Rousseff se defendió en la ONU pero evitó hablar de "golpe"

La oposición brasileña destacó "el sentido común" de la presidenta de Brasil en EEUU
En sólo 30 segundos de discurso, Dilma Rousseff se las arregló para exponer la situación de su país ante los ojos de 60 jefes de estados. Pese a que evitó mencionar el concepto de "golpe de Estado", la presidenta de Brasil explicó en Nueva York cómo su país vive el "grave momento" y cómo el pueblo brasileño "sabrá impedir cualquier retroceso" de la democracia. Además, la mandataria agradeció a todos los líderes mundiales que expresaron su apoyo frente al proceso de impeachment de la que es objeto.

El gobierno de Rousseff se encuentra en la cuerda floja, luego de que el proceso de destitución fuera aprobado por dos tercios de la Cámara de diputados el pasado domingo. Actualmente, el proceso se encuentra en el Senado, que a mediados de mayo deberá pronunciarse a favor o en contra de aceptar el juicio. Si se acepta por mayoría simple (50% de los votos más uno) la presidenta deberá retirarse del poder por 180 días mientras el organismo parlamentario define el veredicto final.

El martes 26 se espera que una Comisión Especial del Senado, integrada por 21 legisladores, estudie y elabore el documento a analizarse en la Cámara.

"Brasil es un gran país, con una sociedad que supo vencer el autoritarismo y construir una pujante democracia", declaró Rousseff en el marco de la firma en la ONU del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, en cuyas negociaciones Brasil participó previamente de forma activa. "Su pueblo es un pueblo trabajador y con gran aprecio de las libertades. Sabrá, no tengo dudas, impedir cualquier retroceso", agregó la mandataria.

Por su parte, la oposición brasileña destacó que el discurso de la presidenta tuvo "sentido común" al abstenerse de denunciar que se considera vícima de un intento de golpe de Estado. "Sería una vergüenza llevar a la ONU un asunto interno, incluso porque daría una versión que no es la correcta ya que hasta la propia Corte Suprema la desmintió. Creo que cayó en sí y recuperó el sentido común", explicó el senador Ronaldo Caiado, vocero del partido opositor Demócratas (DEM).

La decisión de Rousseff de pasar por alto el asunto en su discurso no impidió que el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, divulgara un comunicado en el que alega que el juicio político es un instrumento legítimo, previsto por la Constitución y que sigue un procedimiento ya establecido por la Corte Suprema.

Rousseff acomoda su gabinete

Tras el alejamiento del Partido por el Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) del gobierno en el mes de marzo, y la posterior orden a los ministros del partido de poner a disposición sus cargos, Rousseff comenzó a reacomodar las piezas de un gabinete desmembrado. Para eso, sustituyó dos cargos claves en los ministerios de Minas y Energía y de Puertos.

Uno de los ministros del PMDB renunció inmediatamente luego de conocerse la noticia de la separación, mientras que otros cuatro lo hicieron la semana pasada, después de que la Cámara de Diputados se pronunciara a favor de la apertura del impeachment a la presidenta.

Actualmente, solo quedan dos ministros del PMDB: la ministra de Agricultura, Katia Abreu, y el ministro de Salud, Marcelo Castro, que desafían a la cúpula partidaria y se mantienen fieles al gobierno del Partido de los Trabajadores, pese a la frágil situación política de Rousseff.

Abreu, que antes de sumarse al gobierno de Rousseff en 2014 dirigía el poderoso gremio del agronegocio, dijo que continuaría junto a su presidenta cualquiera sea el resultado del juicio político. "Seguiré junto a ella hasta el fin. Si gana, seguimos. Y si pierde, nos vamos las dos", expresó la ministra.

Un millón de firmas por la destitución de Cunha

Más de un millón de personas firmaron una campaña en internet que pide la destitución del jefe de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, acusado de corrupción y responsable de aceptar la apertura de los trámites del juicio político contra la presidenta Rousseff.

El objetivo de la iniciativa, publicada en la plataforma de la ONG Avaaz, es llegar a los dos millones de firmas antes de entregar la demanda al Consejo de Ética de la Cámara de diputados, donde Cunha enfrenta un proceso que lo puede despojar de su mandato por su supuesta participación en la red de corrupción de Petrobras. Cunha es sospechoso de haber recibido unos US$ 5 millones en coimas y de haber mentido al Congreso al negar que tenía cuentas en Suiza, lo que fue confirmado por la justicia de ese país.

La campaña de Aavaz solicita al Consejo de Ética que "ejerza su papel y acelere cuanto antes el proceso contra Eduardo Cunha por quiebra de decoro parlamentar" para "dar voz a millares de brasileños que están indignados por tener como líder de la casa del pueblo a alguien sospechoso de estar envuelto en corrupción".

ONU rechazó discurso de diputado

La ONU rechazó el discurso del diputado Jair Bolsonaro durante la votación el domingo pasado, en el cual el legislador recordó a uno de los mayores torturadores de la dictadura brasileña, Carlos Alberto Brilhante Ustra. La ONU estableció que "cualquier tipo de apología a las violaciones de derechos humanos y a la tortura está absolutamente prohibidas por la constitución brasileña y por el derecho internacional".

Fuente: Agencias

Populares de la sección