Retorno de desertores del Estado Islámico pone en alerta a Europa

La inteligencia europea teme que intenciones de regresar sean una trampa
La coalición de potencias que lucha contra los yihadistas asegura que los últimos ataques contra los bastiones del Estado Islámico (EI) multiplicaron las deserciones en las filas del grupo terrorista, sobre todo las de yihadistas occidentales, pero al mismo tiempo reconocen que el regreso a sus países de origen constituye un dolor de cabeza para las fuerzas antiterroristas.

La organización fundamentalista, que pierde terreno en Siria y en Irak por los incesantes bombardeos de decenas de cazabombarderos, se esfuerza por impedir que miles de voluntarios extranjeros que se unieron a ella en 2014 huyan de las tierras del califato autoproclamado.

No todos quieren irse por los mismos motivos. Lo hacen por miedo a los ataques aéreos, por decepción respecto a lo que se habían imaginado, por la corrupción de los dirigentes locales, por las acciones violentas contra los musulmanes sunitas o sencillamente por aburrimiento. Así se desprende de un estudio del Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización (ICSR, por su sigla en inglés) del King's College de Londres, realizado a partir de una muestra de 60 retornados.
"Se dan cuenta de que la fase final comenzó, muchos comienzan a enviarnos mensajes para informarse sobre cómo regresar", dijo a AFP el coordinador nacional de la inteligencia en Francia, Didier Le Bret. "Ya no se trata de la expansión del glorioso califato, y sabemos que algunos mueren cuando intentan huir", agregó.

Pero los retornos generan desconfianza en las fuerzas de inteligencia de la coalición internacional contra los yihadistas. "Como los servicios de seguridad del EI son muy desconfiados, nos preocupa cuando llega alguno: ¿cómo estar seguros de que es sincero y no realiza una misión?", sostuvo el funcionario francés.

Según el director general de la seguridad interior francesa, Patrick Calvar, a mediados de mayo "244 personas habían vuelto a Francia desde la zona siria-iraquí". "Asistimos a una mayor intención de regreso obstaculizada por la política de Dáesh (acrónimo árabe del EI) que, en cuanto quieren irse de Siria, los considera traidores que hay que ejecutar inmediatamente", dijo el funcionario.

Desde enero de 2014, antes de la proclamación oficial de la creación del califato, el ICSR creó una base de datos con entrevistas realizadas a los desertores del EI para intentar entender sus motivos.
Las razones

Algunos se fueron por un arrebato, a veces convencidos de que iban a unirse a una utopía, a una sociedad ideal regida por la sharía (ley islámica). Otros buscaban adrenalina, camaradería. Pero los aprendices de yihadistas acaban –según cuenta– inmersos en la violencia, la barbarie, el miedo, las privaciones, el aburrimiento, la incomprensión y la discriminación en función de sus países de origen.
"En sus relatos se repiten cuatro reproches: 'El EI se centra más en combatir a otros musulmanes que en el gobierno de Asad, el EI comete atrocidades contra musulmanes, el EI es corrupto y no sigue los preceptos del islam, y la vida bajo el yugo del EI es dura y decepcionante'", sostuvo en un informe Peter Neumann, director del ICSR.

Shiraz Maher, miembro del ICSR, es uno de los investigadores que interrogó a los desertores. "La mayoría de ellos nos dicen: 'No vinimos para esto'", afirmó. "Uno de ellos me dijo: 'Me gustaría decirles a todos los muyaidines que no vayan a Siria. La yihad no es eso. Van a acabar matando a musulmanes'", indicó.

El investigador también contó que uno de los reclutados por el EI le narró su decepción cuando advirtió que los jefes del grupo terrorista no dudarían en destruir un edificio lleno de niños con tal de matar a una sola persona.

Francia colabora con despliegue militar en Siria

Francia desplegó fuerzas especiales en Siria para asesorar a las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza de kurdos y árabes que combate al grupo yihadista Estado Islámico en las provincias de Alepo y Raqa. La ofensiva contra Manbij, apoyada por bombardeos de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, tiene el objetivo de cortar el eje de aprovisionamiento del Estado Islámico en hombres, armas y dinero desde la frontera turca.

Los militares franceses no participan directamente en los combates contra el EI sino que cumplen un rol de asistentes, indicaron a la agencia AFP fuentes del ministerio francés de Defensa. Las tropas de las FDS se encuentran en los suburbios de Manbij, que antes del inicio del conflicto tenía 70 mil habitantes.

Unos 400 soldados de las fuerzas especiales francesas están presentes en 17 países.

Fuente: AFP

Populares de la sección