Saludo nazi en recital no fue un "ilícito", según organismo estatal

La institución de DDHH constató que no hubo "apología de la violencia"
La Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo (Inddhh) concluyó que el grito de "¡Heil Hitler!" –con el que el cantante Marcos Fernández, del grupo Motosierra, ingresó al escenario para cantar un tema con el grupo Hablan por la espalda, telonero de Iggy Pop– no constituye un ilícito desde el punto de vista jurídico y, por lo tanto, no hay mérito para que esa institución promueva una denuncia penal, afirma la resolución a la que accedió El Observador.

Sin embargo, el instituto entiende que el acto es "reprochable desde una perspectiva ética" y "no se encuentra amparado dentro de la definición y alcance de la libertad de expresión", razón por la cual el cantante debe pedir disculpas.

Luego de que el cantante uruguayo saliera a escena en el Teatro de Verano frente a miles con el saludo que los nazis instauraron como gesto de obediencia a su líder, El Comité Central Israelita hizo una denuncia al Inddhh, que puso el tema a consideración.

La institución analizó el tema desde una perspectiva de derechos humanos para poder discernir los derechos que estuvieron en juego y pudieron haber sido vulnerados, dijo Juan Faroppa, integrante del Consejo Directivo.

Desde el inicio, la resolución establece que "todas aquellas manifestaciones, discursos o exhibición de símbolos que promuevan, naturalicen, justifiquen o banalicen el odio, la discriminación y la violencia no pueden ser admitidas bajo el pretexto del respeto a la libertad de expresión".

En este sentido, hay un conjunto de normas internacionales y nacionales que establecen "precisos límites" a la libertad de expresión, prohibiendo toda propaganda a favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial o religiosos que constituyan incitaciones a la violencia.

Por este motivo es que el Inddhh entiende que la expresión del vocalista de Motosierra no puede ampararse en el derecho de libertad de expresión, aunque no es pasible de censura previa y solo puede propiciar la posterior imposición de responsabilidad por parte del autor.

"La manifestación de un símbolo apologético de la violencia, sufrimiento y dolor de millones de personas, como lo es en este caso el saludo nazi, es un acto que afecta derechos individuales y sociales. Esto así pues política, social y culturalmente es entendido como un símbolo que representa a una organización política y una ideología que ha atentado contra los valores de libertad, justicia, igualdad, dignidad y derechos humanos y ha desarrollado en consonancia un discurso expreso que ha llevado a identificar a Hitler y al nacional-socialismo alemán con políticas y prácticas genocidas, racistas y discriminatorias", afirma el documento.

Sin embargo, para poder determina la responsabilidad jurídica se debe demostrar que la conducta cumple con la tipificación expresa establecida por la norma. Es decir, se hace una valoración de si el acto se realizó "con la intención de incitar a la discriminación, la hostilidad y la violencia" contra una persona o grupo en base a su raza, religión, nacionalidad, género, orientación sexual o discapacidad. En síntesis, se hace un análisis de si el acto en cuestión constituye una "expresión de odio".

En este caso el Indhh entiende que el comportamiento de Marcos Fernández no amerita la denuncia ante el Poder Judicial en tanto que "no habría existido la intención de incitar a la violencia" por parte del cantante. La institución opina que el episodio "parece constituir un exabrupto y un acto irreflexivo de falsa y absurda transgresión" y que, por tanto, no hubo una intención expresa de agraviar o hacer apología de la violencia.

El argumento se apoya en el hecho de que el cantante dijo que no recordaba haber dicho esa frase. Aunque también admitió que dice "cualquier disparate frente a los micrófonos", le restó importancia al tema y se amparó en la libertad de expresión, según el portal Ecos.

La Inddhh afirma que la expresión amerita un pedido de disculpas y también resolvió comunicar a la Comisión Honoraria contra el Racismo, la Xenofobia y toda otra forma de Discriminación respecto del hecho.

Populares de la sección