Restaurant Bianca: agradable sorpresa

El restaurant Bianca forma parte del Hotel Vivaldi, de reciente inauguración, ubicado en el hermoso barrio de Punta Carretas

Debo ser sincero: tengo cierto prejuicio por los restaurantes de hotel.
Creo que es un mal de muchos cocineros el ver con cierto recelo a este tipo de establecimientos, que muchas veces se limitan a ser “un servicio más” del negocio principal.

El restaurant de hotel no es el purgatorio, ni mucho menos: allí la vida del cocinero suele ser muy agradable, en cocinas de cómodas instalaciones, con estándares de organización y limpieza que en muchos restaurantes jamás siquiera soñaríamos tener.
Pero no somos tontos, sabemos que el hotel vive de los huéspedes y no de los comensales, y que nuestra tarea, de alguna manera, pasa a segundo plano.

Tal vez es por todo esto, que la sorpresa tras la visita a Bianca sea doblemente reconfortante.
En nuestra cena descubrimos un restaurant de aspecto moderno, pulcro y confortable, donde el color blanco pulula y sirve como hilo conductor a un cómodo salón con capacidad para unas 60 personas, al que se suman unas cuantas mesas fuera con vista a Ellauri, y que permiten disfrutar las tardes soleadas.

Mientras, del menú brota una propuesta clara y atractiva, en la que se alcanza la paradoja ideal en gastronomía: carta corta y no saber qué elegir.

A LA CARTA
La oferta gastronómica de Bianca es sencilla y sincera.
De carta breve y bien estructurada, la casa presenta un listado suficiente de entradas, principales y postres, de cocina internacional con claras inclinaciones hacia las cocinas italiana y francesa.

En nuestra visita tomamos un Brie Tibio y una Quiche de Zucchini como entradas, platos sabrosos y ejecutados con pericia, en porciones elegantes.

Al momento de los principales pedimos un Filet Mignon con puré rústico, de carne de una terneza insuperable, y unos Ravioli de Calabaza y Rúcula, correctos sin más.

Para finalizar la cena, compartimos un clásico de la pastelería gala: Pot de Creme de chocolate, delicioso y con la textura debida.

SOBREMESA
Bianca nos sorprendió gratamente.
El restaurant presenta un salón contemporáneo, impecable y armónico, que regala una muy buena primera impresión.
La carta es concisa y nada pretensiosa, con una oferta de platos en la que el comensal siempre encontrará una opción de su agrado.
Los precios nos parecieron muy accesibles, otro punto a destacar en épocas de inflación.

MOZO, LA CUENTA
Quiche de Zucchini: $ 150; Brie Tibio: $ 360; Ravioli: $ 320, Filet Mignon: $ 390; Agua: $ 70; Cerveza Leffe Brune: $ 110; Pot de Creme: $ 140. No se cobra cubierto.
Total de la mesa para dos: $ 1.540.
Precio por comensal: 770 pesos.

Bianca se ubica en Blanca de Tabaré 2903 casi Ellauri, debajo del Hotel Vivaldi.
El horario de atención al público diariamente es de 12:30 a 14:30 y de 20 a 22:30 horas.
Por reservas se puede llamar al 2 714 00 00.
Para más información de Bianca y conocer el local con una galería de fotos, visitar este enlace.


Comentarios

Acerca del autor