Rolling Stones: con la sangre azul

Dentro del nuevo disco de la banda inglesa y su historia
La mañana del 17 de octubre de 1961, dos jóvenes se encontraron en la plataforma de la estación de Dartford, una localidad inglesa ubicada al sur de Londres, al otro lado del Támesis. Uno llevaba una guitarra, y el otro un par de discos imposibles de conseguir en el Reino Unido, pero que había pedido directamente a la empresa discográfica en Estados Unidos. El de la guitarra se sorprendió por los discos, ya que creía ser el único que gustaba del blues y el R&B que una galería de músicos negros hacía al otro lado del Atlántico.

El muchacho de la guitarra, Keith Richards, por ese entonces de 17 años, le escribió a su tía Pat una carta, tiempo después, en la que rememoraba ese encuentro. Con el entusiasmo (y la gramática) de un adolescente, le cuenta que ese tipo, al que conocía de la escuela primaria, tenía "todos los discos que Chuck Berry ha grabado y todos sus amigos también los tienen, y todos son fanáticos del Rhythm and blues, del R&B de verdad quiero decir". Luego le cuenta de una reunión con esos chicos, y que el de la estación "se llama Mick Jagger".

Ese encuentro llevó eventualmente a la formación de los Rolling Stones. De hecho, el nombre de la banda viene de una canción de Muddy Waters que estaba en uno de esos discos que Jagger llevaba en la estación. Desde esa primera época, el blues jugó un rol preponderante en el sonido y la identidad de la banda, que decidió homenajear a ese género con Blue and lonesome, su disco más reciente, lanzado el viernes a nivel mundial.
Rolling Stones
El blues influyó en los Rolling Stones desde sus orígenes
El blues influyó en los Rolling Stones desde sus orígenes

"El blues era una experiencia mucho más real y directa, incluso aunque no fuera una experiencia real para nosotros. Para nosotros fue una experiencia aprendida", ha dicho Mick Jagger en relación a su vínculo con el blues, un ritmo raro para ser escuchado por un grupo de muchachos blancos ingleses en los años 1960.

"El blues era una experiencia mucho más real y directa, incluso aunque no fuera una experiencia real para nosotros" - Mick Jagger

El álbum está compuesto por doce covers, algo que el grupo hace por primera vez en sus 54 años de carrera. No es la primera vez que recurren a las versiones de otros artistas –su disco debut contenía apenas tres canciones originales– pero sí es novedoso que todo el álbum sea de composiciones ajenas.
El resultado final es avasallante. Es como entrar a un pequeño bar y ver a la banda tocando en vivo, con la coordinación y solidez de décadas de escenarios sumadas a la tecnología y la calidad de un gran estudio. La energía y la potencia irradian desde cada una de las doce canciones, y los cuatro músicos brillan cada uno desde su lugar, con un destaque particular para el trabajo de Mick Jagger en la armónica (algo que suele olvidarse, pero en lo que el cantante también resalta) y para Charlie Watts detrás de los tambores.

La combinación de swing, fuerza y hasta sensualidad que logra es remarcable, y capta la crudeza del blues con el giro rockero y distorsionado de la banda. Además de ser un gran homenaje, es una demostración de fuerza de estos veteranos, que suenan mejor de lo que han sonado en mucho tiempo.

Embed


Inesperado

The Rolling Stones - Ride 'Em On Down

El último disco con material original de los Stones salió hace once años y desde hace un tiempo se comentaba y se exigía el regreso de los septuagenarios al estudio. Pero el resultado de sus últimas sesiones de grabación no fue el esperado. Las canciones nuevas no están terminadas ni llegan a completar un disco, según explicó Mick Jagger al New York Times, por lo que para cuando llegaron al British Grove Studio decidieron comenzar a modo de calentamiento con una versión de la canción que da título al álbum, un blues de Memphis Slim, un prolífico artista responsable de 500 grabaciones.

Una canción llevó a la otra y, cuando quisieron acordar, habían grabado un disco. La elección de las canciones combinó tanto el gusto personal de los cuatro músicos como el conocimiento del género, ya que no se trata de estándares u obras familiares, sino que apelaron a obras menos populares de artistas referentes del blues de Chicago como Howlin' Wolf, o a autores no tan reconocidos por fuera del círculo de fanáticos como Buddy Johnson o Eddie Taylor.

Embajadores del blues

Rolling Stones Hoochie Coochie Man

La selección de música relativamente desconocida no es ninguna novedad para los Rolling Stones, así como su intención de difundir y dar a conocer su música favorita a un público mayoritario. "La del R&B era una escena minoritaria que había que defender continuamente. Era una mentalidad como de cruzada" dijo Jagger en el libro Old gods almost dead, de Stephen Davis, en referencia a su posición en sus inicios con respecto a la música que interpretaban.

Y ese espíritu de cruzada los llevó a convertirse en embajadores del blues ante una audiencia mucho más masiva, al igual que otros músicos ingleses como Eric Clapton (quien colabora en dos canciones de Blue and Lonesome) o Led Zeppelin, con la salvedad de que la masividad y popularidad de los Rolling Stones les permitió llevarla incluso más lejos.

