Santa Lucía lucha contra la inundación

El río comenzó a bajar pero se pronostican lluvias para los próximos días
El río Santa Lucía comenzó a bajar pero todavía muchas de las calles y casas están inundadas. En todo el día no llovió y el aumento de las temperaturas comenzó a secar la zona. Algunos vecinos implementaron un sistema de medidas con piedras para marcar la altura del río a cada hora, que confirmó el descenso de las aguas. Sin embargo, todavía es posible transitar en botes o canoas por las calles.

Esta mañana las personas comenzaron con trabajos de limpieza y reconstrucción de los hogares, aunque se hizo imposible en todas las que el agua continuaba dentro. En muchos casos el agua alcanzó el metro de altura, lo que produjo que las personas debieran abandonarlas. En todas las esquinas, en la "orilla" de donde estaba el río, las personas se encontraban reunidas con el mate para ver el avance del agua.

El miedo a los robos


Además de las inundaciones, los robos son un problema para los vecinos que abandonan sus hogares. El miedo de que les saquen sus pertenencias provocó que Ruben, de 24 años, durmiera en una silla toda la noche.

"Ayer de tarde los bomberos y los policías estaban a los tiros porque roban. Ya están vendiendo cosas que roban a precios muy bajos. Hasta las dos de la mañana hubo movimiento, está brava la cosa. Toda la vida se hacían detonaciones para que la gente supiera que estaban armados, pero ayer fue por robos", dijo a El Observador.

Lea la nota completa mañana en El Observador





Populares de la sección