a tener que entrar en detalles. Habrá una serie de valles y montañas hasta noviembre. Es una eternidad en una elección. En Estados Unidos nadie está sentado en la cerca, todo el mundo tiene su candidato. Y con mucha pasión, que en los Estados Unidos no vemos eso muy a menudo.

¿Habrá continuidad en la relación con Uruguay gane quien gane?

Yo creo que sí. Uruguay tiene una cosa maravillosa que para nosotros es muy importante que es la falta de corrupción. Y eso todo el mundo lo sabe. Es un atractivo para cualquier país hacer relación con un país así. El secretario Ferry, en enero en Davos, dio un discurso donde puntualizó la importancia de que los gobiernos no fueran corruptos. Hemos visto en la misma América Latina la gente en la calle y eso es como un síntoma de hartazgo. Va a ser fácil de que las relaciones Uruguay-Estados Unidos continúen y que sean tan productivas y constructivas como hasta ahora. Yo admiro la fuerza de las instituciones, de la justicia y la democracia uruguaya.


Venezuela y Brasil

¿Qué comentarios tiene sobre la decisión del secretario general de la OEA, Luis Almagro, de aplicar la carta democrática sobre Venezuela?

En Venezuela cualquier instrumento, cualquier herramienta que podamos usar los países de la región y del mundo entero en poder abocar un diálogo entre las partes y que se usen procesos constitucionales para poder hacer los cambios que se quieran hacer, nos ayuda a todos. Tenemos que ayudar a que haya un entendimiento a través de la carta democrática, a través de esfuerzos de otros países de la región que tienen un gran interés de traer las partes opuestas en Venezuela a un diálogo. Lo más importante es que Venezuela se estabilice y que la gente pueda tener acceso a alimentos, a servicios de hospitales, a los servicios de Derechos Humanos que queremos que todos tengan.


¿Cree que esta decisión puede favorecer el diálogo entre las partes?

Hay varios esfuerzos que se están realizando. El antiguo presidente español Zapatero está liderando un esfuerzo junto con los presidentes Fernández y Torrijos y yo creo esos esfuerzos hay que aplaudirlos, hay que estimularlos y darle la importancia que tienen. Pero creo que lo importante es que Venezuela pueda estabilizarse.

¿Qué valoración hace Washington sobre lo que está pasando en Brasil?

El presidente Obama ha sido muy claro cuando dijo que los brasileños pueden resolver sus propios problemas. Y de que hay herramientas constitucionales para hacerlo. Nosotros más allá de eso no nos debemos meter. Nosotros bregamos de gobierno a gobierno a por más relaciones. Siempre seguimos tratando. Es bien importante que los Estados Unidos dé mensajes consistentes de hacer acercamientos y de encontrar denominadores comunes que se conviertan en bases sobre las cuales se puedan formar relaciones comerciales y donde los Derechos Humanos y la democracia también se observen. De eso nunca nos vamos a dar por vencidos.


Populares de la sección