Eric Clapton participa en el disco de casualidad, ya que estaba trabajando en el mismo estudio

"La primera vez que vi a los Rolling Stones estaba en el estudio de Chess Records, grabando cuatro canciones. Nunca había visto a ningún hombre blanco con botas de tacón tan altas", comentó el blusero Buddy Guy en una entrevista realizada para la muestra Exhibitionism, que repasa la carrera y el legado de la banda británica, y que luego de presentarse originalmente en Londres se puede visitar hasta marzo en Nueva York.

Chess Records era la discográfica de la que procedían aquellos discos con los que Jagger impresionó a Richards en la estación de tren de Dartford. En su visita, los ingleses se encontraron con otro de sus ídolos, Muddy Waters, pintando paredes para subsistir. Tras su explosión en los años 1950, el blues había decaído, pero estos jóvenes llegados del otro lado del océano le iban a dar un nuevo impulso al promocionar y referir constantemente la influencia de estos hombres.

Desde llevarse con ellos de gira a Howlin' Wolf por Inglaterra hasta recurrir directamente a ellos para aprender acordes o técnicas, los viejos músicos de la escuela de Chicago también les deben mucho a los británcos.

"Los Stones hicieron tanto por la música a la que le dediqué mi vida que simplemente no se cómo agradecerles. No tenía idea de que estos tipos iban a ser tan famosos y decir tantas cosas buenas sobre nosotros. Se lo agradecemos. Los músicos británicos –Clapton, los Stones, todos ellos– impulsaron las carreras de todos. Y lo mejor de todo es que no dijeron 'nosotros inventamos el blues'. Fueron y dijeron la verdad", reconoció Buddy Guy.

"No dijeron 'nosotros inventamos el blues'. Fueron y dijeron la verdad" - Buddy Guy

Los tres antecesores de Blue and Lonesome

Rolling Stones - Love is strong

Voodoo Lounge
Año de lanzamiento: 1994
El primer álbum sin el bajista Bill Wyman, marcó un regreso al sonido clásico y potente de la banda, luego de dos discos en los que coquetearon con géneros más contemporaneos, sin demasiado éxito. Love is strong es la canción más conocida de este disco.

Anybody seen my baby

Bridges to babylon
Año de lanzamiento: 1997
Con un ejército de productores involucrados, los Stones apuntaron en este disco a canciones con más groove del habitual y más tranquilas, con varias baladas en la lista. La calma musical no fue suficiente: para el final de la grabación, los miembros de la banda no se hablaban.
Rough Justice Stones

A bigger bang
Año de lanzamiento: 2005
El último disco con canciones originales hasta ahora, marcó un retorno a la composición conjunta de Richards y Jagger. Con una instrumentación y un sonido más crudo y minimalista, pero también más "moderno", ha sido un disco divisivo para críticos y fanáticos.

Cifras

12 Canciones incluye Blue and Lonesome, el nuevo disco de los Rolling Stones, que toma su nombre de un tema de Memphis Slim, uno de los artistas de blues más prolíficos de la historia.

5 Invitados participan del disco. Además de Eric Clapton, están también los habituales colaboradores de la banda Darryl Jones, en bajo, y los tecladistas Chuck Leavell y Matt Clifford, además del percusionista Jim Keltner.

23 Discos han lanzado en 54 años de carrera los Rolling Stones, considerando solamente los trabajos de estudio. A ellos se suman 22 álbumes en vivo, y 29 compilados.

La mano detrás de la lengua

Don Was

Don Was

Don Fagenson tenía 12 años cuando vio por primera vez a los Rolling Stones en un show que fue parte de la primera gira de la banda inglesa por Estados Unidos, en 1964. Fanático desde siempre del grupo, Don creció para convertirse en músico y productor, bajo el nombre artístico Don Was.

Treinta años después de aquel primer encuentro, Was se reunió nuevamente con sus ídolos para producir su disco Voodoo Lounge, y desde entonces ha sido el productor de todos los álbumes de la banda, tanto las producciones de estudio como en vivo, así como las reediciones de viejas obras.
Was fue, por supuesto, el hombre detrás de los controles de Blue and Lonesome, al que calificó como "un giro a la izquierda inesperado", considerando que las sesiones comenzaron como una forma de tomarse un descanso de su material nuevo. Todo terminó siendo una obra ambiciosa grabada en el estudio de lujo del ex Dire Straits, Mark Knopfler.

"Creo que realmente captura a la banda en su mejor y más crudo estado. Realmente escuchás qué tan grande como cantante es Mick. Qué tan bien toca la armónica, algo en lo que está infravalorado. Escuchás la mezcla de Ronnie y Keith que se convierte en una guitarra monstruosa, con su sonido poderoso. Y escuchás a Charlie Watts conduciendo todo con su talento. Y simplemente se estaban divirtiendo. Creo que realmente se soltaron."

Was, quien además de su rol como productor ha encabezado el proyecto de funk rock Was (Not Was), y ha trabajado con artistas como Iggy Pop, Roy Orbison, Bob Dylan y Neil Diamond (entre otros), considera que el nuevo disco de los Stones fue una sorpresa incluso para ellos mismos. "Pienso que todos nos sorprendimos de lo auténtico que suena, y del alma que tiene. Es algo que se hizo por recreación. No lo habían pensado como profesionales, y para el momento en que lo hicieron, ya estaba terminado, lo que es una gran forma de trabajar".

Populares de la sección

Acerca del autor