Sanguinetti sobre la construcción de una Virgen en la rambla: "Hiere la neutralidad del Estado"

El expresidente colorado manifestó que se estaría "transformando" ese espacio público en "una iglesia al aire libre"
Hace algunas semanas atrás, luego de que la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) se manifestara a favor de instalar una escultura de la virgen María en la rambla de Montevideo, el debate sobre la laicidad y las imágenes religiosas en los espacios públicos se puso sobre la mesa y varias figuras del ámbito político manifestaron su negativa ante la idea

El expresidente colorado, Julio María Sanguinetti, manifestó a través de una carta pública que en caso de construirse la virgen se estaría transformando "ese espacio público en un ámbito religioso, transformarlo prácticamente en una iglesia al aire libre". Sanguinetti justifica su postura argumentando que se trata de una iniciativa que "sin duda hiere la neutralidad del Estado, su imparcialidad ante las diversas concepciones religiosas".

En Montevideo ya existe un monumento público que representa a la religión católica: la cruz del papa en Tres Cruces. Sanguinetti la menciona y explica que "es otra cosa muy distinta" ya que fue instalada bajo la ley 15.870 y se mantiene "en calidad de monumento conmemorativo".

El expresidente también hace referencia a la estatua a Imenajá (patrona de los navegantes) en Parque Rodó, y alega que "no es un lugar de culto y obviamente no posee la carga simbólica de la Iglesia Católica".

El pedido de colocación de una imagen de la virgen María fue realizado por el arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, que la comuna consideró "viable" y autorizó entonces la construcción de una escultura de hasta 3,80 metros.

Consultada por El Observador acerca de por qué se decidió aprobar el proyecto, la directora de Acondicionamiento Urbano, Silvana Pissano, afirmó que aunque personalmente considera que la Iglesia Católica ya está representada a través de la cruz en Tres Cruces, "la intendencia no tiene el monopolio de la construcción de la ciudad".

Para que la instalación sea aprobada por la Junta de Montevideo se necesita una mayoría especial de 21 ediles. Si bien desde el Partido de la Concertación manifestaron a El Observador que se alcanzarían los votos, en todas las bancadas hay posiciones dispares.

Populares de la sección