Reportajes del papel a las tablas

Una compañía de teatro y una organización de periodismo investigativo estadounidenses unieron fuerzas para crear un proyecto que convierte casos polémicos o sonados en obras adaptadas para los escenarios
Dos guardias de cárcel discuten acaloradamente, maldiciéndose el uno al otro, y llegan a los puños ante una audiencia de cien personas que miran embelesadas, aguantando la respiración.

La erupción de violencia no era dentro de una prisión sino en el escenario del teatro The Living Room, en Kansas City, Estados Unidos. Lo que sucedía sobre el escenario, en tanto, era el último ejemplo de un acercamiento innovador al periodismo investigativo: colocar una historia controversial sobre las tablas y dramatizarla para audiencias que, de otra forma, no conocerían ciertas problemáticas y descubrimientos realizados por los medios tradicionales.
La producción de Kansas City, Justice in the Embers, fue resultado de la colaboración entre StoryWorks, lanzada por el Centro para Reportajes Investigativos de California (CIR, por sus siglas en inglés), una ONG de periodismo, y el grupo Tides Theater de Bay Area.

Pese a que las técnicas multimedia han mejorado la presentación de historias investigativas, siguen apelando mayoritariamente a un público de consumidores de noticias dedicados. Por eso, en 2012, Joaquín Alvarado, jefe del CIR, y Jennifer Welch, directora artística del grupo Tides Theater, comenzaron a preguntarse cómo "lograr una polinización cruzada de las audiencias", en palabras de Welch. "Fue claro que podíamos hacer algo que tuviese más profundidad y se nos ocurrió que ciertas historias podían ser grandes piezas de teatro".

El CIR produce regularmente piezas de periodismo investigativo que aparecen en periódicos y programas de televisión en todo Estados Unidos. En 2013, el programa conjunto StoryWorks fue lanzado con una obra basada en una historia de CIR sobre veteranas de guerra sin hogar que vivían en barrios bajos de Los Angeles.

"Ha sido muy emotivo", dijo Welch sobre la media docena de obras que StoryWorks ha montado. En ellas, la gente real no solo es representada en el escenario sino que también tiene presencia en la audiencia, público de sus propias historias. "Estamos intentando romper las convenciones del teatro para que la gente no sienta que estamos dramatizando su vida, sino contando su historia con precisión", dijo Welch.

Las obras son de bajo presupuesto, con utilería y efectos mínimos, y suelen durar cerca de una hora, con tiempo para que luego de cada presentación el público pueda dialogar con los actores, productores y protagonistas de las historias.

Reconstruyendo un caso

En Kansas City, Janet Saidi, vicepresidenta de noticias de la estación televisiva KCPT, escuchó a un miembro de CIR hablar sobre StoryWorks en una conferencia. Su mente fue directamente al periodista ganador del Pulitzer, Mike McGraw, y su reportaje sobre la muerte de seis bomberos en 1988, cuando intentaban apagar un incendio de un camión que explotó, matándolos al instante.

La fuerza de la explosión resquebrajó los cimientos de los hogares y generó una horrorosa tragedia en la ciudad, pero las causas del incendio pasaron años sin ser determinadas. En 1997, cinco habitantes de Kansas City fueron procesados solo en base a testimonios de vecinos e informantes dentro de la cárcel. No había evidencia física ni testigos. Los cinco, incluyendo uno que tenía 17 años cuando ocurrió la explosión, fueron sentenciados a cadena perpetua, y, desde entonces, uno falleció en prisión.

McGraw, un periodista investigativo de fama nacional, comenzó a indagar en 2006, y su trabajo llevó a que las autoridades federales revisaran la investigación y los testimonios de informantes que habían mentido.Finalmente, un reporte de 20 páginas fue emitido por el Departamento de Justicia en 2011, pero páginas completas fueron censuradas. El reporte indicaba que otros dos sospechosos podrían estar involucrados, pero el caso no fue reabierto. Esos documentos son reproducidos en el programa de la obra Justice in the Embers, de StoryWorks.

Para explicar los grandes temas cubiertos por la labor de McGraw, la dramaturga Michelle T. Johnson creó dos guardias de cárcel de ficción que discutían el caso, dando argumentos tanto de inocencia como de culpabilidad.

Johnson también ideó a un bombero sin nombre, quien discute los peligros de la profesión, así como las cicatrices psicológicas que marcaron a Kansas City después de la explosión. "Si se escucha solo una campana, es alienante", dijo Johnson. "Necesitaba que se sintiera auténtico, no como una moralina".

Desde la investigación, uno de los condenados, Bryan Sheppard, el que tenía 17 cuando ocurrió la explosión, fue resentenciado por la Suprema Corte de Justicia estadounidense. A lo largo de varias escenas, uno de los guardias encargados de Sheppard está convencido de su inocencia, mientras que el otro, un exbombero, lo desprecia. Su madre, Veirgie, y la abogada de Sheppard también son presentadas junto a él, discutiendo sus opciones y su futuro.

El teatro de 100 butacas en Kansas City agotó sus entradas casi en cada presentación y el caso, con sus dudas sobre los cinco procesados, continúa rodando el pueblo. Luego de que Justicia en las Brasas termine su pasaje por Kansas City, el elenco y equipo se moverá hacia San Francisco para otra serie de presentaciones, continuando la difusión de trabajo investigativo original para nuevas audiencias.


Fuente: The Washington Post

Populares de la sección