Reunión de profesores fuera de hora opone a sindicato y Codicen

Pretende evitar pérdida de clases; Fenapes dice que es "inaplicable"

A poco más de un mes de haber logrado la flexibilización por parte del Codicen de la resolución que impedía a los estudiantes retirarse del liceo hasta que no se cumpla con el horario de clase, la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes) cuestiona la nueva disposición del organismo que establece que las reuniones de profesores deben realizarse fuera del horario de clase o los sábados.

De hecho, el tema estará sobre la mesa en la reunión tripartita, que en el marco de la mala relación que el sindicato mantiene con el Consejo de Educación Secundaria (CES), tendrá lugar en la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra) el jueves 22, con la presencia del Codicen.

La consejera del Codicen, Laura Motta, dijo a El Observador que el organismo tomó dicha resolución con el propósito de que la pérdida de clase por cuestiones que sean del propio servicio sea la menor posible. "Hemos visto que hay un número importante de clases que se pierden porque los profesores tienen que estar en otros lados cumpliendo funciones, ya sea por reuniones de profesores o exámenes u otros motivos", expresó.

Sin embargo, al igual que sucedió con la disposición que inhabilitaba a los estudiantes a salir del liceo antes de la hora prevista, los profesores entienden que esta resolución es "impracticable" y "genera caos" en los liceos.

Tal es así que el viernes pasado el núcleo sindical del liceo Nº1 (Centro) ocupó el edificio. La medida se mantuvo hasta el sábado cuando la dirección del liceo aceptó negociar horarios más convenientes para realizar los encuentros de profesores.

Emiliano Mandacen, dirigente del sindicato de profesores de Montevideo (Ades), dijo a El Observador que debido al multiempleo que caracteriza a la profesión docente, la resolución es "impracticable" porque de cualquier forma el profesor va a tener que ausentarse en algún turno.

Indicó que la norma da cuenta del poco conocimiento de la realidad educativa que tienen las autoridades.

Agregó que en la mayoría de los liceos el tema se ha resuelto gracias "al buen criterio de los profesores", que negocian con la dirección el mejor horario para realizar las reuniones. En este sentido, adelantó que en la mayoría de los casos se terminan realizando en el mismo horario y no en el contraturno, como dispone el Codicen. Afirmó que de esta forma se pierden menos clase, que haciéndolas fuera de horario.

En tanto, la presidenta de Fenapes, Virginia García, dijo a El Observador que la resolución "genera caos" en los liceos y viola la autonomía técnica de Secundaria.

Difícil, no imposible

Por su parte, Motta señaló que si bien "el espíritu general" de la disposición es evitar la pérdida de clase por reuniones o exámenes, la implementación corre por cuenta de cada consejo, en este caso el CES, que debe aplicarla de acuerdo a sus posibilidades.

"Como suele suceder en todo el sistema educativo, más allá de las directivas generales también hay una parte que cada liceo tiene que ir adecuando a sus características", manifestó. "El Codicen da las orientaciones generales, cada consejo aterriza a sus realidades y después hay también contextualización que hacen los centros educativos", agregó. Reconoció que se trata de "una tarea difícil, pero no imposible".

Mandacen negó que esto sea así porque "la presión de los inspectores para cumplir con la resolución es continua", señaló.

A su vez, Motta negó que se esté violando la autonomía técnica del CES, ya que por la ley general de Educación, al Codicen le compete dictar las orientaciones y reglamentos generales.


Populares de la sección