San Pablo y Espíritu Santo confirman primeras muertes por fiebre amarilla

Ya son 46 los fallecidos por el brote que tiene en alerta las regiones selváticas de Brasil

Los estados de San Pablo y Espíritu Santo, en Brasil, reportaron este lunes sus primeras muertes confirmadas por causa de la fiebre amarilla en lo que va del año. En total son 46 las víctimas mortales a causa de la enfermedad que tiene en alerta a algunas regiones de Brasil.

Según indicó el Ministerio de Salud brasileño se registraron 42 muertes en el Estado de Minas Gerais, seis en San Pablo y al menos uno en el estado de Espíritu Santo, los tres estados de la región Sudeste, la más rica y poblada del país.

Existen también casos sospechosos de la enfermedad en Mato Grosso do Sul (occidente) y Bahía (nordeste), mientras los que estaban en fase de investigación en el Distrito Federal de Brasilia y Goiás, ambos en la región central, fueron descartados.

En total, Brasil registra en el primer mes del año 568 casos sospechosos, de los cuales 430 permanecen en investigación, 130 fueron confirmados y 31 descartados.

El nuevo reporte, además, apuntó que de las 113 muertes que se sospechan fueron causadas por la enfermedad, 46 de ellas fueron confirmadas y 64 siguen en investigación. Las otras tres se descartaron.

Lea también. Ocho preguntas y respuestas sobre la fiebre amarilla

El Ministerio de Salud envió 7,5 millones de dosis de vacunas extras a las regiones afectadas, casi la mitad de ellas a Minas Gerais, que tiene 55 municipios en alerta y donde se registran 509 de los casos sospechosos.

Los especialistas distinguen dos tipos de fiebre amarilla que se diferencian por el mosquito transmisor: la silvestre -transmitida por el Haemagogus y el Sabethes, que ataca principalmente a los monos- y la urbana, que transmite el Aedes aegypti, el vector del dengue, el zika y el chikunguña.

Según datos oficiales, los últimos casos de fiebre amarilla en ciudades brasileñas se registraron en 1942, en el estado de Acre.

El Ministerio de Salud Pública de Uruguay (MSP) había advertido que aquellos uruguayos que viajaran a zonas selváticas de Brasil, particularmente al estado de Minas Gerais, debían vacunarse con 10 días de anticipación. Sin embargo, el MSP no recomendó la vacunación para aquellos que visiten áreas urbanas o de la costa de Brasil, ya que no se han registrado casos de personas contagiadas por la enfermedad.

Las personas muertas en San Pablo y Espíritu Santo no vivían en ciudades sino en áreas con escasa urbanización.

El director de Salud del MSP, Jorge Quian, dijo a El Observador que no está previsto modificar las recomendaciones que la cartera indicó para las personas que viajen a Brasil.

La fiebre amarilla es un virus que transmiten mosquitos de los géneros Aedes y Haemogogus, que provoca temperaturas altas, escalofríos, cansancio, dolor de cabeza y muscular y suele estar acompañada de náuseas y vómitos, pero también puede complicarse y agregar sangrados mucosos y/o viscerales.

Uruguay no registra casos de este virus desde 1929. En 1857 se produjo un brote en Montevideo, como consecuencia de la entrada de un barco proveniente de Brasil, que provocó más de 1.000 muertes.


Fuente: Con información de EFE

Populares de la sección