Rematarán colección de piezas de la primera fábrica de porcelana de Italia

Está previsto que el valor mínimo de salida supere los € 4.3 millones

El Museo Richard Ginori, la colección de piezas de la primera fábrica de porcelana de Italia, impulsada por el marqués Carlo Ginori en el siglo XVIII, sale de nuevo a subasta pública tras dos años de abandono.

El concurso está previsto que se celebre el próximo 23 de febrero a la hora 12.00 (local) y el precio mínimo de salida serán 4.334.700 euros.

"Los bienes son propiedad de la sociedad Museo Richard Ginori en liquidación voluntaria por la decretada quiebra de la firma Richard Ginori, y se ponen a la venta de forma inseparable junto al inmueble", se lee en el acto del juez que ha dictado el procedimiento de subasta, según los medios locales.

De esta manera, el comprador podrá disponer del patrimonio cultural contenido en el interior de este histórico edificio, situado en la localidad italiana de Sesto Fiorentino, en la provincia de Florencia, región de Toscana (centro).

Pero además, también serán suyos dos bienes histórico-artísticos, tres núcleos modelados en yeso, cuatro cromolitografías en piedra, cinco placas de cobre, seis improntas en azufre para camafeos, diversos moldes en yeso y el Archivo de la fábrica de Sesto Fiorentino, fundada en 1735.

Ese año, el político, empresario y marqués italiano Carlo Ginori decidió levantar una empresa que se dedicaría a la creación de piezas de porcelana en el municipio de Sesto Fiorentino.

Convencido del potencial que ofrecía esta zona, Ginori erigió entonces los cimientos de una compañía que poco después de iniciar su andadura adquiriría una relevante fama y no tardaría en hacerse con un hueco de prestigio en el sector de la porcelana en la región de Toscana.

Con el paso de los años, la firma de Ginori se labró un nombre por la delicadeza y la exquisitez de sus piezas, y sus creaciones fueron demandadas por grandes familias italianas y hoteles de lujo. Famoso fue, por ejemplo, el plato de porcelana que la firma creó en 1975 con motivo del Jubileo proclamado y celebrado por el papa Pablo VI. Los fructíferos años de incesante producción, sin embargo, no evitaron el declive de la firma, que se declaró en quiebra hace dos años, y la situación en la que se encuentra ahora.

El Museo Richard Ginori, nacido junto a la fábrica de porcelana en el siglo XVIII, puede presumir de ser el primer museo empresa de Europa y de custodiar el testimonio histórico de la compañía de porcelana más antigua de Italia.

Entre sus tesoros se encuentran objetos de porcelana y mayólica, esculturas, diseños y documentos de archivo que permiten sumergirse en la evolución de esta histórica fábrica desde los últimos tres siglos.

Estas joyas se pondrán ahora a la venta, después de que el museo haya permanecido dos años cerrado y en estado de abandono, y no se haya registrado interés por parte de instituciones o de empresas para comprarlo y reestructurarlo.

En la subasta, sin embargo, no entrará en juego la prestigiosa fábrica florentina, pues es propiedad de la firma de lujo italiana Gucci desde que la adquirió en subasta en 2013.

Conocida a nivel internacional, la porcelana de esta célebre firma ha sido durante años un referente a nivel mundial por su fórmula, que mezcla caolín, cuarzo y feldespato.

Su porcelana se caracteriza por atravesar dos cocciones sucesivas, una a 1.000 grados y otra a 1.400°C, para alcanzar así el máximo grado de translucidez y resistencia, según explica el Museo en su página web. De esta manera, las piezas logran compaginar elegancia y meticulosidad, pureza y refinamiento.

En 2013, con la adquisición de la fábrica por parte de Gucci por un desembolso de 13 millones de euros, la firma italiana de lujo confiaba en poder relanzar así la histórica marca.

"Seguramente la porcelana de Richard Ginori estará presente en el futuro en los mercados internacionales", decía entonces el presidente de Gucci, Patrizio di Marco.

"Como Gucci, también Richard Ginori es parte integrante de la historia de Florencia y ha contribuido a impulsar la imagen de esta ciudad en todo el mundo. Por este motivo, hay dos factores imprescindibles que acompañarán la fase de reestructuración y lanzamiento de Richard Ginori: respeto a esta histórica firma e inversión en su futuro", añadía.

Esta operación, no obstante, no logró atraer a nuevos inversores para la compra del museo y su destino estará ahora ligado al resultado de la subasta del próximo febrero, que deberá concluir con un comprador que evite que caiga en el olvido.


Fuente: (EFE)