Representante de usuarios de ASSE en la mira opositora

Para la oposición el representante de los usuarios en el directorio de ASSE responde al Frente Amplio.
Además de "representatividad" y "legitimidad", el nombre "Natalia Pereyra" fue de las palabras más repetidas ayer en el Senado, aún cuando, quizás, ninguno de los senadores presentes sabía con exactitud de quien estaban hablando.

Lo que los legisladores de todos los partidos sí sabían, con total certeza, es que Natalia Pereyra era el nombre escogido por el Poder Ejecutivo para el cargo de representación de los usuarios en el directorio de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE). También sabían que esa venia sería votada, tal como sucedió, aunque ignoraban que eso ocurriría solo con los brazos de los senadores del Frente Amplio y con un debate que dejó un cruce -con escalada verbal incluida- entre los representantes de la oposición y el oficialismo.

La oposición atacó la forma en que se elige al representante de los usuarios en la salud aduciendo falta de "representatividad" y "legitimidad". El senador independiente, Pablo Mieres, señaló "lógicas de opacidad" que imperan en el proceso de elección. El decreto que reglamentó la ley en cuestión establece que el Poder Ejecutivo elige entre tres nombres que son propuestos por el Movimiento nacional de usuarios.

Para Mieres se "incurre en una falsedad de representatividad" si el Senado asume que vota realmente a un representante de los usuarios. "Hubiera sido mucho más auténtico si se hubiera pedido un voto de confianza política", dijo el senador independiente. Mieres calificó el voto de la venia como una "tomadura de pelo" y una "ficción" y catalogó la designación como una situación "irregular, caprichosa y antojadiza". "El Poder Ejecutivo resuelve a dedo quien va a estar sentado", subrayó.

El legislador del Partido Independiente recibió muestras de apoyo y desaprobación. Mientras él hablaba la senadora socialista, Mónica Xavier, le pidió una interrupción para solicitarle que pida disculpas por los "excesos verbales" que, a su juicio, había cometido.

"No se puede acusar al presidente de la República, al Ministerio de Salud Pública y al Senado de que estamos haciendo un acto falso", dijo Xavier. Mieres no pidió perdón y redobló la apuesta con una afirmación que generó molestia en el oficialismo: "en estos años la organización de usuarios no hizo ningún tipo de reivindicaciones".

El senador colorado, Pedro Bordaberry, respaldó los argumentos de Mieres. Leyó de su celular la ley que le brindó un marco normativo al tema y se cuestionó que los mecanismos de selección sean democráticos, tal como establece la norma. "No es un mecanismo democrático pedir tres nombres y elegir", dijo Bordaberry. En otra intervención, el senador de Vamos Uruguay catalogó como un "fracaso" el sistema en curso y señaló que de esta manera se va "en camino al poder popular".

A las críticas también se sumó la voz del Partido Nacional a través de Javier García: "La propuesta de Pereira representa al 3% de los usuarios de ASSE. ¿3% es representativo del 97%?", se preguntó García. El senador dijo que "38 personas eligieron a Pereyra" y que eso no representa a un millón 200 mil usuarios. De hecho, García dijo que Pereyra será "un representante más del Frente Amplio en el directorio" de ASSE.

Los senadores del Frente Amplio afirmaron que la representación de usuarios en ASSE es "un proceso" que está en curso, que se "cumple con la normativa" y que no es "a dedo" sino en base "a los criterios que sustenta cada propuesta", según dijo el senador Yerú Pardiñas.

El senador frenteamplista, Marcos Carámbula, dijo que los usuarios "se hacen oír" y nombró algunas "conquistas" en diferentes puntos del país, en referencia a la crítica de Mieres. "Cuando se habla que esto es un fracaso, se habla desde el punto de vista ideológico. Hay un tema ideológico en torno a la participación del usuario", afirmó el exintendente de Canelones.

La senadora, Constanza Moreira, dijo que en el pasado nunca se le había dado representación a los usuarios y puso en tela de juicio las nociones de "representatividad" que manejó la oposición. "Podemos discutir si es el mejor mecanismo o no pero lo que no podemos es bastardear la discusión", dijo.

Populares de la sección