Rusia se debate entre el "frigorífico" y la "televisión"

Recesión y aumento de pobreza no hacen mella en popularidad de Putin
El frigorífico le ganará la partida a la televisión, auguró el columnista ruso Semión Novoprudski al apuntar en un artículo a la coexistencia de dos Rusias: "la del sentido común", representada por el frigorífico como expresión de las necesidades básicas, y "la del mito nacional", víctima de la propaganda nacionalista desplegada por los medios.

Rusia se ha acostumbrado: a la crisis y la recesión; al petróleo bajo y el rublo por las nubes, que han dejado 5 millones de nuevos pobres; al parmesano siberiano y al jamón moscovita, que han sustituido en las tiendas a los originales por el embargo que prohíbe importar alimentos occidentales.
"No hay dinero. Cuando lo encontremos, subiremos las pensiones. Resistan", dijo hace unos días un agobiado Dmitri Medvédev, primer ministro ruso, cuando una jubilada le increpó en Crimea por los apenas 100 euros que cobran los pensionistas rusos, que por si fuera poco no se han actualizado este año por la inflación.

Medios y blogueros críticos hicieron justicia al jefe del Gobierno al señalar, en tono sarcástico, que la difusión del vídeo con los apuros que pasó Medvédev demuestra que en Rusia hay libertad de expresión: todos pueden ser culpables de los problemas del pueblo salvo una persona, el presidente Vladímir Putin.
En otro arranque de sinceridad, nada espontáneo a diferencia del que tuvo Medvédev, el asesor de Putin en materia económica, Andéi Beloúsov, admitió esta semana que Rusia ha sumado 5 millones de nuevos pobres desde que empezó la crisis.

Pero aún con más de 19 millones de rusos, una quinta parte de sus 146 millones de habitantes, malviviendo bajo ese umbral de la pobreza, según cifras ofrecidas por Beloúsov, la popularidad del jefe del Kremlin no se resiente desde la anexión de Crimea y se acerca al 90%.

Mensajes contradictorios

Ministros, expertos y asesores del ramo económico, desde siempre los más sensatos en el panorama político ruso, lanzan a la opinión pública dos mensajes aparentemente contradictorios.
Por un lado, no se cansan de señalar que el modelo imperante –basado en la explotación de materias primas, industrias y tecnologías poco competitivas, además de un sobreproteccionismo social, entre otros males– debe ser superado para volver a la senda del crecimiento.
Por otro, resaltan que lo peor de la crisis ya ha pasado; que la economía rusa, sus empresas y sus ciudadanos ya se han habituado a las nuevas circunstancias; que el rublo ya no es tan sensible a los vaivenes del petróleo y que la inflación está controlada.
Tras el desplome que sufrió el rublo entre 2014 y comienzos de este año –cuando perdió más de la mitad de su valor empujado por la caída del petróleo–, la moneda rusa se ha estabilizado y se mantiene más o menos impasible ante los precios del crudo, que rondan ya los US$ 50 por barril después de caer por debajo de los US$ 30 en enero. Sin embargo, la economía sigue en recesión; los ingresos reales y los salarios han caído; las pensiones se han estancado, y millones de nuevos pobres practican la ingeniería financiera para llenar el frigorífico.
De momento, la televisión le gana la partida al frigorífico, pero, como recuerda Novoprudski, "el sentido común es muy vengativo, y por eso no hay azúcar ni papel higiénico en Venezuela".

Fuente: EFE

Populares de la sección