Salpicó a medio mundo

Líderes de muchos países figuran en los archivos: algunos asumen su parte pero le quitan importancia, mientras que otros niegan toda vinculación y anuncian acciones legales; no faltan los que piden más datos

El escándalo es mundial, con nombres de mandatarios, deportistas, empresarios y artistas de diversos países. Ayer se sucedieron las reacciones, que oscilaron desde la negación hasta la acusación, pasando por pedidos de renuncia o de disculpas.

El gobierno ruso aseguró que el objetivo de la filtración era desprestigiar a Vladímir Putin. Difícil comprobarlo, pero es un hecho que los documentos lo involucran de modo indirecto en actividades sospechosas.

Es cierto que el nombre del líder no figura, pero sí aparecen sus colaboradores más cercanos y se sugiere que su familia fue beneficiada por operaciones del director de orquesta Sergei Roldugin y un “entramado de sociedades” con las que se taparon los “negocios ocultos” de los amigos “más íntimos” del mandatario.

Roldugin sería el testaferro de los allegados a Putin y seguramente de él mismo. De acuerdo con la investigación, movió al menos US$ 2.000 millones a sociedades de dudosa reputación.

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, creó una de estas firmas a medidados de 2014, en plena guerra en su país. El hombre es magnate del chocolate y sus voceros aseguraron que la empresa en el paraíso fiscal no tiene relación con “ningún hecho político ni militar en Ucrania”.

En los papeles aparecen una docena de otros líderes actuales o recientes, como el primer ministro de Pakistán o el rey de Arabia Saudita. También Keiko Fujimori, favorita para las presidenciales del 10 de abril en Perú, cuenta en su lista de donantes a sus campañas a dos peruanos involucrados en la investigación, que igualmente afecta a un contratista del gobierno del presidente mexicano Enrique Peña Nieto. El difunto presidente venezolano Hugo Chávez aparece también en los documentos. En total, son 241 mil los archivos que remiten a Venezuela, según el diario español El País.

Algunos ya reaccionaron y se mostraron firmes en que no dejarán su cargo. Es el caso del primer ministro de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson, que junto a su esposa tuvo una empresa en un paraíso fiscal y eso desató pedidos de la oposición para que dimitiera. Gunnlaugsson aseguró a la TV que no consideró dejar el cargo y apostó por agotar la legislatura para que los electores muestren su parecer en los próximos comicios, previstos para la primavera boreal de 2017.

Y algunos nombres golpean más que otros, pues son de mandatarios que se han esforzado en transmitir una imagen de transparencia. Es el caso, por ejemplo, de líderes como el británico David Cameron o el chino Xi Jinping.

En ambos casos se trata de ilegalidades cometidas por familiares: el padre del británico, que murió en 2010 pero antes evadió impuestos en su país, y los parientes del chino, que junto con el ex primer ministro Li Peng y otros altos cargos del país disimularon sus fortunas en paraísos fiscales a través de sociedades pantalla.

En total, hasta 140 políticos y funcionarios de todo el planeta se ven salpicados por los documentos.

Estrellas del deporte

Los documentos implican también a dirigentes del fútbol mundial, entre ellos el exjefe de la UEFA, el francés Michel Platini, que usó presuntamente el despacho Mossack Fonseca para administrar empresas en paraísos fiscales.

Jorge Messi, padre del futbolista, dijo que “es todo mentira”. Según los papeles, él y Lionel crearon ocho empresas en paraísos fiscales. Ya en España están investigando el caso, y se prevé que el astro deba declarar a partir de fines de mayo por tres supuestos delitos de evasión fiscal. En un comunicado, la familia indicó ayer que la empresa destapada por el escándalo (de las otras siete ya se tenía noticias) está inactiva y no tiene ni tuvo fondos.

Otros jugadores famosos, como el delantero chileno Iván Zamorano o el argentino Gabriel Heinze, ambos exjugadores de Real Madrid entre otros equipos, también aparecen, en ambos casos por cuestiones de gestión de derechos de imagen.

Heinze también habría creado en 2005 una sociedad en las islas Vírgenes Británicas en la que recibía pagos de la marca deportiva Puma. Oficialmente la propietaria era su madre.

En los documentos también se devela cómo el club español Real Sociedad pagó muchos jugadores extranjeros entre 2000 y 2008 mediante sociedades offshore instaladas en paraísos fiscales. (Agencias)


Populares de la sección

Comentarios