Resolver problemas sociales: una oportunidad de negocio

El rol de las empresas en la creación de valor compartido y su retorno económico como resultado según el experto estadounidense Dane Smith
Por María Inés Fiordelmondo

La palabra "sustentabilidad" empezó a sonar en el ambiente empresarial, sobre todo a impulso de multinacionales que perciben la existencia de oportunidades en los problemas sociales. El orador principal del evento "Sustentabilidad: creando valor compartido" realizado por Montevideo Refrescos, fue el managing director de la empresa sin fines de lucro FSG, Dane Smith, quien habló sobre "valor compartido" y cómo el tomar las riendas para mejorar una situación social puede impactar de manera positiva en las ventas, los costos, los procesos de innovación y el entorno para los negocios.

Colaboración como base

El primer paso para crear valor compartido, según Smith, está en estudiar los problemas del entorno y ver cuáles son las intersecciones con el negocio.

Pero para esto, resulta esencial ser consciente que "las empresas traen algo en términos de posibilidad de crear prosperidad e innovar, que a veces ninguno de los otros actores tienen. Su papel es clave, pero no pueden hacer nada sin la colaboración de otros", sostuvo Smith. Por esta razón, el punto de partida para las empresas que quieran ser sustentables, está en generar diálogos "extensos" con ONG, con otras compañías –aunque sean competidoras–, y con el gobierno para identificar oportunidades. "Las empresas no tienen todas las respuestas, ni las ONG, ni los gobiernos ni las comunidades, pero juntos sí pueden desarrollar programas de mucho impacto y a la vez innovadores", apuntó Smith.

Tres niveles

El director de FSG resaltó que existen tres niveles en los que se puede crear valor compartido. Uno es a través de la creación de productos para satisfacer una necesidad detectada. Citó el caso de la estadounidense BD, que creó jeringas desechables para prevenir el HIV, impulsó su uso y hoy factura más de US$ 1.000 millones al año.

"Valor compartido no es lo mismo que filantropía; es una estrategia de negocios". Managing director de FSG, Dane Smith

Otro nivel es el que se da a partir de una redefinición de la productividad, cambiando la cadena de valor. Como ejemplo, mencionó a Coca-Cola y su trabajo por reducir el impacto medio-ambiental a través de la reducción del agua utilizada y del peso de sus envases.

El tercer nivel es facilitar el desarrollo de clústers locales, mejorar las habilidades disponibles, la base de proveedores y apoyar a instituciones de las comunidades donde la empresa opera para aumentar la productividad e innovación. Según Smith, todavía hay empresarios que piensan que "un mercado pobre no es bueno para los negocios", por lo que tendrán que reaprender a manejar sus negocios.

Populares de la sección