Rendición: diputados del FA negocian con muy poco margen

La bancada se reúne hoy en busca de dinero para la educación

"Se escucha mucho bolazo", dice uno de los diputados encargados de negociar la Rendición de Cuentas que el Poder Ejecutivo envió al Parlamento. Y enumera algunas de las propuestas que en la bancada de izquierda se están manejando para cubrir esos gastos en educación que el equipo económico quiere recortar: impuesto a la herencia, suba del impuesto al patrimonio, supresión de las vacantes de las Fuerzas Armadas y de la Policía, aplicación del impuesto de primaria a las grandes extensiones forestales.

Esas y otras iniciativas, con pocas posibilidad de ser aprobadas, están arriba de la mesa del oficialismo como alternativas para cubrir el aumento previsto para la ANEP, la Udelar y el INAU en 2017 y que el gobierno quiere empezar a otorgar en 2018. El presidente Tabaré Vázquez y el ministro de Economía, Danilo Astori, han advertido una y otra vez que el Ejecutivo y el Frente Amplio llegaron a un acuerdo que debe ser respetado.

Ese acuerdo supone, entre otras cosas, que la suba del IRPF empiece a afectar a los sueldos superiores a $ 50 mil nominales. Pero, el Frente Amplio sostiene que en ningún momento se habló de recortes en las partidas para la educación.

"El recorte planteado en la Rendición es de $ 2.588 millones, y más de la mitad es en la educación pública. Desde nuestro sector tenemos una mirada crítica porque esto no fue parte del acuerdo", dijo a El Observador el diputado Gerardo Núñez (Partido Comunista).

El PCU, el Movimiento de Participación Popular (MPP), y el Partido Por la Victoria del Pueblo (PVP) son los sectores que más insisten en obligar al Poder Ejecutivo a que no postergue las partidas.

En la lista 711, del vicepresidente Raúl Sendic, y en el Partido Socialista tienen una postura más moderada. Mientras, en Asamblea Uruguay (AU) respaldan a Astori y advierten que hay poco margen de maniobra.

Fuentes cercanas al equipo económico encabezado por Astori dijeron a El Observador que el proyecto está abierto a cambios pero se exigirá que se presenten alternativas a cada gasto propuesto. El Poder Ejecutivo ya les transmitió a los legisladores frenteamplistas su disposición para negociar dentro de márgenes que no pongan en juego el ajuste de las cuentas públicas y, por tanto, las notas de las calificadoras de riesgo.

Propuestas

Una de las cartas que se juegan los frenteamplistas que buscan dinero para darle a la educación tiene que ver con la exoneración del impuesto al patrimonio del que gozan varias empresas.

En 2013 se exoneraron $ 13.000 millones por este concepto y hay quienes quieren echar mano en ese monto.

Asimismo, se analiza la posibilidad de ponerle IVA a los juegos de azar, propuesta que había sido presentada por el diputado Darío Pérez (Liga Federal).

Los diputados del Frente Amplio también tienen la posibilidad de atender las propuestas que le llegan desde el Partido Nacional y que parecen más propias de la izquierda que de los partidos tradicionales.

Es así que el diputado Jorge Gandini (Alianza Nacional) propone gravar las ganancias que las instituciones financieras consiguen por efecto de la política de inclusión financiera, que promueve el uso de medios electrónicos de pago. Asimismo, su par Omar Lafluf quiere trasladar el impuesto de Primaria a las grandes extensiones de tierra forestadas por empresarios.

Los diputados Gandini y Gustavo Penadés se contactarán la semana próxima con legisladores del Frente Amplio para hacerles llegar su propuesta.

La Cámara de Diputados tiene plazo hasta el 4 de agosto para aprobar la Rendición de Cuentas y luego pasará al Senado.

La bancada de diputados del Frente Amplio se reunirá hoy para empezar a intentar una solución que deje a todos conformes.


Populares de la sección