Reparar el sistema de cañerías costaría a OSE US$ 200 millones

El organismo pierde el 50% del agua potable e invierte US$ 25 millones al año para paliar la situación
Cada año, OSE pierde unos 170 millones de metros cúbicos de agua por roturas en la red de cañerías e invierte US$ 25 millones para paliarlo. Si bien la situación podría revertirse, hacerlo implicaría que OSE destine un total de US$ 200 millones.

Al día de hoy, casi el 50% del agua que potabiliza OSE se pierde antes de llegar a las canillas de los hogares. Esta situación no es nueva ya que en 2013 el presidente del organismo, Milton Machado, informó a El Observador de este problema.

En aquel momento, Machado aseguró que para el 2015 el total de agua perdida se reduciría al 40%. Sin embargo, a tres años de aquel anuncio y cumplido el plazo fijado, la meta sigue sin lograrse y las pérdidas son las mismas.

OSE se planteó como objetivo lograr que el 70% del agua que se potabiliza y suministra no se pierda por ruptura en el sistema de cañerías. Lograrlo implicaría un ahorro de US$ 27 millones anuales.

Durante la sesión de la comisión de Vivienda, Territorio y Medio Ambiente de la Cámara de Diputados realizada ayer, el presidente de OSE, Milton Machado, dijo que se gastan unos US$ 25 millones al año para paliar la situación y reponer las cañerías, informó a El Observador el vicepresidente de la comisión, el diputado Nicolás Olivera.

La comisión citó a las autoridades del organismo y del Ministerio de Vivienda (Mvotma) para conocer el panorama actual sobre los costos en la potabilización.

Hoy la meta de OSE es un poco más ambiciosa que en 2013: lograr que se conserve el 70% del agua que suministra y así ahorrar US$ 27 millones al año, dijo Machado. Pero reconoció que lograr ese objetivo es un desafío ya que el organismo debería invertir US$ 200 millones. Aun así, aseguró que se está invirtiendo unos US$ 25 millones al año para paliar los problemas que surjan.

Responsabilidad institucional


El presidente de la Cámara de Diputados y máster en Derecho Ambiental, Gerardo Amarilla, dijo a El Observador que la situación del agua responde a la ausencia de una autoridad competente que sea "clara" y a la falta de controles suficientes sobre la actividad industrial y agropecuaria.

"Hace 10 años el agua no era un problema, pero hoy por hoy lo está siendo en cuanto a la cantidad y calidad", opinó Amarilla. Según el diputado, Uruguay "tiene todas las herramientas normativas para tener una buena gestión y protección del agua". Sin embargo, opinó que existen "problemas de gestión y de institucionalidad" que perjudican el proceso y evitan que el objetivo se cumpla.

En una entrevista con El Observador en abril, el director de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), Alejandro Nario, dijo que el 80% de la contaminación en los cursos de agua se debe a la actividad agropecuaria y aseguró que el país se encuentra en un nivel de riesgo de "alerta amarilla". Si bien el diputado reconoce que la "presión" de la actividad industrial y agropecuaria "han tenido su impacto y generado situaciones extremas" en los ambientes acuáticos, opinó que la responsabilidad no apunta tanto a dichas actividades sino a la ausencia de una autoridad "clara" en la materia. "Tal vez tengamos una falta de liderazgo. Necesitamos una autoridad en tema agua más clara", expresó.

"Hace diez años el agua no era un problema, hoy lo está siendo en cantidad y calidad", afirmó Gerardo Amarilla, presidente de cámara de diputados

"Tenés una secretaría del agua en Presidencia, la Dirección de Aguas (Dinagua) en el Ministerio de Vivienda y Medio Ambiente, la Unidad Reguladora de los Servicios de Energía y Agua (Ursea), la Dirección Nacional de Hidrografía (Ministerio de Transporte), OSE, el Ministerio de Ganadería y las intendencias departamentales. Tenés muchos actores que tienen que ver con el tema pero no sé si hay alguien que ejerza un liderazgo. Al no haberlo, tenés dificultades para gestionar", señaló.

Al mismo tiempo, dijo que la calidad del agua "se va a agravar cada vez más" porque "hay una suerte de falta de controles en cuanto a las actividades que contaminan y afectan la calidad del agua". "Es un tema que viene atrás en el tiempo porque en el pasado se daba por hecho que el agua era pura y natural en cualquier lado del país. Pero los impactos de la actividad humana tiene sus consecuencias", agregó.

Ante este panorama, dijo que este año tendrá lugar por primera vez el Congreso Nacional del Agua en el cual sembrar las bases para la construcción de una política nacional sobre el recurso. Este será los primeros días de junio.

Populares de la sección