Represión y detenidos en marchas por primera semana de Temer

Los defensores de Rousseff salen a la calle y mantienen enfrentamientos con la policía
Los seguidores de la expresidenta brasileña, Dilma Rousseff, destituida el miércoles 31 de agosto por el Senado norteño, muestran en la calle su resistencia al gobierno de Michel Temer a través de sucesivas manifestaciones organizadas en distintas ciudades de Brasil. Las principales protestas ocurren en San Pablo, el corazón económico del gigante regional, en marchas que terminaron con detenidos tras incidentes entre militantes y la policía.

Por séptimo día consecutivo, una marea de ciudadanos se concentró el domingo en la emblemática avenida Paulista de San Pablo y se dirigió a la plaza Largo da Batata, en la zona oeste de la ciudad. La gran mayoría de las decenas de miles de manifestantes vestían de color rojo, característico del Partido de los Trabajadores (PT), la agrupación liderada por la expresidenta.

El PT afirmó en su sitio web que la manifestación del domingo convocó al menos a 100 mil participantes. Fue la mayor manifestación en contra del presidente Michel Temer desde que el abogado conservador juró el miércoles para reemplazar a Rousseff por el resto de su período, que termina en el 2018.

Los manifestantes fueron convocados por grupos de izquierda y sindicatos alineados con el Partido de los Trabajadores de Rousseff para pedir que se realicen nuevas elecciones. Algunos de los convocantes fueron el Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST) y la Central de Movimientos Populares (CMP).

El diputado del PT Pablo Teixeira convocó ayer a continuar con las manifestaciones. "Las personas cada vez se están manifestando más y el 'fuera Temer' es cada vez mayor", dijo, según publicó en su cuenta de la red social Twitter la organización de izquierda.

El Senado destituyó a Rousseff después de hallarla culpable de maquillar las cuentas públicas para ocultar el verdadero estado de la economía brasileña y Temer, exvicepresidente que como Rousseff también tiene bajísimos niveles de popularidad, asumió el poder.

A la justicia

La marcha del domingo comenzó de manera pacífica, pero una vez que los organizadores la dieron por concluida hubo un pequeño tumulto y la policía lanzó bombas de gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes, según publicó la agencia EFE.

"¡Fuera Temer!" y "¡Elecciones directas ya!", fueron las consignas repetidas de los manifestantes, quienes sostienen que la destitución es un golpe. Algunos militantes quemaron un ataúd que contenía un muñeco de Temer.
La protesta cerró con enfrentamientos con la policía, que disparó bombas de gas, según el sitio G1. Otras manifestaciones esta semana terminaron del mismo modo, con destrozos y dispersadas por la policía.

La policía brasileña presentó cargos ayer contra 16 manifestantes que participaron de la protesta contra Temer por los delitos de delincuencia organizada y corrupción de menores.
Las 16 personas, todas ellas mayores de edad, fueron detenidas con máscaras antigás, piedras y diversos objetos utilizados para practicar actos de vandalismo, según informó ayer en un comunicado la Secretaría de Estado de San Pablo (SSP). La policía también detuvo a 10 adolescentes, quienes deberán responder por una infracción relacionada con la delincuencia organizada.

Respuesta

Temer, que viajó a China para participar del G20 horas después de ser juramentado, minimizó las protestas y dijo que fueron "grupos pequeños y depredadores".
"Son pequeños grupos, parece que son grupos mínimos (...). No lo tengo numéricamente, pero son 40, 50, 100 personas. Nada más que eso. Entre 204 millones de brasileños, creo que es inexpresivo", sostuvo el mandatario.

Esas declaraciones generaron la reacción de los defensores de Rousseff. "El presidente golpista de Brasil dijo que nuestra manifestación tendría 40 personas. Aquí están las 40 personas, ya somos casi 100 mil en la avenida Paulista", dijo Guilherme Boulos, del movimiento de los Sin Techo.
Además de las protestas en San Pablo, también se realizaron algunas marchas más pequeñas contra Temer en Río de Janeiro y Curitiba, entre otras. (Agencias) l

Populares de la sección