Retoman caso Santa Lucía para indagar robo de banderas

Justicia de Canelones remitió la semana pasada el expediente del homicidio de un hincha de Peñarol por menciones a la sede de Nacional y vínculos con barras brava
Los incidentes generados en la plaza de Santa Lucía, Canelones, durante los festejos del aniversario de Peñarol el 28 de setiembre de 2016, que terminaron con tres baleados -uno de ellos muerto semanas después-, y 16 hinchas de Nacional procesados, dieron lugar a una indagatoria sobre ese club. Las declaraciones de varios de los procesados, sobre que por tener una bandera del club rival obtenían beneficios, llevaron a la fiscal del caso, Mónica Castro, a solicitarle al juez penal de Canelones de 1º turno, Luis Sobot, que remitiera el expediente a un juzgado penal de Montevideo para que se investigara ese vínculo entre los barras y Nacional.

La solicitud fue realizada meses atrás, informó en febrero el portal de noticias Ecos. En esa oportunidad, el juez Sobot indicó al portal que "lo que llamó la atención a la Fiscalía es que uno o dos de los indagados afirmaron que tener una bandera del equipo contrario daba ciertos privilegios, como conseguir entradas o (la financiación de) viajes al exterior. Pero no se dijo de quién se obtenía esos beneficios, no se dijo que lo daban los dirigentes".

El juez aclaró que al mencionarse la sede del Club Nacional de Fútbol (ubicada en el barrio La Blanqueada) no está "en su jurisdicción" y por eso enviaría el expediente a un colega de la capital.
El envío se concretó la semana pasada, informó una fuente del caso a El Observador y se encuentra ahora en la órbita de la Oficina de Recepción y Distribución de Asuntos, donde se asignará al juez que le tocará el caso. Quien remitió el expediente no fue Sobot sino un suplente, porque el magistrado se encontraba con licencia por enfermedad.

Esa oficina del Poder Judicial es la encargada de recepcionar y distribuir en los juzgados los asuntos que ingresan, a través de un sistema computarizado y aleatorio. Cuando un juez recibe un expediente que se le remite a través de ese sistema, debe analizarlo y declarar si es o no competente para tomar el caso.

El caso de Santa Lucía tomó fuerza nuevamente el jueves 25 de mayo, cuando la Policía le incautó en su casa al hincha que trabajaba en la seguridad de Nacional 33 banderas robadas de Peñarol. Ante los funcionarios policiales el hombre que luego resultó procesado sin prisión por receptación, dijo que las banderas estaban en el sótano de la sede del club, pero ante el procesamiento de 16 parciales le pidieron que las sacara de allí y por eso se las llevó a su casa.

"Que lo que se dice en la Policía después no se dice en la Justicia pasa muchas veces". Eduardo Bonomi, ministro del Interior

"El indagado declaró que luego de los incidentes de Santa Lucía, arregló para que le llevaran a su casa -negó decir quién o quienes- un bolso con más de 30 banderasdel Club Peñarol, con la finalidad de cortar las provocaciones con el club rival, y que iba a incinerar", afirmó la jueza penal de 10º turno, Dolores Sánchez, en el auto de procesamiento en el que le ordenó realizar tareas comunitarias por 90 días, a pedido de la fiscal Mónica Ferrero. El allanamiento a la casa del procesado fue dispuesto luego de que martes 23 el hombre desplegara una bandera de Peñarol en un partido que Nacional estaba jugando contra el cuadro argentino Lanús por la copa Libertadores.

Las declaraciones en las que el hincha mencionaba que las banderas estaban en la sede de Nacional fueron realizadas ante la Policía pero luego se desdijo en la sede judicial, según indicó la fiscal en su dictamen.

Repercusiones en el gobierno

Si bien el episodio por las banderas podría catalogarse como un hecho puntual, el secretario nacional de Deportes, Fernando Cáceres, dijo este lunes en declaraciones a Subrayado que se trata de "delitos graves que pueden generar y han generado situaciones de violencia inaceptables". De hecho, la muerte de un hincha de Peñarol en los festejos del aniversario en Santa Lucía tuvo como punto de partida el robo de "trapos", como les llaman a las banderas.

"Que los dirigentes deportivos asuman que no se deben alentar estos comportamientos ni guardar símbolos en ningún lugar de la institución que presiden. Nosotros creemos que no hay una institución única implicada. Hay una investigación en curso pero efectivamente estas prácticas a todas voces sabemos que existen", afirmó el jerarca.

Por su parte, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, afirmó en rueda de prensa que las investigaciones en curso están siendo "facilitadas" por las cámaras con reconocimiento facial, instaladas este año (ver Apunte). También dijo que sólo dos clubes entregaron la lista de hinchas violentos a los que se les debe impedir el ingreso a los estadios.

El "comienzo de la solución"

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, afirmó este lunes en rueda de prensa que hay una "investigación a fondo de lo que está pasando que está facilitada por la video vigilancia". "Nosotros dijimos en su momento que el comienzo de la video vigilancia era el comienzo de la solución pero no inmediata. La base de datos está creciendo y van a ser cada vez más los lo que no puedan ingresar al campo de juego Estamos siguiendo un camino, lo hemos marcado claramente. Ya ahora hay una mejora importante.", señaló Sobre las declaraciones del hincha procesado sin prisión el viernes 26, Bonomi sostuvo que "que lo que se dice en la Policía después no se dice en la Justicia pasa muchas veces".


Populares de la sección