Salidas al patio sin guardias provocaron dos fugas en un mes

Internos del Hogar Ser se escaparon e investigan responsabilidades
La situación que se dio el pasado 15 de diciembre volvió a repetirse este lunes 9 de enero. En ambos casos tres reclusos se fugaron del Hogar Ser de la Colonia Berro y el hecho es atribuído a problemas con los protocolos de seguridad aplicados.

Fuentes del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente (INISA) informaron a El Observador que luego de la fuga de este lunes constataron salidas de los internos al patio en horas donde no se chequeó si la guardia perimetral se encontraba disponible. También se incumplieron normas que establecían que se debía dar aviso de determinadas situaciones y que había elementos que indicaban que podían ocurrir fugas, por lo que el personal de seguridad debía estar más atento.

El perímetro del centro es de aproximadamente media manzana y hay guardias perimetrales en cuatro garitas y en la puerta. Pero los internos lograron escapar cuando salieron al patio a las 8:30 de la mañana del lunes. Saltaron el primer muro y luego un cerco perimetral que no es más que un tejido grande.

El director del Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente, Álvaro Viviano, aseguró a El Observador que los primeros indicios señalan que los guardias del cerco perimetral no estaban bien ubicados en sus lugares.

La fuente del Instituto informó que el guardia estaba distante del lugar donde ocurrieron los hechos y que, cuando llegó, los jóvenes ya se habían escapado.

Según informaron desde la Jefatura de Canelones, se trata de dos jóvenes de 18 años y uno de 19.
Dos de ellos habían ingresado por homicidio y otro por coautoría.

Luego de la fuga comenzaron los operativos de captura que, hasta ahora, no han dado resultados.
Fue cerrado todo el perímetro y se realizaron inspecciones en los campos linderos. Investigaciones internas arrojaron datos de dónde podrían estar ubicados los fugados.

Viviano informó que comenzaron a realizar una investigación administrativa para "revisar el protocolo aplicado" vinculado a la custodia y a los cuidados, "no solo en la interna del centro, sino también los aspectos vinculados a la guardia perimetral".

En ese sentido, buscan dilucidar las eventuales responsabilidades a partir de identificar si se dispararon las alarmas necesarias para casos de fuga.

"Estamos preocupados. La tarea no es simplemente disponer que se ejecuten las medidas socioeducativas con impacto en la conducta de adolescentes, sino asegurar que sean custodiados bajo medidas de seguridad. Indudablemente hay mecanismos que en estos últimos 20 días no han estado a la altura de las circunstancias", sostuvo Viviano. A mediados de diciembre, tres internos se habían fugado del mismo centro. En ese momento, la directora del Inisa aseguró que iniciaría una investigación administrativa porque los primeros indicios demostraban "alguna situación de irresponsabilidad y de falta de cuidado en la custodia dentro de las áreas internas del centro, que serían las que habrían determinado este escape".

Consultado acerca de los resultados, Viviano aseguró que la investigación permanece "en curso", pero que permitió "tomar algunos correctivos" a partir de errores en el procedimiento por parte de los trabajadores.

"Está claro que en ese momento hubieron algunos pasos de los protocolos básicos que no se cumplieron y que tienen que ver con haber dejado solos a los internos", dijo Viviano. En el 2012 hubo 12 fugas en hogares dependientes del INISA.

Populares de la sección