Sanabria fue procesado con prisión y trasladado a cárcel de Campanero

Juez pidió que el empresario no fuera recluido en Maldonado por seguridad
La Justicia dispuso el procesamiento con prisión del empresario Francisco Sanabria por libramiento de cheques sin fondos, un delito continuado de apropiación indebida y otro de falsificación ideológica por un particular en reiteración real. El dueño de Cambio Nelson ya está recluido en la cárcel de Campanero, en Lavalleja. También fue procesado con prisión el gerente general de la casa cambiaria, Nelson Calvette, y una de las contadoras. La Justicia se tomará unos días para resolver la situación de Humberto Capote (contador de Cambio Nelson y expresidente del Banco Central), que en principio fue liberado, pero no absuelto de culpa en la causa.

A su vez, el juez Marcelo Souto también accedió al pedido del fiscal Rodrigo Morosoli y va a derivar una copia del expediente a Crimen Organizado para que se investigue un presunto lavado de activos, así como también insolvencia societaria fraudulenta y defraudación a la Dirección General Impositiva (DGI).

Luego de definir los procesamientos, Souto solicitó al Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) que los tres imputados no quedaran encarcelados en Maldonado por razones de seguridad.
Ante ese pedido, el sábado de noche fueron trasladados a Cárcel Central y ayer de mañana se dispuso que Sanabria fuera enviado a la cárcel de Campanero, en Lavalleja, mientras que Calvette fue recluido en Piedras de los Indios, en Colonia y la contadora en Cerro Largo. A la Justicia le queda resolver la situación de Capote. Souto no pudo procesar al expresidente del Banco Central por no disponer de las pruebas suficientes para hacerlo dentro del plazo de 48 horas que venció el sábado por la noche. Por eso, dispuso su liberación y en los próximos días continuará analizando el caso. Souto dijo a El Observador que, mientras tanto, decidió que se le retirara el pasaporte y ordenó el cierre de fronteras para Capote. El contador de Cambio Nelson continúa emplazado por la Justicia a la espera de una resolución final.

Otra de las contadoras fue procesada sin prisión por declarar información falsa en los recibos de sueldo de los empleados de Cambio Nelson ante el Banco de Previsión Social (BPS) para efectuar menos aportes.

Delitos

El procesamiento de Sanabria fue por "reiterados delitos de libramiento de cheques sin provisión de fondos en calidad de autor, en régimen de reiteración real con un delito continuado de apropiación indebida y otro de falsificación ideológica por un particular en calidad de coautor", según consta en el dictamen fiscal.

Por su parte, a Calvette el juez lo inculpó por un delito continuado de apropiación indebida en calidad de coautor. La contadora, en tanto, fue procesada por apropiación indebida en reiteración real con un delito de falsificación ideológica. En la sección de delitos contra la propiedad, en el Código Penal se define apropiación indebida ante la situación de que alguien "se apropiare, convirtiéndolo en su provecho o en el de un tercero, dinero u otra cosa mueble, que le hubiera sido confiado o entregada por cualquier título que importare obligación de restituirla o de hacer un uso determinado de ella". El castigo para este delito va de tres meses de prisión a cuatro años de penitenciaría.

A su vez, en la parte dedicada a los delitos contra la fe pública, se define que la falsificación ideológica por un particular se prueba en el caso de quien "con motivo del otorgamiento o formalización de un documento público, ante un funcionario público, prestare una declaración falsa sobre su identidad o estado, o cualquiera otra circunstancia de hecho". Esto debe ser castigado con tres a 24 meses de prisión.

Actuación

En la investigación de la fiscalía quedó demostrado que "además de la operativa natural de una casa de cambio, esta recibía fondos de clientes, los que eran mantenidos en la institución para ser posteriormente aplicados en el pago de gastos de los depositantes, funcionando como una suerte de 'cuenta corriente', en contravención con la reglamentación vigente para las casas de cambio".

A su vez, se estableció que en casos de clientes que dejaban depósitos por elevados montos, se pagaba un interés superior al ofrecido por las entidades de intermediación financiera.
La fiscalía también demostró que "la operativa de pagos y cobranza estaba totalmente desvirtuada" y que Sanabria utilizó la empresa como "un medio para captar capital a través de los depósitos de su clientela, el que posteriormente era desviado hacia las cuentas de sus sociedades comerciales".

Continuidad del "modus operandi"

En el dictamen fiscal se consigna que Sanabria se convirtió en director de Cambio Nelson tras el deceso de su padre Wilson Sanabria y aclara que continuó con el "modus operandi" o el "sistema de trabajo" que efectuaba la casa cambiaria. Añade que "algunos clientes de esa operativa eran captados por el propio Wilson Sanabria, pero también por Calvette, quien los exhortaba a dejar sus dineros en el cambio, para su mayor comodidad y para agilizar la operativa comercial".


Populares de la sección