Sacar la basura: 8 pasos para que los residuos de tu casa no sean una vergüenza

Desde nuestro lugar y en varios ámbitos, todos somos generadores de residuos y por lo tanto, responsables de ellos

Si logramos dimensionar la escala que toman nuestras decisiones personales al volverse colectivas, nos resultarán impactantes.

En cuanto a los residuos, históricamente referíamos (y aún lo hacemos) el tema a las intendencias y gobiernos, en un pacto histórico por el bienestar de los espacios comunes. Y ahí volcábamos irresponsablemente nuestro problema personal (basura) al espacio colectivo para que otro se hiciera cargo. "Para algo pago mis impuestos", es la respuesta más escuchada.

Hoy en día ese pacto está cambiando porque leyes y normativas empiezan a regular una nueva forma de entender el compromiso que requiere cada rol y cada parte. Los reclamos de eficiencia hacia "afuera" no se sostienen en el ámbito personal o privado y luego difícilmente pueden mantenerse en políticas globales.

Cada uno debe ser responsable de una parte de la cadena y cuando decimos "en el primer mundo esto no pasa" debemos pensar en lo que pasa puertas adentro y puertas afuera. Hay mucho para mejorar en ambos espacios, pero uno no puede sin el otro.

Entonces, primero lo primero: reconocer que somos y debemos ser una parte activa en la dimensión y solución de un problema que tiene muchas facetas.

Siguiente, recordar que todo el proceso es un cambio cultural que se logra paulatinamente con orden, responsabilidad y compromiso. Debe ser una invitación a mejorar de manera continua donde primero debemos entender, aprender, reducir, reusar, reparar, clasificar, reciclar y rediseñar, empezando hoy mismo, si no ayer.

Es una cadena de muchas personas haciendo un poquito, ¡y haciendo su parte!

Aquí les ofrecemos una breve lista de recomendaciones según el lugar y actividad. Hoy les compartimos esas sugerencias para el hogar. En los siguientes posteos iremos compartiendo los detalles más prácticos de cada una de estas posibilidades e ideas.

ReAcción en:

  • el hogar
  • en la oficina
  • en los eventos
  • en las tiendas de alimentos
  • en los centros educativos
  • en las empresas e industria


En el hogar

  1. Usar bolsa de compras reutilizable (y decirle no a la bolsita de nylon). Es útil tener en el auto, la bici, en la cartera. Y un pequeño recordatorio al salir de casa.
  2. Elegir productos con menos paquetes y envases retornables. Muchas veces cuando vamos a comprar tenemos más opciones de las que pensamos. También está bueno que le expliquemos al vendedor que no queremos el empaque adicional, así ellos también lo pensarán dos veces antes de entregarlos.
  3. Elegir productos con paquetes más reutilizables y reciclables. Si no sabés cuales son reciclables podés informarte aqui.
  4. Clasificar los residuos (ver sistemas de fracciones según posible disposición). Podés bajarte gratis nuestro kit de clasificación dentro del hogar aqui.
  5. Disponer ("tirar") en planes y contenedores especiales. El ejemplo más accesible en Montevideo es Tu Envase Sirve que se encuentra en cada supermercado.
  6. Compostar
  7. Reparar: objetos, ropa, electrodomésticos. Eliminar esa idea que lo reparado es "viejo" o sin atractivo o que habla mal de nosotros.
  8. Elegir recambios y limpiezas responsables: depósitos, juguetes, electrodomésticos, mobiliarios. Planificar su salida, donar lo posible a instituciones, solicitar el retiro de lo irreparable o de los productos de gran volumen. Nunca dejar al lado del contenedor librado al "mejor postor".


Comentarios

Acerca del autor