Santorini, en blanco y azul

Una isla griega encandila con su encanto en el mar Mediterráneo,
en un destino ideal para visitar en el verano boreal
La isla griega de Santorini es uno de esos lugares como salidos de una postal. Es perfecto para unas vacaciones en las que deleitarse a nivel visual con paisajes increíbles, en un clima agradable, degustar excelente gastronomía y divertirse en agitadas y descontracturadas noches. Santorini es un muy buen plan para parejas pero también en solitario o con amigos.

Thira o Fira (porque se dice de las dos maneras) es la capital de Santorini. Se encuentra en la zona oeste de la isla, y su ubicación es estratégica para la foto porque está sobre el acantilado, a 260 metros por encima del nivel del mar y mirando a la caldera del volcán. Es el lugar que todos imaginan cuando se habla de "islas griegas": callecitas encantadoras, casitas blancas y techos azules, otras con ventanas multicolores y, salpicadas, las cúpulas de las iglesias ortodoxas que le dan un atractivo muy especial.

Muchas de estas casas están excavadas en la roca volcánica de la montaña. Las súper mansiones fueron construidas sobre el acantilado, y una buena parte de ellas fue transformada en la actualidad en hoteles boutique.

Thira posee un teleférico para ir desde el viejo puerto hacia arriba o hacia abajo, pero para los más intrépidos se pueden subir o bajar los 600 escalones a pie, o montar el clásico y simpático burro.
Una de las atracciones principales en esta ciudad es el Palacio de Gyzis y el Museo Arqueológico, donde se pueden ver restos de la antigua ciudad, del siglo XI A.C., como esculturas, vasijas y orfebrería. Otros museos interesantes son el Prehistórico de Santorini y el Museo Folclórico de Thira.
La Catedral Católica, en el barrio de esa religión, es muy visitada, con su bello campanario. La Catedral Ortodoxa de Thira, en el centro de la ciudad, posee impresionantes vistas de la caldera. Y por las noches el paisaje cambia y la gente se reúne en la plaza, principal punto de encuentro.

Muchos inician degustando un trago durante el atardecer, disfrutando las maravillosas vistas, para luego seguir con cena e incluso más allá. Los bares y discotecas presentan áreas interiores pero varios tienen áreas al aire libre para disfrutar del clima y el entorno. Algunos siguen hasta el amanecer (o inician su jornada al amanecer) con un fogón en la playa. Santorini, y en especial esta localidad, es un lugar para aprovechar las 24 horas.

Imerovigli: la vista soñada

Santorini

A unos dos kilómetros de Thira se encuentra Imerovigli, otro lugar maravilloso donde pasar las tardes admirando las vistas de la caldera y el mar. Es, también por eso, uno de los lugares más frecuentados en cuanto a alojamiento en la isla, aunque va en gustos. Algunos pueden preferir el "agite" de Fira, otros pueden optar por la mayor tranquilidad de este pueblo.

En la zona del acantilado se encuentran los hoteles con sus piscinas al infinito y sus terrazas encantadoras. Si bien es más tranquilo que Thira, este pueblo también cuenta con lugares donde comer y tomar.

Desde Imerovigli se contempla la conocida Roca de Skaros, una enorme piedra que oficiaba como punto más elevado para vigilar el horizonte y prevenir de la amenaza de los piratas del mar Egeo.

Atardecer en Oia

Santorini

Santorini es uno de los lugares del mundo donde quedarse absorto con las puestas de sol. Y Oia es, dentro de la isla, la mejor ubicación para hacerlo, incluso para los locales. Hay que llegar con tiempo (hay transporte público o en coche de alquiler), para tomar un buen lugar y sentarse a disfrutar del espectáculo maravilloso de la naturaleza griega. Luego se puede cenar en el puertito; una buena recomendación es hacerlo en alguna de las tabernas de pescadores.

Las playas

Santorini playas

Uno de los motivos para visitar Santorini (aparte de las vistas, los atardeceres y los amaneceres) son sus playas. Las hay de diferentes tipos. Kamari es la más famosa, aunque tal vez para el gusto sudamericano no sea lo más convencional por el color oscuro de su suelo, formado de pequeñas piedritas. Es de aguas llanas, ideal para quienes viajan con niños. Es la más popular, con gran cantidad de bares, restaurantes, tiendas y lugares donde divertirse. Perissa y Perivolos también tienen arenas oscuras, con agua profunda y muy turística en cuanto a infraestructura hotelera, restaurantes y bares.

La playa roja de Santorini es una de las más famosas y bellas de la isla, situada cerca del pueblo y antigua ciudad de Akrotiri. Asombra a quienes la visitan las losas de piedra volcánica de color rojo y negro que se encuentran detrás de ella. La arena también es de color rojizo y negro. Por estos motivos geológicos también es ideal para el buceo. Se llega en auto y haciendo el último tramo a pie, o desde el mar con pequeñas embarcaciones que en verano salen desde los puertos de Akrotiri y Thira.

White Beach está próxima a la Red Beach. Es una pequeña playa de piedras blancas y es accesible solo por mar. El paseo en barco es muy bonito cuando se ven las rocas blancas en contraste con el mar tan azul. No es una de esas playas donde ir de compras o que posea infraestructura, pero sí vale la pena conocerla por un rato.

Vlychada se extiende por el lado sur de la isla de Santorini, cerca del puerto, al que se puede llegar fácilmente siguiendo el paseo desde Perissa. Es de arenas oscuras con altos muros de piedra pómez. Tiene una zona con servicios (el lado este desde el que se accede) y otra más agreste al oeste. Baxedes, al norte de la isla y a solo tres kilómetros de Oia, es una playa tranquila y se puede acceder en auto. En tanto Monolithos, al este de la isla, es la playa más cercana a la capital. Es tranquila pero con infraestructura. En verano se puede llegar mediante transporte público.

Belleza en erupción

La caldera

Santorini volcan

Es la protagonista indiscutida de Santorini. Se debe bajar desde Thira en teleférico o en auto hasta la zona del puerto. Desde ahí se viaja en barco hasta la caldera y se puede hacer un recorrido por suelo volcánico, rodeado de agua por todas partes a la vez. Estas condiciones hacen que en algunas zonas se puedan realizar baños de agua caliente, debido a las altas temperaturas generadas por el volcán.

El volcán

Es una presencia que todo lo ocupa en Santorini, y se puede visitar. Las excursiones parten desde el puerto viejo de Thira, con destino final Nea Kameni. Se llega en unos 10 minutos. Luego se visita, a pie, donde se ven los cráteres activos. Se va por un sendero hasta la cima, donde se pueden ver las fumarolas que salen de los cráteres hasta oler el famoso azufre. Finalmente se vuelve al puerto de Thira, por lo que la excursión dura unas dos horas aproximadamente.

Tradición

Santorini tradicción

Las únicas formas de moverse dentro de la isla son a pie o a lomo de burros y mulas, que no solo sirven para subir las mercaderías desde el puerto, sino que brindan el servicio a los turistas para llevarlos a la cima del volcán o a disfrutar de las playas de arena volcánica, sin demasiado esfuerzo.

Pueblo blanco

Santorini

El pueblo de Oia es conocido aún por los locales como Pano Meia. Alcanzó su máxima prosperidad a fines del siglo XIX y principios del XX como puerto de enlace en el este del Mediterráneo.