Robles y nogales, otra manera de forestar

Son especies adaptadas al suelo y al ambiente local, de manejo sencillo, que generan sinergias con otros rubros y son rentables
En el escenario forestal de Uruguay, además de la creciente presencia del monte nativo, hay especies no autóctonas cuyos aportes son muy conocidos, como el eucalipto y el pino, en tanto otras están haciéndose conocer, por ejemplo el roble y el nogal, de la mano de la acción del Vivero Imperio Verde.

Luis López y Ana Laura Sastre, sus directores, comentaron a El Observador Agropecuario que si bien depende de cada sistema productivo –entre otros factores, como los momentos de los mercados–, "en una hectárea de nogales cuando se alcanza el pico productivo se puede obtener una rentabilidad superior a los US$ 8.000 por hectárea, en tanto que en el caso de los robles cada árbol se puede cotizar a US$ 350 cuando llegan a un porte determinado, lo cual sucede a los 14 años tras ser plantado".

Tanto robles como nogales, con el paso de los años van incrementando su valor como una herramienta que brinda al ganado, sea bovino u ovino, sombra y abrigo. Son, por ende, excelentes para el desarrollo del silvopastoreo.

Además, los nogales producen una nuez de gran rendimiento nutritivo, especialmente solicitada en la gastronomía de alta gama, además de una madera de alto valor. El valor de la madera es también una característica del roble, que aporta la bellota como fruto (se la usa para alimentar cerdos premium) y ambienta la producción de trufas y hongos shiitake.

Tanto en robles como en nogales las inversiones iniciales son bajas, sobre todo en relación a las rentabilidades.

Los viveristas explicaron que "los requerimientos de suelos de estas especies están en perfecta sintonía con los suelos de Uruguay: son árboles fuertes, de muy buen anclaje, totalmente adaptados a las condiciones climáticas. Con manejos adecuados, se puede garantizar un resultado óptimo".
En ese sentido, resaltaron que "es muy importante seleccionar el lugar del campo más adecuado para realizar las plantaciones".

Se trata de dos especies que "demandan poca atención, con los plantines trasladamos esquemas de mantenimiento y controles sencillos que facilitan todo".

En ello se enmarcan acciones para evitar daños por el ataque de hormigas y fertilizaciones mixtas con abonos orgánicos para hacer sustentable la fertilidad del suelo.

Sobre el perfil de productores que han adquirido nogales y robles, "forman un amplio abanico con pequeños quinteros, agricultores, ganaderos, propietarios de establecimientos que quieren diversificar sumando otro rubro. También hay mucha gente que tiene campo y lo hace como inversión para capitalizarlo".

En ese marco, "los extranjeros son 50% de los compradores. Son clientes que se aproximan rápidamente pues conocen muy bien las bondades de los rubros".

Con la compra de paquetes para una superficie de cuatro hectáreas en adelante, el vivero brinda sin costo el servicio de la plantación de 100% del área.

Los plantines se entregan con una altura que va de 50 centímetros a un metro, pudiendo ser más altos, con excelente sanidad y embalados para su transporte.

Considerando la producción de 2017, con entregas programadas para el resto del año y el inicio de 2018, hay un stock de 20 mil árboles de roble y 5.600 nogales.


Cargas

La carga aconsejada es 600 robles por ha, lo cual tiene un costo de US$ 4.000, que incluye asesoramiento técnico. En nogales, la densidad recomendada es 150 por ha y el costo del paquete es US$ 2.000 (por más detalles: imperioverde2000@yahoo.com.ar).

Populares de la sección

Acerca del autor