Sacar a pasear al paladar por Róterdam

Con sus cafés, restaurantes y tiendas, el Markthal es una parada imperdible -en la ciudad holandesa- para los amantes de la gastronomía
Ubicada a unos 70 kilómetros de distancia de Ámsterdam, capital y ciudad más popular de Holanda, Róterdam es una alternativa recomendable para conocer otro lado de la cultura de los Países Bajos.
La metrópolis suele deslumbrar a sus turistas con su oferta de arquitectura contemporánea, parques, museos y galerías de arte, en una ciudad que puede ser recorrida en bicicleta o a pie, formas de conocer esta parte que son ideales por la vista ofrecida por el Nieuwe Maas, un canal que se desprende del río Rin.

Entre las locaciones más destacadas para conocer caminando se encuentra el Markthal, un mercado gastronómico inaugurado en 2014 situado cerca de la estación de trenes Blaak y a pocas cuadras del centro financiero de la ciudad.

Elaborado por el estudio de arquitectura holandés MRDV, el edificio se destaca rápidamente entre el panorama urbano de Róterdam gracias a su forma de arco que permite ver el interior de la obra cubierta por un mural a cargo del artista Arno Coenen.

El Markthal está formado por un bóveda de apartamentos privados, pero lo interesante es lo que sucede por debajo, en la plaza cubierta que funciona como un mercado central de comida gran parte del día.
Más allá de su encanto arquitectónico, son los olores e imágenes provistas por los 96 puestos gastronómicos y una veintena de tiendas y restaurantes que se encuentran allí los que suelen atraer a miles de transeúntes durante la semana.

La propuesta es inicialmente avasallante, por lo que el principal reparo es no tratar de decidirse por el primer antojo y en cambio disponerse a recorrer los pasillos del mercado en el que se encuentran diferentes culturas gastronómicas de varios rincones del mundo.

La gran mayoría de quienes allí trabajan hablan inglés, pero en el caso de que la comunicación a través de ese idioma no resulte fructífera, basta con empeñarse en señalar con las manos para dar a entender que se pretende probar un alimento antes de comprarlo. No hay que tener vergüenza, ya que está bien visto querer degustar los diferentes platos antes de decidirse por uno.

Una vez elegido el tentempié se pueden encontrar bancos en un nivel inferior dentro del mercado junto a las tiendas de Albert Heijn y Gall & Gall.

En tanto, el local World of Drinks ofrece una terraza exterior para comer los productos comprados en el Markthal.

Recorriendo también se pueden encontrar degustaciones, demostraciones de comida y productos en oferta.

De noche, cuando ya está cerrado, quien se haya quedado con las ganas de probar un alimento en el Markthal puede ir a los restaurantes alrededor de los bordes del mercado, dado que tienen entradas adicionales que dan a la calle y que le permiten que cobre vida también en la noche.

Claves

HORARIOS. Los puestos del Markthal se mantienen abiertos de lunes a domingo entre las 10.00 y las 20.00. Los domingos los puestos funcionan en un horario más acotado, entre las 12.00 y las 18.00.

CÓMO LLEGAR. El Markthal está ubicado cerca de la estación de trenes Blaak. Los ómnibus 32 con destino a Overschie y a la estación Zuid, así como el 47 con destino a Noordereiland y a la estación Blaak pueden ser utilizados para ir al mercado. También se puede tomar el tranvía 21, con destino a Woudhoek y De Esch, así como el 24 con destino a Holy y De Esch.

TOUR. A través del sitio Markthal.nl/en/tours se pueden reservar visitas guiadas al Markthal, que además de un recorrido por sus principales puestos de comida ofrece un vistazo al centro logístico subterráneo que funciona debajo del mercado, así como de las cámaras frigoríficas y domicilios privados que hay en su estructura.

Acerca del autor