Riesgo de pérdida de salario real reaviva debate por la indexación

PIT-CNT dice que sectores menos dinámicos resignarán ingreso en 2016
Un informe crítico del Instituto Cuesta Duarte del PIT-CNT que reclama cambios en las pautas salariales oficiales ante el riesgo de que los trabajadores puedan sufrir su primera pérdida de salario real luego de 11 años, vuelve a poner en debate la indexación de las retribuciones, algo que el Ejecutivo intenta cambiar con la propuesta de ajustes nominales y correctivos por inflación pasada a plazos mayores que rondas anteriores. Sin embargo, ante un contexto de inflación que se acerca a los dos dígitos, los sindicatos están cada vez más preocupados por el riesgo que esto implica para su poder adquisitivo.

En términos de salario real, la medida más usual para analizar la evolución del poder de compra de los trabajadores, el indicador se ubicó en promedio 1,56% en 2015 por encima de 2014, indica el informe. De hecho, la central apunta que el propio gobierno no esperaba una desaceleración tan importante del salario pese al enfriamiento de la economía, ya que para 2015 tenía una proyección de crecimiento del 2,5% según la ley de Presupuesto.

El trabajo de la central sindical responsabiliza al rebrote de las presiones inflacionarias como una de las razones fundamentales que está explicando la desaceleración del poder de compra.

En ese sentido, el Cuesta Duarte advierte que de "no mediar cambios en la aplicación de los lineamientos propuestos por el Poder Ejecutivo para la sexta ronda de negociación colectiva,la tendencia a la desaceleración del salario real se agudizará aún más y en un contexto de estabilidad en el ritmo de crecimiento económico, la masa salarial volverá a caer, provocando efectos redistributivos regresivos".

En enero comenzaron a negociar unos 200 mil trabajadores cuyos convenios vencieron en diciembre de 2015. Se trata mayormente de sectores de salarios sumergidos (unas 110 mil trabajadoras domésticas y 30 mil trabajadores rurales de la granja y la forestación, entre otros).

"Sin cambios importantes en la posición del Poder Ejecutivo respecto a los lineamientos, es probable que estas negociaciones también se extiendan en el tiempo, con las consecuencias negativas que esto provoca en el salario real medio, fundamentalmente en sectores donde, por sus características, el pago de la retroactividad es más difícil", alertó.

Asimismo, sostiene que con el nivel actual de precios "es muy difícil alcanzar acuerdos en el marco de los nuevos lineamientos, donde la mayoría de los grupos de negociación tienden a ubicarse en el sector medio, que contiene ajustes semestrales de 4,25%. Esto implica percibir aumentos anuales (y por todo concepto) por debajo de la inflación (un punto aproximadamente), sin crecimiento adicional y con correctivos que en el mejor de los casos se implementan cada 18 meses", recuerda.

Inflación esperada 2015 12


Para corregir ese rezago en el poder adquisitivo de los dependientes, el Cuesta Duarte sugiere "la incorporación de correctivos anuales" en las mesas de negociación "lo cual incidiría positivamente en la evolución del salario real promedio anual, en particular para los salarios de los trabajadores pertenecientes a sectores calificados como "medios" y "en problemas", donde se proponen ajustes anuales de 8,5% y 7,5% respectivamente para el primer año. "Si bien los correctivos anuales ayudarían a aminorar la caída del salario real, la única manera de asegurar el mantenimiento del salario real medio y revertir la tendencia al enlentecimiento del mismo, es adicionar a los convenios aumentos reales en consonancia con el crecimiento de la economía", planteá.

Los expertos

El economista Nicolás Fornasari del Cinve indicó a El Observador que los nuevos lineamientos que presentó el gobierno en su momento en base a la situación en la que se encontrara cada sector "fue un elemento positivo", buscando interiorizar la heterogeneidad presente entre los distintas ramas, ante una nueva fase de la economía. "Ahora bien, sobre todo en lo que refiere a los sectores caracterizados como medio y en problemas, para la viabilidad de este planteo era clave un compromiso firme de las autoridades con una moderación en el crecimiento de la inflación a fin de anclar las expectativas de los agentes", recordó.

Actualmente, pos anuncio de ajustes de tarifas y el nuevo impulso sobre el tipo de cambio, "la inflación experimenta presiones adicionales a la vez que las expectativas de crecimiento de la economía se han deteriorado, siendo escasos los sectores dinámicos. Por ello la preocupación planteada desde el lado de los trabajadores "es entendible", reconoció.

A su juicio, "podría ser razonable" que las pautas propuestas de lineamientos salariales fueran analizadas a la luz de la nueva realidad. "Entre algunas alternativas a estudiar de parte de autoridades y trabajadores puede mencionarse una mayor flexibilidad en el cronograma de correctivos o menores plazos de duración de los convenios. En cuanto a los aumento nominales, seguirá siendo fundamental el compromiso de las autoridades sobre una moderación en el crecimiento de precios", aseguró Fornasari.

Precisamente, en su informe bajo el mecanismo de consulta del Artículo IV divulgado esta semana, el FMI apoyó los nuevos lineamientos salariales que incluyeron ajustes nominales con el objetivo de frenar la "inercia de la inflación". No obstante, sugirió "medidas adicionales" para eliminar por completo la indexación pasada, es decir los correctivos por inflación que hoy el gobierno asegura en un horizonte de 18 y 24 meses.

En la misma línea, la economista Florencia Carriquiry de la consultora Deloitte considera que "no es conveniente" revisar las pautas. Recordó que el gobierno ya cedió en el inicio de la sexta ronda a correctivos por inflación a 18 en lugar de 24 meses. "Correctivos más seguidos profundizarían la indexación y harían más difícil el control de los precios", alertó.

Asimismo, reconoció que dado el contexto actual existe un riesgo de que se pueda perder salario real en 2016, hasta que no se apliquen los correctivos. "Es parte del ajuste que tiene que procesar la economía", consideró.

"Ni la aplicación de los nuevos lineamientos en los Consejos de Salarios con desindexación, ni el menor crecimiento de salario real verificado en 2015, ni el enlentecimiento y caída del consumo privado que se dieron, han aminorado el crecimiento de los precios al consumo, sino que por el contrario estos se han acelerado. Tampoco han incidido en disminuir las expectativas de los agentes privados en torno a la evolución futura de los precios", argumentó el Cuesta Duarte.

Populares de la sección