Rousseff, del Palacio de Planalto al barrio Tristeza

La expresidenta lleva una vida típica de la clase media brasileña; el viernes visitará Uruguay

A más de dos meses de haber sido destituida de su cargo, y luego de haber pasado por un juicio político, la expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quiere publicar un libro, trata de no hablar de política y frecuenta paseos en bicicleta, que hace acompañada de guardias de seguridad.

Según una crónica del diario brasileño Folha, Rousseff lleva una vida tranquila y discreta en un apartamento del barrio Tristeza de Porto Alegre. El primer piso del apartamento tiene unos 70 metros cuadrados y otros 50 metros en el piso superior.

Su cuarto tiene solo una cama y una televisión grande. Según publica Folha, es una típica casa de clase media. Cajas amontonadas y un par de chancletas en el baño completan el panorama de su casa.

"¿No es raro vivir acá después de haber vivido en el Palacio de la Alvorada?", preguntó el periodista de Folha. "No. (El expresidente) Lula me dijo incluso: '¿Para qué precisas de un lugar grande? Quédate en uno pequeño'", respondió la exmandataria.

El viernes, Rousseff visitará Uruguay y será la principal oradora de un acto del PIT-CNT, en el marco de un paro parcial por el estancamiento de la negociación colectiva, que irá de las 9 a las 13 horas.

La exmandataria también visitará la sede del Frente Amplio, donde dará una charla en una actividad organizada por la izquierda a las 19 horas. Una hora antes brindará una conferencia de prensa junto al presidente de la fuerza política, Javier Miranda.


Populares de la sección