Salario real subirá por apartamientos a pauta oficial, según estudio

Un informe de la Universidad Católica afirma que con los lineamientos del gobierno habrá pérdida de poder adquisitivo
El hecho de que las pautas oficiales incluyen aumentos salariales por debajo de la inflación esperada –incluso por el equipo económico–, está llevando a que en los ámbitos de negociación colectiva se estén firmando convenios que incluyen desvíos de esos lineamientos para evitar la pérdida de salario real.

Así lo afirma un informe realizado por el Instituto de Relaciones Laborales de la Universidad Católica. En su estudio, los expertos le dan la razón al movimiento sindical al señalar que con una inflación proyectada por el Poder Ejecutivo de 9,9% en el promedio de este año y 8,4% en el siguiente, las pautas oficiales implican un pérdida de poder de compra previo a que actúe el primer correctivo –a 18 o 24 meses–.

Esa caída de la capacidad de consumo va de 1,2% a lo largo de los dos primeros años en los sectores “dinámicos” –que tienen un ajuste salarial mayor– a 5,4% en los sectores “en dificultades”. En el caso de los sectores “medios”, el retroceso es de 3%.

Sin embargo, los expertos sostienen que hay una distancia entre lo que establecen las pautas y lo que efectivamente se acuerda en la negociación colectiva, y eso llevará a que “los aumentos de salarios serán superiores a los que indican las pautas. Y por ello mismo la evolución del salario real será superior a la que ella originaría”.

De hecho, la mediana de los analistas privados encuestados a fines de junio por El Observador, anticipaban un crecimiento del salario real de 0,5% para este año y de 0,1% de cara a 2017. En el promedio de los últimos 10 años, el aumento promedio fue de 3,8%.
El informe de la Universidad Católica identifica tres factores que diferencian los convenios firmados de las pautas oficiales. Estos elementos son: el efecto del correctivo que formaba parte de los convenios que finalizan, aumentos salariales adicionales a las pautas y “el hecho de que muchos convenios son acordados por trabajadores y empresarios sin el voto del Poder Ejecutivo”.

Correctivos anteriores


La amplia mayoría de los acuerdos salariales que vencieron este año o lo hacen en el primer semestre contienen correctivos por inflación a término. Según los cálculos de los técnicos, “en el primer semestre de este año, el 80% de los convenios incluyen un aumento por correctivo de 4,23%, unos pocos tienen un correctivo del 2,2% y una cifra similar del 1,1%”.

Ese incremento salarial se da al inicio del nuevo período de ajuste y, por lo tanto, en el caso de los sectores donde los convenios vencen durante este año tendrán un impacto sobre la evolución del salario en 2016. Eso pone en una posición más alta el nivel salarial al arranque del período y demora el momento en el cual la inflación erosiona por completo la capacidad de consumo ganada.

Aumentos adicionales


El informe señala que en la última ronda hubo sectores de actividad que complementaron los aumentos salariales previstos en las pautas, introduciendo partidas adicionales condicionadas a capacitación y productividad.

“Estos convenios determinan aumentos adicionales a las pautas y por lo tanto, su efecto será elmismo que el correctivo, implicarán aumentos del salario mayores a los que se derivan de las pautas. El INE los considerará (porque son reales) y por tanto se reflejarán positivamente en la evolución del salario real”, sostiene el informe.

Convenios bipartitos


Con los votos de trabajadores y empresarios, y el rechazo o abstención de los delegados del Poder Ejecutivo, uno de cada cuatro sectores que negociaron salarios en lo que va del año lo hicieron por fuera de la pauta oficial, que establece que los primeros correctivos por inflación se den a los 18 o 24 meses.

La novedad de las rondas de negociación colectiva en 2015 fue que el gobierno había inclinado la balanza en favor de los empresarios en los sectores en que no alcanzaban un acuerdo con los trabajadores, en línea con la política del gobierno que buscó priorizar el freno a la sangría de puestos de trabajo por sobre el aumento del salario real.

En cambio, en las mesas que negociaron durante este año, esa tendencia volvió a cambiar. Ahora fue el gobierno la parte excluída en los acuerdos. El consenso se dio en 65% de las mesas –un número bajo respecto al histórico de la última década– y se tuvo que dirimir el resto de los acuerdos por mayoría. Es decir, con el voto de dos de las partes contra el de la restante.

“Los acuerdos por mayoría no sólo crecieron, sino que modificaron la relación entre las partes”, sostienen los técnicos a cargo del estudio. Entre los sectores que votaron por mayoría (sin consenso), dos tercios se dieron con el acuerdo de empresarios y trabajadores, mientras que los restantes contaron con los votos de los empresarios y el gobierno.

En el primero de los casos, “se apartaron de los lineamientos básicamente en la ubicación del correctivo”, llevándolo a un año en la mayoría de los casos y en otros a un semestre.
Pero en el total de los sectores que negociaron este año, en el 23% de las mesas se acordaron correctivos a un año o seis meses. Ese ratio era de 14% en las negociaciones del año pasado, lo que muestra que un creciente número de sectores se apartó de los lineamientos en este punto, aunque todavía distan de ser mayoría.

El acuerdo entre trabajadores y empresarios para negociar por fuera de las pautas, había sido advertido en junio por el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, como argumento para modificar las pautas oficiales. Sin embargo, el presidente Tabaré Vázquez y el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, no compartieron esa visión y en el Consejo de Ministros del 4 de julio el mandatario anunció su decisión de mantener incambiadas las pautas.

Según el Instituto de Relaciones Laborales de la Universidad Católica, “probablemente los empresarios valoren que no justifica tener un conflicto como el que se avecina por un tema que no tiene un impacto económico demasiado relevante. Y ante la inflexibilidad del Poder Ejecutivo, que no acepta los correctivos con esta frecuencia, deciden acordar con los trabajadores, sin el gobierno”.

Populares de la sección