Retoman juicio electoral a Temer que puede apartarlo del gobierno

Ya bajo sospecha por polémica grabación, el presidente enfrenta otro caso que puede hacerlo caer
Política y judicialmente acorralado. Esa es la mejor definición para explicar la situación del presidente de Brasil, Michel Temer, cuya controvertida figura volvió a estar en el centro de la escena pública cuando el Tribunal Superior Electoral (TSE) retomó un juicio iniciado en abril pasado sobre la legitimidad de las elecciones realizadas en 2014.

Las denuncias contra la expresidenta Dilma Rousseff, que fue reelecta ese año junto a Temer –que la sustituyó el año pasado luego que fuese destituida tras un proceso de impeachment por manipular las cuentas públicas– refieren a presunto abuso de poder y financiación ilegal de sus campañas políticas.

El mecanismo de financiación está vinculado con fondos de la petrolera estatal Petrobras, lo que dio margen al mayor escándalo de corrupción de la historia y a la investigación denominada "Lava Jato" (lavadero de autos), que desde Curitiba encabeza el juez anti corrupción, Sergio Moro.

Las denuncias contra Roussefff y su entonces aliado Temer fueron realizadas ese mismo año y en 2015 por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), de centroderecha, que fue derrotado en las urnas, pero que hoy –vaya paradoja del destino– es el principal aliado del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), de Temer.

Los siete integrantes que forman parte del TSE deberán determinar si Rousseff y Temer cometieron efectivamente los delitos que se les imputa en la denuncia.

Dentro de los escenarios a que se enfrenta la causa, existe la posibilidad de que la causa sea archivada y que el presidente sea absuelto.

Esa convicción prevalece en su entorno. Este juicio, el más inmediato que debe afrontar el mandatario, debería terminar este jueves, pero distintos analistas creen que puede extenderse algunas semanas, si uno de los jueces se ampare en el pedido "de vista" para analizar el expediente con mayor nivel de detalle.
Un grupo de manifestantes se concentró frente a la sede del tribunal para reclamar la salida del presidente y exigir la realización de elecciones "directas ya".

Apenas comenzó la sesión, el relator del caso, Herman Benjamin, leyó un extenso informe, que condensa los alegatos y pruebbas reunidas durante la investigación.

Benjamin se mostró partidario de que la elección sea anulada, lo que de ser avalado por los siete magistrados terminaría con el mandato de Temer, tras lo cual el Congreso debería evaluar cuál es el mecanismo para designar a su eventual sucesor.

Otros frentes

Pero ese no es el único flanco débil que hoy tiene el presidente. La grabación realizada el 17 de mayo por el empresario Joesley Batista en el marco de una delación premiada, y en la cual Temer parecía avalar el pago de coimas al expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, lo puso entre la espada y la pared.

El nuevo escándalo generó numerosos pedidos de renuncia y de apertura de juicio político contra el presidente. Eso llevó a que el Supremo Tribunal Federal (STF) iniciara una investigación por corrupción, organización criminal y obstrucción de la justicia.

De hecho, Temer debía responder ayer un cuestionario de 82 preguntas sobre ese caso pero consiguió una prórroga hasta este viernes para hacerlo.

El cerco contra el presidente volvió a estrecharse este martes con la detención del exministro de Turismo, Henrique Eduardo Alves, que es investigado por corrupción y lavado de dinero en la construcción del estadio Arena das Dunas, en Natal, para el Mundial 2014.

Posibles escenarios

Verificación. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) puede devolver el caso a la fase de verificación de pruebas, con lo cual el proceso judiciali puede extenderse más de lo previsto.

Archivo. Otra de las posibilidades al alcance del TSE es desestimar las acusaciones que pesan en contra del presidente brasileño y archivar las actuaciones que están en curso.

Rechazo parcial. El tribunal también puede rechazar las acusasiones parcialmente y decidir, por ejemplo, que Dilma Rousseff es la culpable porque Temer no estaba al tanto de nada.

Anulación.
Pero el TSE también puede aceptar la denuncia en su totalidad: en ese caso, anularía la elección de 2014 y el mandato de Temer. Entonces, debe dilucidar si deja el cargo inmediatamente o no.

Elección. Si Temer debe dejar el cargo, el Congreso debe elegir a su sustituto en un plazo de 30 días, para completar el mande la ley electoral constitucional puede habilitar elecciones directas.

Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección